Movilidad

El accidente que cuestiona la conducción autónoma

Los JJ OO de Tokio han sido una 'prueba de fuego' para la conducción autónoma. Y todo ha ido bien... hasta que algo ha fallado. ¿Es necesario replantear la filosofía de estos vehículos? ¿Qué ha dicho Toyota al respecto?

Imagen de un Toyota e-Palette

Para un país cualquiera, la organización de unos Juegos Olímpicos supone una oportunidad inmejorable para ‘mostrar músculo’. Y no sólo en lo que respecta al medallero; también en términos de progreso, calidad de vida y eficacia en los servicios. Un gran momento para demostrar las fortalezas de una nación.

En el caso de los recientemente celebrados en Tokio, los anfitriones japoneses no han desperdiciado la ocasión para recordarnos que, en tecnología, nos llevan años de ventaja. No en vano Toyota, su primer fabricante de automóviles, afirmaba con orgullo tener preparados -desde 2018- los vehículos autónomos que trasladarían a los habitantes de la villa olímpica.

Denominados ‘e-Palette’, estos microbuses funcionaron sin incidencias desde la ceremonia de apertura hasta la de clausura. Sin embargo, tras las Olimpiadas, la isla artificial de la bahía tokiota regresó a la actividad deportiva con la celebración -siempre consecutiva- de los Juegos Paralímpicos.

Un ‘susto’… que abre una reflexión

Como venía haciendo días atrás, el ‘judoka’ Aramitsu Kitazono cruzaba una calle de la villa por el correspondiente paso de peatones. Al ser invidente, sólo sus oídos pudieron advertirle de que se aproximaba al cruce un e-Palette en servicio. Pero, aun a pesar de ello, tomó la muy humana decisión de cruzar.

Pensando que el microbús se encontraba algo más alejado, el deportista accedió al paso de peatones. Su error de cálculo quiso que el vehículo autónomo se hallara, en realidad, prácticamente a su misma altura, impidiendo al conductor ‘de seguridad’ accionar el freno de emergencia. El resultado: un atropello con algunas contusiones, las cuales obligaron a Kitazono a pasar unas horas en el hospital. Regresaría a la villa por su propio pie, si bien el incidente le impediría competir al día siguiente.

Fiel a su carácter patrio, el mismo Akio Toyoda se mostró avergonzado por el suceso. Atribuyendo la causa a “un exceso de confianza” en la tecnología, detuvo el servicio de los e-Palette en la villa olímpica durante unos días. No obstante, a resultas de la exhaustiva investigación efectuada por la marca, ésta ha aprovechado para reforzar las medidas de seguridad del sistema, permitiendo a los operadores a bordo controlar directamente la aceleración y la frenada de los vehículos. Asimismo, el personal de movilidad ‘a pie de calle’ ha visto aumentado su número, formando equipos coordinados de seis a veinte efectivos. Pero… ¿De verdad está la conducción autónoma lista para entrar en nuestras vidas? Sin duda, sucesos como éste demuestran que toda tecnología, por bien diseñada que esté, siempre contará con ciertos puntos débiles…

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.