Primer contacto

E-Tech: así van los Renault Captur y Mégane híbridos

Continuando con la estrategia electrificadora de sus gamas compactas, la firma del rombo presenta en sociedad las variantes 'verdes' de los Captur y Megane. ¿Qué tal ha ido nuestra 'entrevista' con estos 'enchufados'?

Detalle del distintivo Renault E-Tech

Frente a la celeridad de las autoridades europeas con sus normativas, la hibridación se ha convertido en la ‘navaja de Occam’ para las marcas de coches. Y es que, no en vano, es la solución más simple y efectiva -e inmediata- a la encrucijada recientemente planteada por Bruselas.

No es, por tanto, nada extraño lo que está sucediendo en las gamas de los fabricantes. Progresivamente, todos sus modelos reciben variantes híbridas -y microhíbridas- destinadas a cumplir con dichas exigencias ecológicas. Sin embargo, muchas de ellas parecen creadas únicamente como pretexto para este fin, y no como auténticos vehículos ‘eco’.

¿Entran los nuevos E-Tech de Renault en este ‘saco’? Como podrás leer algo más adelante, la respuesta es un ‘no’ rotundo. En primer lugar, la firma del rombo demuestra -al estrenar esta tecnología en sus modelos ‘superventas’- que van en serio con la cuestión medioambiental. Siendo, además, los más ‘pequeños’ de su catálogo -Clio, Captur y Megane-, están en disposición -por ser más asequibles– de convertir a la marca en la reina de unas calles menos contaminadas.

Renault España nos ofreció la posibilidad de probar dos de las primeras unidades de Captur y Megane E-Tech. Ambos parten de la misma planta motriz que el Clio E-Tech, un bloque tetracilíndrico de 1,6 litros de cubicaje que lleva aparejado un propulsor eléctrico en el eje delantero… y otro integrado en los árboles de la transmisión, con la tarea -literal- de ‘cambiar de marcha’ por ti.

Imagen de la gama Renault E-Tech

A partir de ahí, el sistema es completamente distinto: donde el Clio monta una batería de 1,2 kWh -firmada por Hitachi-, sus parientes equipan una de 9,8 kWh -y 115 kg- suministrada por LG Chem. Y lo más importante: disponen de un cargador embarcado, cuyos 3,6 kW permiten recuperar toda la energía entre tres y cinco horas.

Los Captur y Megane E-Tech son, también, un motivo de orgullo para la filial española. Gracias a su buen hacer, las plantas de Valladolid y Palencia acogerán -respectivamente- la fabricación y montaje de ambos, junto a sus ‘hermanos’ de combustión.

Un familiar muy razonable

Comenzamos las pruebas con el Megane, en su carrocería Sport Tourer. En un primer momento, será la única que equipará este sistema. No obstante, desde la marca aseguran que, más adelante, estará igualmente disponible en la variante de cinco puertas.

Imagen frontal del Renault Megane E-Tech

La ruta establecida por Renault arrancaba en un entorno urbanita, como breve aperitivo para un festín de circunvalaciones y vías rápidas. Sus 43 km totales nos invitaban a jugar con la posibilidad de recorrerla íntegramente en modo eléctrico. Y caímos en la tentación.

Con la batería llena, al seleccionar el modo ‘Pure’ -que reemplaza al ‘Eco’- el Megane E-Tech pasa a forzar el uso de la propulsión eléctrica. Pero, aquí, ‘forzar’ no significa ‘despilfarrar’. Al contrario: es muy frugal en el consumo energético.

Imagen tres cuartos posterior del Renault Megane E-Tech

Baste como ejemplo mencionar que, en el transcurso de la prueba, fuimos capaces de circular a 100 km/h -muy cerca de su límite de funcionamiento, situado en 130 km/h- en cuesta ascendente sin que el indicador de carga experimentase un rápido descenso.

Todo lo anterior transmite la sensación de manejar una suerte de ‘Zoe grande’… con el añadido del enorme agrado de conducción que ya nos sorprendió en el Clio. No hay tirones, ni brusquedades: a buen seguro, lo que más llamará la atención para quien lo contemple en la calle serán los detalles específicos del nuevo acabado R.S. Line.

Pantalla navegador del Renault Megane E-Tech

Porque la oportunidad de probar este Megane traía consigo, a su vez, la de comprobar qué tal le ha sentado la puesta al día que acaba de recibir. La integración del ‘Virtual Cockpit’ y el sistema multimedia ‘Easy Link’ está muy conseguida. Este último ofrece un curioso ‘widget’ en el navegador que te muestra los puntos de recarga que encontrarás directamente en tu ruta.

Pionero aventajado

Desde los primeros metros, pudimos constatar que el peso extra no ha mermado en absoluto el carácter vivaracho del Captur. Este detalle inspira una profunda sensación de confianza al volante, la cual suelen agradecer los padres -y las madres- de familia en situaciones ‘comprometidas’ como los adelantamientos.

imagen tres cuartos frontal del Renault Captur E-Tech

La ruta de esta toma de contacto -que incluía un buen trecho de carretera rural– nos permitió, de hecho, comprobar lo fácil que era efectuar estas maniobras haciendo un uso completo de sus 160 CV y el modo ‘Sport’.

Pero, de vuelta en la urbe, el mayor ‘milagro’ de este B-SUV es el de conseguir que te olvides de la gasolinera. Aun tratándolo con negligencia, es muy complicado registrar consumos superiores a los 3 l/100 km. Ello significa que una familia podría cubrir, durante casi un mes, sus desplazamientos rutinarios -colegio, supermercado, oficina…- sin tener que repostar.

Imagen tres cuartos posterior del Renault Captur E-Tech

Al igual que el Megane, su eficiencia brilla aún más cuanto más denso es el tráfico. En estas complicadas condiciones, la mejor opción es utilizar la posición ‘B’ de la transmisión, para maximizar la regeneración eléctrica. Como añadido, puedes activar la función ‘E-Save’… y reservar hasta el 40% de la energía. Algo muy útil si vives -o deseas adentrarte- en una zona restringida ‘cero emisiones’.

El mercado decidirá

Renault acaba de lanzar el Captur E-Tech en su terminación Zen, la cual parte con un precio de 31.024€. Por encima de ésta, se sitúa la serie limitada ‘E-Tech Edition’, disponible por 32.306€. A estas cantidades es necesario restar los 2.600€ que ofrece el Gobierno a través del actual Plan Moves.

Es difícil calibrar si esta cantidad es adecuada, pues -por ahora- este vehículo es único en su segmento. Habrá que esperar a que sus rivales en combustiónPeugeot 2008, Seat Arona, Skoda Kamiq…- se animen a ‘responder’ con tecnología similar.

El Megane, por el contrario, llegará a un nicho recién creado, con representantes como el Seat León o el recientemente presentado Kia XCeed PHEV. Y, tal como apuntan las últimas tendencias, el número de alternativas no dejará de aumentar en los próximos años.

Frente a todos ellos, será el mercado quien decida si su precio base de 30.906€ es suficientemente competitivo. Por esa cantidad obtendrás el acabado de acceso Intens. Si quieres más, deberás dirigir tu atención al más completo Zen -por 31.830€- o al dinámico R.S. Line, que cuesta 33.766€. Aparte, Renault tiene también previsto ofrecer a empresas y autónomos una versión Business, que aglutina un nivel razonable de equipamiento por 31.170€.

RENAULT CAPTUR ZEN E-TECH

DISPOSITIVOCUÁNTO CUESTA QUÉ TAL FUNCIONA¿DEBERÍAS PAGAR POR ÉL?
Imagen interior de la pantalla central de los Clio y Captur híbridosPack Navegación¹550€Excelente
Cargador inducción120€BienTÚ DECIDES
Alerta velocidad2120€Muy bienTÚ DECIDES
Imagen del nuevo Renault Captur 2019 de color naranja en una calleTecho panorámico800€BienNO
Detector ángulo muerto retrovisores100€Muy bien
1) Pack compuesto por equipo de audio Bose, cargador inalámbrico para el móvil, alerta exceso de velocidad y sistema multimedia con pantalla de 9,3″.
2) Incluido en el Pack Navegación
ESTO ES UN SEPARADOR INVISIBLE

RENAULT MEGANE ST R.S. LINE E-TECH

DISPOSITIVOCUÁNTO CUESTA QUÉ TAL FUNCIONA¿DEBERÍAS PAGAR POR ÉL?
Imagen tres cuartos delantero del Mégane ETECH con carrocería familiarPack Easy Parking330€BienTÚ DECIDES
Imagen del interior de un Renault Mégane RS TrophyPack Drive Assist743€Excelente
Head-Up Display289€BienTÚ DECIDES
Techo panorámico743€BienNO
Sistema multimedia Easy Link578€Excelente

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.