Tecnología HC

Dónde tienen el OBD los coches más vendidos -y por qué debes vigilarlo-

Los coches modernos tienen cada vez más superficies 'de ataque' si alguien con malas intenciones decide poner a prueba sus vulnerabilidades. Con todo, hay un punto clave para acceder directamente al corazón de un vehículo. ¿De cuál se trata?

Imagen de coche en un ordenador

Para el usuario normal de un vehículo, seguramente sea un gran desconocido. Para los talleres, una vía de comuniación para que un vehículo moderno, dotado de multitud de tecnologías, sistemas electrónicos, sensores y centralitas pueda ‘cantar’ el origen o motivo de una avería con tan sólo conectarlo a una máquina. Y para los crackers, la puerta al paraíso de cara a controlar multitud de elementos de un coche.

Hablamos de la toma OBD, un habitual en los coches de este siglo y que está presente en todos y cada uno de los coches. En palabras de los expertos de EUROCYBCAR, se trata de una clavija, una especie de enchufe o toma destinada a que los talleres y los fabricantes conecten equipos informáticos para diagnosticar qué problemas tiene el vehículo. Conocer su ubicación es importante; por un lado, para echar un vistazo de vez en cuando y ver que todo está en orden, que nadie ha aprovechado ese ‘enchufe’ para conectar un dispositivo. Por otro, por si decides colocarle algún tipo de dispositivo de protección.

¿De veras este elemento puede poner en riesgo la cibersegurida de un coche, una furgoneta… incluso una moto? Según nos cuentan los expertos de EUROCYBCAR, ya se ha producido algún caso que demuestra las vulnerabilidades que puede suponer esta toma. Así, nos cuentan que Hiroyuki Inoue, investigador y profesor asociado de la Escuela de Graduados en Ciencias de la Información de la Universidad de la ciudad de Hiroshima demostró cómo controlar un Toyota Corolla Fielder Hybrid mediante un dongle WiFi -dispositivo inalámbrico que se conecta al puerto OBD- y una aplicación -que él mismo desarrolló- instalada en el móvil.

Inoue pudo accionar los elevalunas, mostrar lecturas incorrectas en el velocímetro -por ejemplo: que el coche marque 180 km/h… aun cuando está detenido-, mantener fija una determinada posición del acelerador… e, incluso, logró que el coche se quedase paralizado. Aunque él utilizó un dongle, este ataque se podría llevar a cabo también en coches que ya incluyan, de serie, su propia conexión Wi-Fi.

El primer paso: buscar… y encontrar

Si quieres localizar el OBD en algún otro vehículo, existen páginas web muy interesantes que te pueden ahorrar unos minutos de búsqueda, aunque recuerda que en el propio manual de propietario de tu coche figura la información de dónde está situado. Con todo, nosotros hemos reunido los modelos más vendidos de nuestro país para indicarte dónde encontrarás este ‘enchufe mágico’.

Seat Ibiza / Arona

Ubicado en la parte inferior izquierda del salpicadero, en una posición bastante baja y oculta… aunque sin cubrir como una tapa, como sí ocurría en la anterior generación -modelo 6J-. Para conectar algo lo más cómodo y casi necesario es hacerlo con la puerta del conductor abierta. La situación del OBD es aplicable al Seat Arona, modelo que comparte muchos elementos con el Ibiza.

Peugeot 3008 / 5008

Este modelo es, entre los modelos más populares, uno de los que mejor oculta esta toma, pues se emplaza bajo el volante y tapado por una gran carcasa. Una vez descubierta, lo encuentras en uno de los lados, en color verde. Aunque el modelo del vídeo es para una versión inglesa del modelo, la posición del OBD siempre es bajo el volante y en la zona más cercana a la consola central. Esta ubicación es válida tambien para el 5008, al compatir muchos elementos.

Fiat 500

Este urbano tiene colocado el puerto OBD bajo un panel colocado debajo del volante y a la izquierda. una vez retirada la tapa, la toma está protegida por una segunda cubierta de goma que esconde el OBD, de color amarillo. Como curiosidad, otro modelo como es el 500L, lleva el OBD por debajo del salpicadero y se accede a él sin tener que retirar ninguna tapa.

Citroën C3

La toma OBD se encuentra tras un panel de generoso tamaño en la parte inferior del volante -justo bajo la zona del mando que controla los retrovisores- de este urbano; una vez retirado, queda en la parte más a la izquierda, de color naranja. Como curiosidad, en la primera generación del modelo -año 2001-, esta toma estaba aún más escondida: dentro de la guantera frente al copiloto y tras una segunda tapa.

Peugeot 208 / 2008

La situación es válida para ambos modelos: el OBD se emplaza bajo una gran tapa plástica situada bajo el volante, y que sale tirando de ella para que se suelte una grapa -como curiosidad, en los antecesores de ambos modelos la toma estaba en el mismo sitio, pero había más grapas y era conveniente retirarlas primero para no dañar la cubierta-. Una vez que se quita el plástico, la toma OBD de color naranja queda casi justo en la vertical del volante del 208 o del 2008.

Seat León

La cuarta generación del León tiene el puerto OBD ubicado en una posición muy similar a la tercera heneración: en la parte inferior del salpicadero, en su parte más baja, bastante oculto a la vista, pero sin ningún tipo de tapa o cubierta que lo proteja. Curiosamente, en la primera generación del León, el OBD se encontraba en la parte inferior de la consola central y bastante bien protegido y oculto a la vista tras una pequeña tapita que se retiraba haciendo palanca en uno de sus lados.

Nissan Qashqai

En este modelo japonés que está a punto de ser sustituido por una nueva generación, el OBD emplazado en la parte inferior del salpicadero, en una zona a la que se accede tras retirar manualmente una cubierta de plástico -situada justo a la derecha de los mandos que sirven para abrir el capó o la tapa del depósito de combustible-. La toma OBD es muy visible, por su color blanco. Esta ubicación también es la misma en el Nissan X-Trail.

Seat Ateca

La ubicación es muy similar a la de los Seat León / Ibiza / Arona: en la parte inferior del salpicadero, al lado izquierdo del volante y en tono morado: poco a la vista, pero accesible una vez que se ha encontrado al no estar cubierta por ningún tipo de protección. Es de color morado, y su ubicación no ha cambiado tras el reciente restyling experimentado por este SUV compacto durante 2020.

Renault Mégane

Este compacto incluye su toma como muchos otros modelos por la parte inferior del salpicadero, en el lado del conductor y, a diferencia de otros coches, ubicado hacia la izquierda; no tiene protección, pero está aún más oculto que en la mayoría de modelos. Eso es algo que no ha variado tras el restying de este modelo que sufrió en 2020.

Renault Clio

La situación es parecida a la que te encuentras en el Mégane; si miras la parte inferior del salpicadero, en el lado izquierdo hay una tapa… pero si la quitas verás que tras ella se encuentran los fusibles. Hay que agacharse aún más, en la zona de los pedales y hacia la izquierda, para dar con la toma OBD que, en este caso, es amarilla en el Clio de la quinta generación.

Toyota CH-R

Este modelo híbrido, tanto en un versión original como en el restyling de 2019 lleva su toma OBD en la zona inferior del salpicadero: oculto a la vista, de color blanco, pero accesible en cuanto te agachas por debajo del volante; como se puede apreciar en el vídeo, es sencillo que alguien conecte algún tipo de dispositivo al OBD y que pase totalmente desapercibido para el usuario que tenga un C-HR.

Toyota Corolla

Este modelo japonés lleva la toma OBD debajo del salpicadero y algo más accesible que en otros modelos que situan esta toma de diagnosis en esa zona; para hacerse una idea, queda prácticamente debajo del mando-palanca de la que se tira para desbloquear el capó y poder abrirlo. El OBD del Corolla -en una posición similar a la que llevaba su antecesor, el Auris- es de color blanco en este modelo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.