Novedades

Dodge Charger 2025: Comienza la era de los ‘muscle cars’ eléctricos

El próximo muscle car de Dodge, que dejará atrás la era de los V8 y abrazará la era de los eMuscle Car, ha sido revelado. Este nuevo modelo estará disponible en dos carrocerías, múltiples variantes eléctricas y una opción gasolina, pero de seis cilindros.

Imagen del nuevo Dodge Charger en su versión Scat Pack

Dodge ha presentado la nueva generación de uno de sus modelos más célebres y deportivos de su gama, el Dodge Charger. Este nuevo modelo de la marca de Stellantis quiere transformar por completo el concepto del muscle car americano. Y eso ha provocado un acalorado debate, incluso más allá del mercado estadounidense.

Lo cierto es que hay que aclarar que sí, que hay una variante con propulsión de cero emisiones, aunque también está disponible una opción que utiliza combustible… pero sin motor V8. Además, viene en versiones de dos y cuatro puertas, lo que permite al modelo ocupar el sitio tanto del Charger como del Challenger.

Diseño del nuevo Dodge Charger

El toque distintivo del Charger se mantiene intacto, aunque la marca americana ha querido adaptarse a los nuevos tiempos. Este nuevo modelo tiene un estilo atemporal, con un diseño musculoso y retro. Las dimensiones son enormes, destacando especialmente el largo capó delantero, que presenta líneas y detalles que le dan una apariencia muy agresiva, y un parachoques que le añade personalidad.

Además, el borde delantero del capó sobresale como una pequeña solapa sobre unos faros delanteros muy escondidos y una tira de led que enmarca por abajo la parrilla. Dicha solapa es, en realidad, una abertura que deja pasar el aire, actuando como un alerón, denominado como “R-Wing”.

Imagen exterior de la parte delantera del Dodge Charger 2025.

La parte trasera del vehículo presenta un diseño muy pulido, con un pilar posterior bastante ancho. Dodge ofrece la opción de un techo panorámico como alternativa al techo negro brillante que viene de serie, formando una sola pieza junto al parabrisas y la luneta trasera. La marca ofrece una selección de ocho colores para la pintura de la carrocería.

Imagen exterior de la parte trasera del Dodge Charger 2025.

En el habitáculo, el nuevo Dodge Charger presenta un salpicadero protagonizado -cómo no- con una gran pantalla digital para el cuadro de instrumentos de 10,25 pulgadas, ampliable hasta 16 pulgadas, junto con una pantalla táctil para el sistema de entretenimiento de 12,3 pulgadas, ligeramente orientada hacia el conductor. La iluminación ambiental permite elegir entre 64 colores distintos, es personalizable y se extiende por todo el habitáculo. Los asientos de tela y cuero sintético son de serie, mientras que en opción quedan los asientos de cuero con calefacción.

Imagen del habitáculo del Dodge Charger 2025.

Especificaciones técnicas

En cuanto a la parte mecánica, se espera que el protagonismo principal recaiga en una propulsión completamente eléctrica, que recibirá el nombre de Charger Daytona. Este modelo se presenta en dos variantes, ambas basadas en una arquitectura de 400 voltios: el R/T con 496 CV y el Scat Pack con 670 CV, ambas equipadas con tracción total de serie.

Estas versiones vienen con mejoras de potencia denominadas como Direct Connection Stage Kits de Dodge, junto con el sistema PowerShot, que proporciona un impulso adicional de 40 CV durante unos segundos. Esto se traduce en un Scat Pack que, en su configuración más potente, puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y recorrer 402 metros en 11,5 segundos. Dodge afirma que esto lo posiciona como el muscle car más rápido y potente disponible en el mercado, a pesar de su peso de 2.600 kg.

El nuevo Dodge Charger, en su versión de 3 y 5 puertas

En este Charger Daytona, la marca de Stellantis ha priorizado el rendimiento, dejando la autonomía y eficiencia en un segundo plano. Esto, combinado con otros factores, se traduce en un alcance de aproximadamente 418 km para el Scat Pack, a pesar de su generosísima batería de 100,5 kWh, y de 510 km para el R/T. Más que de cifras brillantes, las calificaríamos de honestas. Por suerte, su capacidad de carga rápida de 350 kW permite recuperar la autonomía del 20 al 80% en poco más de 27 minutos.

Diversión a bordo

La firma americana ha aprovechado la tecnología y la electrificación para ofrecer más opciones que nunca en todo lo relacionado con la deportividad y la puesta a punto. Para ello, ha incluido los modos de conducción “Donut” y “Drift”, que permiten derrapar con toda seguridad. También, han añadido una función “Launch Control” y otra llamada “Line Lock”, que es capaz de mantener frenadas las ruedas delanteras, dejar de enviar par a ese eje… y, a cambio, hacer patinar los neumáticos traseros para limpiarlos y calentarlos antes de una salida rápida. Todo muy ‘americano’.

Habrá versión de gasolina, pero…

En contra de lo anunciado hace unos meses, este nuevo Charger no se lanzará únicamente como modelo eléctrico. Dodge también continuará proporcionando una opción con motor de combustión interna. Esta alternativa no contará con un V8, sino con un motor de seis cilindros en línea biturbo, lo cual puede que decepcione más -si cabe- a los aficionados a este modelo que la comentada versión eléctrica.

A pesar de la nueva arquitectura, no habrá escasez de potencia, ya que Dodge ofrecerá versiones con 420 CV y 550 CV, llamadas Sixpack S.O. y Sixpack H.O., respectivamente. A diferencia de los V8 de anteriores generaciones, estas variantes vendrán con tracción total de serie.

Lanzamiento del Dodge Charger

El nuevo Dodge Charger se producirá en la planta estadounidense de Windsor (Ontario), pero en fases escalonadas. El primero en ser lanzado será el Daytona eléctrico a mediados de 2024 en su variante coupé de tres puertas, mientras que las versiones sedán de cuatro puertas y gasolina aparecerán ya en el primer trimestre de 2025.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.