Movilidad

Qué términos debes saber sobre coches eléctricos

Después de décadas hablando de consumos en litros, emisiones en gramos, turbos, inyección, número de cilindros, diésel o gasolina… resulta que prácticamente nada de eso te va a servir si quieres que tu próximo coche sea eléctrico. ¿Qué terminología tendrás que empezar a manejar?

Ilustración de un coche eléctrico y un cargador
Foto: Mohamed Hassan en Pixabay.

Para echarte un cable, y aprovechando que en apenas un año ha multiplicado su oferta de modelos de este tipo, Opel ha presentado un interesante glosario técnico con los términos y siglas más habituales en los modelos con un sistema de propulsión completamente eléctrico. Estas son las más interesantes:

ZEV: Corresponden a las siglas en inglés de ‘Zero Emission Vehicle’ o ‘Vehículo de Cero Emisiones’. Un modelo de este tipo no tiene un propulsor principal que emita gases de escape -ya sean Nox o CO2-. Como curiosidad, en esta clasificación se incluyen las bicicletas eléctricas, por supuesto los coches como el e-Mokka o los Vivaro-E y Zafira E-Life o los BEV: vehículos eléctricos de batería- y los vehículos que emplean una pila de combustible para generar la electricidad que necesitan -FCEV, o Fuel Cell Electric Vehichle-, como es el caso de los dos únicos representantes de este tipo que puedes encontrar en nuestro país: el Hyundai Nexo y el Toyota Mirai.

Motor eléctrico: A diferencia de un motor ‘clásico’ -sea gasolina o diésel-, uno eléctrico no es motor que tenga un régimen de ralentí, no necesita embrague, disponen de una elevada cifra de par motor disponible a una gama más amplia de velocidades y no requieren de un cambio de marchas. Además, ofrecen su par máximo de manera instantánea, desde el momento del arranque -y en cuanto ‘acaricias’ el acelerador- y tienen la ventaja de no generar emisiones contaminantes durante su funcionamiento.

Batería: Se trata de una unidad de almacenamiento eléctrico que consta de celdas en las que la energía eléctrica se convierte en energía química -carga- y vuelve a convertirse en energía eléctrica -o descarga-. La del e-Mokka, por ejemplo, es una batería de iones de litio que contiene un total de 216 celdas -que, a su vez, se agrupan en los llamados módulos: en este coche hay 18-… y que recurre a componentes como níquel, manganeso y cobalto.

Autonomía eléctrica: a diferencia de un coche de combustión, en la que la autonomía de un coche es el resultado de una sencilla regla de tres entre el tamaño del depósito de combustible y los litros que consume el motor cada 100 km. Desde ahora, hablaremos de autonomía eléctrica como la distancia que puede recorrer un coche eléctrico con una única carga de su batería al completo. En el caso del e-Mokka ronda los 324 km, si bien hay modelos de Tesla que superan los 500 km.

Una autonomía que como comprobamos en HackerCar con las ‘calculadoras’ que ofrecen las propias marcas en sus web, pueden variar por factores como la temperatura ambiente, el ritmo que lleves o los consumidores eléctricos -aparte del motor: aire acondicionado, luces…- que tu coche lleve conectados. Para hacerte una idea, ese mismo Mokka, si circula en pleno invierno por autopista a una media sostenida de 130 km/h y con una conducción deportiva, se quedaría en 117 km de alcance. Pero si hace buena temperatura agradable -unos 25 Cº- y te mueves por ciudad sin conectar el aire acondicionado, llegarás a cubrir unos 390 km.

Toma de carga de un modelo eléctrico de Opel

Tiempo de carga: Es lo que tarda un coche eléctrico completamente descargado en cargarse de nuevo. En realidad es algo poco habitual llevar a cabo una recarga completa, y lo que se suelen hacer los usuarios con cargas parciales. Como es lógico, cuanto más grande sea la batería del vehículo y más lento sea el punto de carga, más tiempo se tardará en realizar una carga completa de una batería totalmente descargada.

Kw o kilowatio: Es una unidad de medida de la potencia eléctrica, y que equivale a 1,36 caballos de vapor. Por poner un ejemplo, el Opel e-Mokka tiene una potencia de 100 kW, lo que equivale a 136 CV. Por otro lado, tenemos el ‘kWh’, o abreviatura de ‘1.000 varios x hora’. Se trata de una unidad de medida de energía eléctrica y se utiliza para expresar la capacidad de una batería eléctrica. Cuanto más grande es la batería, no sólo ofrece más autonomía, sino que también soporta más potencia durante más tiempo. Por poner un ejemplo, la del Opel tiene una capacidad de 50 kWh, que es prácticamente idéntica a la de las versiones eléctricas de los próximos Peugeot 208 y 2008.

Range Anxiety: Traducido al español como ‘ansiedad debida a la auotonomía’ es, precisamente, el temor del propietario de un coche eléctrico a que la batería no ofrezca la suficiente autonomía para llegar hasta un determinado destino, y eso haga que los ocupantes puedan quedarse ‘tirados’ con un coche inmovilizado y con la batería agotada.

Imagen de piezas de madera que forman la palabra ansiedad en inglés
Foto: Wokandapix en Pixabay.

Frenada regenerativa: En cualquier coche convenciona, la acción de pisar el pedal del freno tiene como único fin el de que el coche pierda velocidad e, incluso, llegue a detenerse. Para ello, las pinzas presionan los discos de freno, generándose una energía en forma de calor que se desaprovecha por completo. Sin embargo, en los modelos eléctricos, se aprovecha la energía cinética generada durante la desaceleración, para reconducirla a la batería y transformarla en electricidad -algo que ayuda a que la batería se descargue más lentamente o, incluso, que se rellene-.

Estado de carga: Mientras que un coche normal dispone del clásico ‘aforador’ o indicador de nivel de combustible -para mostrar los litros que quedan en el depósito-, en los eléctricos refleja el nivel de carga restante -o ‘SOC’-, normalmente en porcentaje, que le queda a la batería en un momento concreto.

Alimentación monofásica y trifásica: Mientras que la primera es la conexión habitual para dispositivos domésticos de baja potencia -lavadora, televisión, aire acondicionado….-, la trifásica, como su nombre indica, puede transportar el triple de corriente, de tal manera que también carga tres veces más rápido que la monofásica.

¿Quieres hablar como un experto en coche conectado y ciberseguro? No dejes de echar un vistazo al glosario de HackerCar.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.