Consejos HC

Día de Internet: ¿Cómo ‘debes comportarte’ cuando navegas desde el coche?

Este 17 de mayo se celebra en nuestro país el #DiaDeInternet, siendo una fecha propicia para recordar cómo debemos manejar una de las tecnologías que más nos han cambiado la vida en el último cuarto de siglo.

Internet de las Cosas esquema ilustración

La red de redes ha hecho que la sociedad evolucione de una manera en la que nunca antes lo había hecho. Internet es una palabra mágica que se extiende por todo el planeta, y que supone unas cifras impresionantes, tal y como destacan los especialistas de Hootsuite.

Para hacerte una idea, el 63% de la población mundial utiliza Internet; el 58,5% de los internautas de todo el mundo afirma haber realizado algún tipo de compra online en la última semana; y, cómo no, las redes sociales son lo que más utilizamos gracias a Internet.

En concreto, Facebook sigue siendo la red social más usada – con un total de 2.910 millones de usuarios activos-, seguida por YouTube -2.562 millones de usuarios activos- y WhatsApp -2.000 millones de usuarios activos-.

Siendo los números tan abrumadores, ya no resulta algo tan sorprendente porque esto ya es el presente, pero… ¿qué nuevas tendencias nos va a traer Internet estos años? Pues una de las que más va a dar que hablar, tal y como destacan desde la empresa DE-CIX, tiene que ver con los datos que genera y gestiona el vehículo conectado.

Aseguran que «cada vez más avances en los coches conectados y la conducción autónoma, lo que conllevará un aumento en la demanda de datos y la necesidad de una baja latencia. Una conexión de datos estable va a ser esencial para estos vehículos. Por ejemplo, la información en tiempo real sobre la estación de carga más cercana puede ser crucial para los usuarios de coches eléctricos».

También han asegurado desde DE-CIX -que es uno de los operadores de puntos de intercambio de Internet líder en el mundo- que «os fabricantes de automóviles se están convirtiendo en empresas digitales. En este punto, estas compañías tendrán que decidir qué sistemas y servicios subcontratar a las grandes empresas tecnológicas y cuáles construir y operar internamente. En ambos casos, se necesitará una infraestructura para el intercambio de datos entre el coche, el servidor y los diferentes proveedores involucrados, que se sitúe lo más cerca del usuario final, por lo que el Edge Computing seguirá siendo protagonista».

¿Y qué pasa con los coches?

Pues que no hay que olvidar que cada vez más modelos ofrecen esa posibilidad a bordo. De esta forma, podemos encontrar Internet a bordo de los coches, pero también hacer el proceso de compra de uno de forma totalmente digital e, incluso, mejorar el vehículo una vez ya adquirido a través de una página web.

Así que no hemos querido dejar pasar la ocasión para explicar las posibilidades que otorga esta tecnología en el mundo del automóvil, pero también consejos para usarla de forma segura y evitar incidentes de ciberseguridad.

Como decíamos, ya son muchos los modelos que disponen, de serie o en opción, de una conexión a bordo para acceder a Internet. Con ella, los pasajeros pueden conectar sus dispositivos móviles a la red generada por el vehículo para acceder al correo electrónico, descargar documentos, reproducir música, bajar películas o series, utilizar juegos online

El coche puede hacerlo de dos formas, bien creando la red a través de una tarjeta SIM integrada o bien haciendo de amplificador de señal de un móvil que comparte sus datos.

Pero también hay inconvenientes; introducir una funcionalidad de este tipo en cualquier coche supone añadir un intermediario más. Eso puede suponer un problema para la privacidad de los datos de los pasajeros, ya que, cuantos más actores manejen esa información, más riesgo hay de perder el control sobre ella.

También podrían producirse problemas de ciberseguridad. Jamming, tracking o ataques Man In The Middle son solo algunas de las opciones que tendría un ciberdelincuente para beneficiarse de las vulnerabilidades de una red Wifi a bordo de un vehículo -tienes más información sobre ellas en este artículo-.

Pese a todo, las problemas de los coches que incorporen Wifi no son diferentes al resto de conexiones de este tipo. Es más, resulta más seguro -sobre todo a nivel de uso de datos personales- que sea el propio fabricante quien gestione la conectividad y no una compañía externa.

¿Qué podrías hacer tú para ponérselo más difícil a los crackers?

Pues algo muy sencillo: cambiar la contraseña del Wifi con cierta frecuencia. Igual que sucede con los routers de casa, la forma de establecer la conexión en estos casos es mediante una clave. Pero esa contraseña tiene un problema: una vez que se haya introducido en un dispositivo, se quedará guardada en él y por eso tendrá acceso para siempre a la red wifi de tu coche.

Y eso es un riesgo de ciberseguridad, porque puede que no todo el mundo que suba en tu vehículo se de tu absoluta confianza. Por eso, un buen procedimiento es que cambies esa clave periódicamente, para evitar que un antiguo pasajero de tu coche pueda fastidiarte en el futuro.

¿Y si compras un coche por Internet?

Internet no ha llegado solo a los vehículos, sino a todo lo que los rodea. De esta forma, muchas marcas ofrecen servicios que puedes comprar con el ordenador. Incluso es posible que compres un coche… y luego, a través de Internet, mejores su equipamiento comprando funciones o servicios.

Una de las cosas que puedes hacer es la propia compra del coche. Aunque el grueso de las ventas sigue realizándose a través de un concesionario, la adquisición digital gana terreno. Pero si optas por esta opción, debes tener cuidado para no acabar estafado.

Una de las cosas que puede suceder, sobre todo en casos de compra-venta de vehículos usados, es caer en un engaño de tipo phishing. Este tipo de ataque es uno de los más habituales en el mundo digital. ¿Cómo se aplica en los coches? Mediante un falso anuncio en una web de compra-venta online de vehículos de segunda mano. Se trata de un cebo que intenta engañar a un posible comprador con un coche que, en realidad, no existe.

El objetivo es lograr que la víctima pague un adelanto por ese falso coche o proporcione al cracker información personal de la que sacar provecho más adelante. Para evitarlo, lo mejor es no enviar dinero por adelantado hasta disponer de información real tanto del vendedor como del propio vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.