Tecnología HC

Desencriptar este Rolls-Royce tiene premio

¿Cómo entiende una marca tan exclusiva y clásica como Rolls algo tan moderno y tecnológico como el mundo de los hackers? Esta serie especial del Wraith responde a la pregunta.

Rolls-Royce

El verano pasado nos hicimos eco de la noticia que decía que Rolls-Royce había fabricado una edición limitada de 50 unidades de un coupé con mensajes encriptados. Bautizado con el nombre Wraith Kryptos, el primer comprador que fuera capaz de descifrar un mensaje oculto -a partir de uan serie de pistas repartidas por todo el vehículo- sería obsequiado con un regalo exclusivo de la firma.

Ya el mismo día de su presentación en sociedad, los conocedores del enigma -el CEO de Rolls-Royce y la diseñadora de esta exclusiva versión- facilitaron la primera pista de un reto que se presentaba apasionante: el primero de los misterios se encontraba grabado en clave criptográfica en la base de la Estatuilla del Éxtasis, el popular emblema de la marca.

Sin embargo para sorpresa del fabricantes británicos, ninguno de los 50 propietarios del coupé ha reportado -hasta el momento- un acercamiento a la respuesta. Como consecuencia, los encargados de guardar el secreto han desvelado que el código encriptado llevaba inscrito Kryptos, el mismo nombre de la versión de este coche tan ‘hacker’.

En un intento por animar a los compradores a no cejar en su empeño y a seguir con su labor detectivesca, los conocedores de la solución han facilitado una segunda pista. En esta ocasión han dicho que se encuentra en uno de los reposacabezas de los asientos, donde normalmente aparece bordado la doble erre del logo de Rolls-Royce. Con este señuelo, se supone que los dueños del Kryptos deberían poder empezar a aproximarse a la respuesta definitiva.

Ahora bien, en la lujosa firma británica no están dispuestos a dejar pasar más tiempo del necesario. Y es que el plazo para presentar las respuestas acaba el 21 de febrero de este 2021; a partir de entonces, quien reporte algún hallazgo… no obtendrán ningún premio -salvo, suponemos, que el reconocimiento de la marca-. Hasta el momento, sólo los compradores del coupé pueden compartir sus cavilaciones a través de una aplicación desarrollada ad hoc.

¿El coche más hacker?

Al margen de códigos encriptados varios, el coupé es exclusivo por el aura hacker que envuelve el diseño de esta serie tan especial. Sin embargo, desgraciadamente, los elementos que lo caracterizan son un reflejo -equivocado- de cómo la sociedad concibe a los hackers.

Por un lado, el color del exterior no podía ser otro que el negro, como la oscuridad de la habitación o el sótano en la que se tiende a enmarcar a este tipo de profesionales cuando llevan a cabo su labor de investigación informática. Asimismo, los faros delanteros están rematados en un color azul cielo, en un intento de emular la luz de las pantallas llenas de código con la que, intuyen, trabajan estos hackers.

Por otro, en los acabados del interior, la composición difiere en poco del esquema adoptado en el exterior del coche. La única diferencia es que sustituye la mayoría de ornamentos comunes de los Rolls-Royce -logos, bordados, detalles- por los mencionados códigos encriptados que van más allá de un mero guiño al mundo de la programación.

Avatar
Joven picapedrero del teclado. Periodista siempre en formación, porque uno no termina nunca de serlo del todo. Polivalente, ambicioso y con un punto mesurado e imprescindible de visceralidad. En otro orden de cosas, amante de la música y los eventos culturales en directo. Ahora, tras haber escrito sobre política y deporte en medios punteros, es el momento de acercar al público el desconocido mundo de la ciberseguridad automovilística. Para ello, sencillez, vocación divulgativa y una cucharada sopera de humor. Seguro que lo pasaremos genial.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.