Tecnología HC

Desde hoy, todos los Volvo tienen la misma limitación

Berlinas, familiares, SUV, híbridos, deportivos, gasolina o diésel... incluso si tienen 120 ó 400 CV: desde ahora, todos los Volvo alcanzarán, como mucho, una velocidad máxima de 180 km/h. ¿A qué se debe?

Imagen de un Volvo S90 circulando

En realidad, lo que está haciendo Volvo es una autolimitación eletrónica de sus modelos para que no puedan superar la mencionada velocidad. Es una promesa que lanzó el fabricante el año pasado, y que forma parte de uno de los objetivos de la marca, que pretende «cerrar la brecha que impide acabar definitivamente con las víctimas mortales y las lesiones graves en los accidentes de tráfico».

Dicho límite se aplicará a todos los modelos de la gama Volvo… aunque, de momento, no se sabe si afectará a su marca Polestar, centrada en potentes vehículos deportivos con sistemas de propulsión híbridos o completamente eléctricos. Centrándonos en los Volvo, ahora mismo su modelo ‘menos rápido’ serían las versiones de acceso del todo camino XC40, que ya alcanzan los 200 km/h.

La medida, sin embargo, no afectaría a su primer modelo completamente eléctrico, precisamente un XC40, que llegará el año que viene y que tiene como tope esa velocidad.

Con todo, además de esta medida, la marca sueca también va a ofrecer a sus usuarios la tecnología Care Key: se trata de una función para que sea el propio conductor el que pueda establecer limitaciones de velocidad adicionales en el caso de que, por ejemplo, ceda su coche

¿Y por qué ha tomado la marca esta decisión tan controvertida? En palabras de Malin Ekholm, responsable del Centro de seguridad de Volvo, para dar ejemplo de cómo los propios fabricantes de automóviles puedes desempeñar un papel clave en la carrera «por evitar accidentes de tráfico mortales».

Y es que aunque está claro que los accidentes se van a seguir produciendo, consideran que dependiendo de la velocidad a la que se produzcan pueden no costar la vida a nadie… pero que a partir de un determinado umbral, por muchos dispositivos, asistentes o infraestructuras inteligentes que se utilicen, éstas dejarían de ser eficaces para evitar muertes y lesiones graves en un accidente.

Hecha ‘la ley’… ¿hecha la trampa?

En realidad, autolimitar de manera electrónica la velocidad máxima de un vehículo no es nada novedoso… aunque siempre ha sido por otros motivos. Está el pacto de caballeros de buena parte de las marcas premium alemanas para que sus coches no superen los 250 km/h. Por otra parte, muchos de los eléctricos también limitan su velocidad punta con el objetivo de preservar la duración de las baterías. Incluso el Bugatti Veyron limitaba su velocidad para evitar riesgos con la integridad de los neumáticos.

Sin embargo, por un tema de ayudar a reducir los siniestros, nunca se había producido. En todo caso, quedaría la duda de saber si esa limitación electrónica podría ser fácil de vulnerar… incluso de ‘atacar’ por parte de un ciberdelincuente.

Para conocer un poco más de si todo eso sería posible, hemos consultado a nuestro cíber-experto, Alejandro Aliaga que considera que «en principio será solamente posible con llevarlo a cabo con un acceso físico, salvo que el vehículo tenga una conectividad externa constante con Internet… y que evidentemente se puedan saltar las barreras. Desconozco cómo lo ha hecho Volvo, pero me imagino que, como sucede con otros fabricantes, de momento esa conectividad externa no existe y que sería necesario, al menos, un acceso físico».

«Evidentemente, cualquier protección que sea mediante software al final puede ser una barrera sencilla de saltarse; pensemos por ejemplo en todos esos ajustes que se han visto hasta ahora en las centralitas y en esos talleres que se han especializado en la reprogramación de las mismas».

«Al final si está funcionalidad está ‘restringida’ a nivel de la centralita y mediante la comunicación utilizando un OBD se pudiese reprogramar, evidentemente no solo podrían ser los ciberdelincuentes o personas maliciosas sino que pequeños talleres también se encargarían de realizar ese tipo de acciones y desbloquear el límite de velocidad de los vehículos».

Desconozco cómo puede estar montado desde el punto de vista técnico o cuáles pueden ser las limitaciones o si existe algún tipo de protección adicional mediante un sistema de autenticación… pero si no lo hubiese posiblemente muchos de los talleres que se encargan de hacer reprogramación de centralitas serían capaces de llevarlo a cabo.

Además hay que pensar que las personas que se dedican a este tipo de cosas invierten tiempo y dinero en conseguirse saltarse esas medidas… y si lo hacen es porque siempre existe una motivación económica porque pueden sacarle un rédito económico al desbloqueo y a esas acciones».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.