Consejos HC

Deja en casa estos mitos cuando uses el coche

Existen falsas leyendas sobre los problemas de seguridad en los dispositivos tecnológicos. Algunas también afectan a los coches. El que se las crea corre el riesgo de no tomar las medidas adecuadas para protegerse.

Mitos coche: una mujer espera a que la recoja un vehículo haciendo autostop
Foto: Piqsels

Los mitos no hacen ningún bien a la sociedad. Lo mejor que se puede hacer con ellos es desmentirlos. El mundo de la ciberseguridad también tiene sus leyendas populares. Creencias erróneas que parecen inofensivas, pero que son una amenaza real para los sistemas informáticos. ¿Por qué? Porque si un usuario se cree un mito relacionado con la ciberseguridad, probablemente no tomará las medidas necesarias para protegerse o sobreestimará su nivel de seguridad.

Por ese motivo, el Basque CyberSecurity Centre -BCSC- ha querido desmentir 10 mitos de ciberseguridad para lograr una mejor protección en línea.

Son estos:

Esto no me puede pasar a mí

La sociedad cree que los ciberdelincuentes solo atacan a grandes compañías y que unos simples ciudadanos carecen de interés para ellos.

La realidad es que lo uno no quita lo otro. Los ataques a empresas importantes son habituales, pero también son muy frecuentes campañas masivas e indiscriminadas que buscan afectar al mayor número de usuarios posible.

Nunca accedo a páginas inseguras, así que no puedo infectarme

Es un buen inicio que evites páginas que no sean de tu absoluta confianza. Pero no te confíes. Estas pueden mostrar anuncios de terceros que sí contengan algún tipo de programa malicioso que se descargue en el equipo informático de los visitantes de la web.

También puedes sufrir algún tipo de estafa a través de ellas, como muestra esta noticia en la que se informaba de una nueva forma de fraude mediante anuncios de compra-venta de coches en Internet. Consiste en una falsa oferta de un vehículo de segunda mano en la que el supuesto vendedor solo tiene como objetivo obtener datos de la víctima, o hacerle pagar un adelanto de lo que cuesta el supuesto coche.

Mis datos no son importantes

El nombre de usuario y la contraseña de un correo electrónico sí que pueden ser interesantes para un cracker, especialmente porque es común reutilizar las mismas credenciales para la mayoría de servicios, como la banca.

Además, como cada vez hay más dispositivos conectados, cada vez es más habitual dejar nuestros datos sin darnos cuenta. Álex Casanova, especialista en gestión de seguridad, te contaba en este vídeo el rastro de información personal que se acumula en un coche moderno y cómo borrarlo , por ejemplo, a la hora de devolver un vehículo alquilado.

Si mi ordenador o teléfono estuvieran infectados, lo sabría

Muchos de los ataques no muestran signos evidentes, sino que buscan pasar desapercibidos el mayor tiempo posible. De esa forma, causan un daño mayor, porque los atacantes pueden acceder a más información personal, convierten tu dispositivo en ‘zombie’ para usarlo de forma remota sin que te des cuenta…

Detectaría un caso de phishing a kilómetros

Estos ciberataques tratan de suplantar alguna institución, empresa u organismo real mediante una falsa página web o correo electrónico para recopilar datos personales o transferir archivos maliciosos.

La clave de su éxito se basa en que los usuarios crean que están ante una comunicación oficial de la entidad suplantada, así que los crackers se esfuerzan mucho en lograr reproducir toda su imagen corporativa y rasgos identitarios. Un exceso de confianza en tus habilidades para desenmascarar estas estafas podría hacerte caer en ellas.

¿Quieres comprobar tu capacidad para detectar el phishing? En este cuestionario puedes descubrir cómo de bueno eres.

Sé que tengo una contraseña segura

Hasta la clave más segura se puede filtrar. Por eso, es necesario cambiarlas regularmente, y utilizar siempre que sea posible el doble factor de autenticación.

Además, las apariencias en materia de contraseñas engañan. De entre «Tr0ub4dor&3» y «caballoestratosferico», ¿cuál dirías que es más segura como clave? Aunque sorprenda, es la segunda. Una forma de comprobar su fortaleza es esta página web, en la que se estima el tiempo que tardaría un bot en adivinar la contraseña probando combinaciones al azar.

Y si no sabes por dónde empezar para crear una clave fuerte, puedes seguir estos consejos.

La seguridad cuesta demasiado

Las personas y las empresas que piensan que las soluciones de seguridad son demasiado caras, no suelen considerar que el impacto derivado de sufrir un incidente de ciberseguridad es mucho mayor.

Además, como usuario, puedes tomar determinadas medidas que no suponen un gran desembolso económico. En este artículo, tienes algunos productos asequibles que puedes adquirir para mejorar la ciberseguridad en tu coche.

Tengo un antivirus, no necesito nada más

Tener un antivirus no es suficiente. Hay amenazas que son capaces de evadir los sistemas de protección habituales y, en muchas ocasiones, se ataca directamente a la credulidad de los usuarios bajo pretextos más o menos verosímiles.

Mis dispositivos son seguros

Los problemas de seguridad pueden surgir por diferentes motivos. Por ejemplo, aunque tomes medidas, si no tienes actualizados tus dispositivos con su última versión de software, podrías tener una vulnerabilidad que ya ha sido detectada y corregida por el fabricante -por eso lanza la nueva versión-. Otros riesgos son las credenciales por defecto -conviene que siempre introduzcas tu propia clave y cambies esta con frecuencia- y las vulnerabilidades nuevas, que siempre evolucionan.

No olvides que todo esto también es aplicable a los vehículos. Los sistemas informáticos de los coches también deben ser actualizados a cada nueva versión de software que ofrezca el fabricante.

Ni siquiera tengo un ordenador, no puedo ser crackeado

No tener un ordenador no significa que estás a salvo. Se pueden crackear otros dispositivos como teléfonos móviles, routers, y, en general, cualquier dispositivo conectado a internet. También los coches, incluso aunque no estén conectados a Internet. De hecho, el ciberataque más habitual en los vehículos no tiene ninguna relación con internet: los robos a través del sistema keyless.

J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.