Hackerstyle

¿De verdad puede un Mini ganar el Dakar?

Por cuarto Dakar consecutivo, un modelo británico tiene muchas posibilidades de alzarse con la victoria en esta complicada prueba. ¿Cómo es el Mini al que todos temen?

Utilitario en las calles, atrevido en las competiciones. No es el eslogan de Mini, pero sí un buen resumen de lo que es capaz de hacer la firma británica con sus modelos. Este año está participando por tercer año consecutivo en el rally más complicado del mundo, del cual ya ha salido victorioso en un par de ocasiones. Y el encargado de intentar llevarlo de nuevo a la gloria será el laureado Carlos Sainz, que de esto sabe un poco.

Para comprender la obsesión de Mini por los retos que no están -a priori- hechos a su medida, habría que viajar hasta el Montecarlo de los años 60. En aquella época, en la que las escuderías apenas conseguían que sus coches superaran los 150 km/h, sólo dos o tres firmas tenían reservada la gloria. Lo que no esperaban campeones fijos como Ford o Mercedes, es que un pequeñín pintado de rojo y con el techo blanco les fuera a amargar el comienzo de año.

Tratando de mantener ese prestigio de peleón, Mini quería figurar en las fotos de la prueba más exigente en términos rally. No con un coche como el que puede diseñarse en su página web, sino colaborando estrechamente con el fabricante genuino, X-Raid. Fruto de esa campaña de marketing nació el MINI JCW Buggy, que competitivamente iba a dar mucho que hablar. No queda duda de que así ha sido durante sus cuatro años de vida -su debut fue en 2018-.

Ya el año pasado, con el piloto español Carlos Sainz, el MINI JCW X-Raid sorprendió y se consagró campeón de la competición con un coche similar al que presenta este año. Además, consiguió colocar también en el pódium a Nani Roma, que obtuvo un valioso tercer puesto. Unas credenciales excelentes para este bicampeón de la prueba tanto en dos como en cuatro ruedas.

En la presente edición, muy espoleados por lo difícil que ha sido el 2020 y la falta de oportunidades para la puesta a punto del coche, el Mini X-Raid ha implementado algunas mejoras que le permitirán ser aún más ligero y flexible. Y es que los ingenieros del bólido se han centrado en reducir el peso, así como amortiguarlo para que en etapas más exigentes como las que abundan en Arabia Saudí no supongan problemas.

Sin embargo, en cuanto a motor se refiere, el JCW Buggy X-Raid de Mini mantiene el mismo motor que le hizo ganar la última edición. Concretamente, cuenta con una mecánica seis cilindros, turbo y que desarrolla 350 CV de potencia a 3.500 rpm y un par motor de 770 Nm. Todo ello se transmite al suelo mediante una caja de cambios secuencial de seis velocidades.

Es cierto que, hasta el momento, Sainz está teniendo problemas con la navegación del circuito en las dunas, lo que en las última etapa le hizo dar vueltas en círculo y sin rumbo. Como consecuencia, el madrileño perdió 40 minutos con respecto al primer clasificado, su compañero de equipo Peterhansel, lo que le aleja sobremanera de la consecución del Dakar.

Con todo, al cierre de esta noticia, el piloto madrileño sigue en el podium de la general -superado tan solo por Peterhansel y Nasser Al-Attiyah-, y se ha alzado con dos de las etapas disputadas -la primera y la sexta-.

Avatar
Joven picapedrero del teclado. Periodista siempre en formación, porque uno no termina nunca de serlo del todo. Polivalente, ambicioso y con un punto mesurado e imprescindible de visceralidad. En otro orden de cosas, amante de la música y los eventos culturales en directo. Ahora, tras haber escrito sobre política y deporte en medios punteros, es el momento de acercar al público el desconocido mundo de la ciberseguridad automovilística. Para ello, sencillez, vocación divulgativa y una cucharada sopera de humor. Seguro que lo pasaremos genial.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.