Tecnología HC

De qué manera va a usar Volvo el blockchain

La firma sueca quiere saber todo lo que ocurre con los materiales que emplea. Especialmente los más valiosos, como los que componen sus células de energía. Por suerte para ellos, la tecnología acude en su ayuda.

Vista aérea de una Mina de Cobalto

Fabricar una batería para un coche eléctrico no es un proceso que pueda llevarse a cabo precisamente en un cobertizo. Más bien al contrario, implica un alto número de operarios cualificados, en un lugar minuciosamente adecuado para la tarea. Y luego está, además, la cuestión de la materia prima.

La obtención de las sustancias que las componen es una operación compleja. Y -dependiendo de cómo se extraiga el mineral-, por lo general, poco ecológica. Por ello, en coherencia con el actual espíritu de sostenibilidad, las marcas de coches procuran que ésta se cumpla en todos los pasos de la producción.

Desde la roca… hasta la ‘pila’

Entre las más preocupadas por esta cuestión se encuentra Volvo. La firma nórdica mantiene un acuerdo con CATL y LG Chem para el suministro de las baterías que ya montan sus primeros modelos eléctricos.

Y ahora, para asegurar que se respeta el medio ambiente en la obtención del cobalto -un componente esencial- recurre a la tecnología blockchain. Ésta funciona como un fichero que registra cada detalle de todo aquello que afecta al material: localización de la mina donde fue extraído, identidad -y certificaciones- de los proveedores… Y, por supuesto, el peso y tamaño de cada trozo.

La marca sueca cuenta con la ayuda de varias compañías líderes del sector para llevar a cabo la implementación de esta cadena de bloques. Así, CATL ya realizó el pasado verano una prueba piloto junto a Circulor y Oracle. Por su parte, la filial química de LG ya está adoptándola con la cooperación de la red RSBN -centrada en la protección del entorno y los derechos humanos en la industria minera-, con vistas a ponerla en marcha la próxima primavera.

Imagen de la plataforma del Volvo XC40 eléctrico

Martina Buchhauser -responsable de adquisiciones en Volvo Cars- afirma que “hemos estado siempre comprometidos con una cadena de suministro ética en nuestras materias primas. Con la tecnología blockchain, podemos dar un paso más hacia la trazabilidad total asegurada y minimizar -en estrecha colaboración con nuestros proveedores- cualquier riesgo relacionado”.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.