Movilidad

¿Cuántos países recorre un eléctrico… en 24 horas?

El coche eléctrico tiene aún muchas metas por alcanzar. Y entre ellas, una de las más importantes: ser tan capaz de viajar como un gasolina.

Imagen posterior de un Audi e-Tron 55 quattro

En el principio, hubo un hombre y un automóvil. Y el hombre se hizo preguntas: «¿Qué puedo hacer con esta máquina?» «¿Hasta dónde será capaz de llegar?». Cuestiones como éstas fueron, a principios del siglo XX, los cimientos de la historia de la automoción. Obtuvieron respuesta a través de su tecnología, su industria… Y, por supuesto, de sus hazañas, sus récords, sus hitos.

Si te apasionan los coches -daremos por sentado que sí, o no estarías leyendo esto-, seguro que conoces cientos de estas, a veces, leyendas motorizadas. Y es que, no en vano, el automóvil también es lo que es gracias al -muy humano- espíritu de superación. Apenas quedan rincones en el mundo que no hayan recibido la pisada de una rueda.

Ahora, como bien sabes, estamos ante un completo cambio de paradigma. El coche eléctrico parece -esta vez sí- que conquistará el futuro. Pero vencer no es sinónimo de convencer, y en esto último reside su mayor tarea. Los vehículos de combustión han demostrado hasta dónde pueden llegar. Le toca a los electrones hacer lo propio.

Todo un ‘cruzacontinentes’

En ello están los chicos de Audi. Este pasado mes de agosto, la marca lanzó un desafío a varios periodistas del motor: cruzar hasta 10 países europeos en tan sólo 24 horas.

Visto sobre el papel, cruzar en tan poco tiempo desde Eslovenia hasta Holanda puede parecer una locura. Y, sin embargo, no es mucho más de lo que recorren cada día los transportistas internacionales. Y seguro que en una gran berlina como el A6 o el A8, parece un paseo…

Imagen en autopista de un Audi e-Tron 55 quattro

Pero los de Ingolstadt quisieron poner un puntito de dificultad. Uno, más o menos, de 4,90 metros de largo -por 1,93 m de ancho- llamado e-Tron. Concretamente, tres unidades de la versión 55 quattro -con 417 km de autonomía– fueron puestas a disposición de los valientes reporteros. Y consiguieron completar el viaje a tiempo.

¿Cómo? En primer lugar, el recorrido propuesto estaba diseñado con esmero para aprovechar las capacidades del modelo. Así, en los puertos de montaña el e-Tron exhibió tanto su músculo en las subidas -300 kW de potencia- como su recuperación en las bajadas.

En las largas rectas de autopista -como la cuenca del Rhin, o las marismas de Flandes-, el coeficiente aerodinámico de 0,27 Cx lograba contener el consumo de electricidad a velocidad de crucero.

Pero, sin duda, esta gesta no hubiese sido posible sin los siete cargadores rápidos repartidos a lo largo de la ruta. Gracias a ellos, los participantes pudieron beneficiarse de toda la potencia de recarga que ofrece el coche: con 150 kW, puede recuperar hasta el 80% de la carga en algo menos de media hora.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.