Empresas

Cuando un Volvo patine, todos los demás lo sabrán

¿Cuál es una de las maneras más eficaces de evitar accidentes y situaciones de peligro? Teniendo información por anticipado. Para conseguirla, Volvo quiere que sus próximos modelos hablen entre sí.

Imagen de un Volvo V60 de color rojo sobre una carretera nevada y enviando una señal de alerta

Y es que las comunicaciones V2V -de vehículo a vehículo- se prevé como un paso clave y fundamental para que todas esas cosas de las que nos están hablando las marcas y los expertos acerca del automóvil conectado y la conducción autónoma sea realidad algún día.

La primera marca que va a ofrecer de serie esa solución va a ser Volvo. Desde 2016, la firma sueca disponen de cientos de unidades en pruebas, rodando en un uso normal por carretera, que son capaces de comunicarse entre ellas. ¿Y de qué ‘hablan’? Básicamente de las condiciones climatológicas, de algún riesgo repentino y de posibles peligros en la carretera, como que la superficie esté resbaladiza. El nombre con el que se han bautizado estos sistemas son los de ‘Hazard Light Alert’ y ‘Slippery Road Alert’.

Pues bien, el siguiente paso es ofrecerlo en todos sus coches; algo que será posible desde la semana que viene para todos los conductores de Volvo en toda Europa que dispongan de un modelo con la tecnología necesaria para que funcione este sistema de alertas -básicamente, aquellas unidades con tarjeta SIM integrada y el software necesario-. Y desde 2020 vendrá incluido en el equipamiento estándar de toda la gama.

Según la marca, creen que si el conductor recibe un aviso de un posible peligro y adecua su velocidad, existe una alta probabilidad de que el riesgo disminuya de manera considerable; además, el propio vehículo también podría adaptar sus diferentes sistemas para hacer frente a dicho peligro con más garantías. También aseguran que para que esta tecnología resulte lo más eficaz posible es fundamental que cada vez estén conectados un mayor número de coches.

De hecho, aseguran que desde Volvo -tanto su división de turismos como de camiones- no tienen ningún problema en compartir esos datos con cualquier otro fabricante, con el objetivo “de dar un fuerte impulso a la seguridad del tráfico en general”, tal y como asegura Malin Ekholm, director del Centro de Seguridad de Volvo.

¿Y cómo funciona en concreto la idea que propone la marca escandinava? Es bastante sencillo: por un lado, gracias a ‘Hazard Light Alert’, si uno de sus coches equipados con esta tecnología enciende los warning -las luces de emergencia-, una señal de alerta es enviada de manera automática a todos los Volvo que haya en las proximidades, a través de una nube a la que están conectados entre sí todos estos coches. Esa información puede ser vital para otros conductores, sobre todo si el posible peligro se encuentra tras un cambio de rasante o tras una curva pronunciada.

Por su parte, ‘Slippery Rpad Alert’ lo que hace es recopilar de manera anónima información sobre el estado de la carretera por la que circula el vehículo. De esta manera, en caso de superficie resbaladiza, puede enviar un aviso a otros Volvo que se aproximen a esa zona con un margen de antelación suficiente.

Estas medidas se unen a otras que la casa sueca está tomando en los últimos tiempos para lograr un objetivo final de cero siniestralidad en carretera. Así, la firma ya anunció hace poco que desde 2020 todos sus coches estarán limitados a 180 km/h; mientras que a principios de la próxima década, sus modelos contarán con cámaras y sensores en el interior encargados de analizar el estado del conductor, por si se distrae, va borracho o sufre algún tipo de emergencia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.