Novedades

Cuáles son los mejores híbridos que puedes comprar

Que los híbridos han sido un éxito, nadie lo duda. Que lo seguirán siendo como paso intermedio hacia un futuro de coches completamente eléctricos -ya sean alimentados por baterías o tal vez hidrógeno- resulta de lo más evidente. Pero lo que tal vez no sabías es que pueden ser el coche ideal para ti.

Imagen de una persona junto a un vehículo
Fotos: Imagine_Images en Pixabay.

Por eso, hemos reunido seis alternativas que, en estos momentos, son muy buenas en dos aspectos básicos. Cómo no, la principal es el precio; no, tener un híbrido no es un chollo, pero entre que la mayoría suelen ofrecen generosas campañas promocionales y que sus consumos son muy ajustados, a la larga se convierten en alternativas muy recomendables porque te van a aportar un notable beneficio económico.

Además, todos ellos se benefician de la pegatina ECO de la DGT, lo cual conlleva ventajas en ciertos ayuntamientos a la hora de acceder a ciertos lugares con restricciones al tráfico, o implica descuentos cuando tienes que aparcar en zonas con aparcamiento regulado.

Como comprobarás, entre nuestras recomendaciones vas a ver desde prácticos monovolúmenes hasta llamativos coupés. Por fortuna, la ‘hibridación’ ya es algo habitual en casi cualquier segmento del mercado. Aquí tienes los seis mejores híbridos que, en la actualidad, sean cuales sean tus gustos, puedes adquirir en nuestro país a día de hoy.

Imagen de un Kia Niro en la carretera

Kia Niro 1.6 HEV Concept

Ha sido un éxito desde el principio, al haber combinado dos factores que está completamente de moda. El primero -y, cómo no, la razón por la que está aquí-, su condición de híbrido y modelo con etiqueta ‘ECO’ en un momento en el que este aspecto es un criterio vital de compra. El segundo, por su estilo ‘crossover’, con un tamaño relativamente compacto -mide 4,35 m de largo- pero con un diseño y una altura -1,53 m- que le dan cierto aspecto de todo camino.

La parte mecánica es muy interesante; no por su condición híbrida, que repite una fórmula ya conocida, la de combinar un motor 1.6 gasolina con otro eléctrico para lograr una potencia final de 141 CV… sino por su transmisión. El coche sólo se vende con un cambio automático de doble embrague y seis marchas cuyo modo de actuar resulta más convincente que el de las transmisiones por variador continuo a las que recurren muchos de sus rivales. Con todo, y como tanto el peso -1.490 kg- como la aerodinámica -Cx de 0,28- del coche son muy razonables, las prestaciones son interesantes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y, lo que es más importante, con un consumo medio -según datos oficiales de la marca- de 3,7 l/100 km. ¿Lo peor? Una velocidad máxima de 162 km/h.

Te vamos a recomendar la versión básica, a pesar de que prescinde de algunas tecnologías de sus hermanos de gama más completos… por el simple hecho de que tiene la mayor oferta: nada menos que 6.425 euros -aunque tendrás que financiar parte del precio del coche con Kia y entregar un vehículo usado a cambio-. Eso quiere decir que, aunque por poco, el precio de partida baja de los 20.000 euros. No vas a encontrar nada parecido en el mercado ni por precio ni por potencia.

El equipamiento principal cuenta con asistente de mantenimiento dentro del carril, un detector de fatiga que te avisa si muestras síntomas de cansancio al conducir, equipo de sonido con bluetooth, climatizador de dos zonas… Como el precio de partida es bueno, compensa que inviertas 800 euros en el llamado Pack de asistentes a la conducción, que suma el control de velocidad inteligente o el dispositivo de frenada de emergencia en caso de riesgo de colisión.

Toyota Prius+ 1.8 HSD Advance, desde 25.950 euros

El concepto de monovolumen híbrido sigue estando muy poco explotado… y eso que a Toyota se le ocurrió hace ya casi siete años con esta versión ‘XL’ de su popular Prius. Basado en la anterior generación del híbrido más popular y vendido de todo el mundo, esta variante con el símbolo ‘+’ en el nombre es un práctico coche familiar de 4,64 m de largo, 1.570 kg de peso, capacidad interior para siete pasajeros… y que se ha convertido en uno de los favoritos del gremio del taxi.

Sin duda, uno de los motivos es su parte mecánica, la que ha hecho famoso a este modelo: combina un propulsor 1.8 gasolina con otro motor eléctrico y una sofisticada batería para lograr un rendimiento total de 136 CV. No es una cifra muy elevada, pero como tanto el peso -1.570 kg- como la aerodinámica -Cx de 0,28- son notables, las prestaciones son más que suficientes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y un consumo medio de 6,0 l/100 km. Comparativamente hablando, lo menos brillante es la velocidad punta de 165 km/h.

Hemos elegido la versión intermedia Advance por un doble motivo. El primero y más evidente porque en estos momentos dispone de una enorme promoción de 4.350 euros que le permite contar con un coste inicial muy competitivo, similar al de un compacto diésel o gasolina más pequeño y menos práctico.

En segundo, porque viene con una buena lista de elementos de equipamiento: sistema de acceso y arranque manos libres, cámara de visión trasera, reconocimiento de señales de tráfico, luces que cambian de manera automática entre cortas y largas cuando circulas de noche, control de velocidad inteligente, sistema multimedia con pantalla táctil de 6,1”, control de funciones mediante la voz… o un sistema de seguridad pre-colisión que advierte de posible riesgo de accidente y, en último caso, es capaz de frenar el vehículo automáticamente.

Imagen de un Honda CR-V Hybrid

Honda CRV Hybrid Lifestyle 4×2, desde 38.850 euros

Por primera vez en su -ya dilatada- historia, este SUV estrena una variante híbrida. Una respuesta directa a uno de sus máximos rivales, el Toyota RAV4, y una solución tecnológica que ha permitido a este modelo, después de más de 20 años en el mercado, librarse de sus, por otra parte, excelentes motores diésel.

En este japonés, la parte mecánica se le encomienda a los siguientes componentes, combinados en un único coche: un motor gasolina -el mítico 2.0 i-VTEC-, dos propulsores eléctricos, una batería de iones de litio y una caja de cambios automática por variador continuo -que no tiene marchas fijas-.

Como resultado final, este modelo tiene una potencia de 184 CV, una velocidad máxima de 180 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos y un consumo medio, según datos oficiales, de 5,3 l/100 km. No estál mal cuando hablamos de coches de 4,6 m de largo y 1.614 kg de peso -por cierto, una cifra muy contenido en vehículos de estas características técnicas-.

En el precio de la versión que te recomendamos -Lifestyle- ya va incluida una pequeña promoción vigente de 1.150 euros, lo cual consigue que el precio sea razonable, sobre todo porque el coche ya viene muy bien equiado desde el punto de vista tecnológico.

No faltan elementos como el dispositivo que te alerta si llevas a alguien en el ángulo muerto de los retrovisores, el sistema multimedia Honda Connect con navegador -de Garmin-, llamada de emergencia… o el llamado Honda Sensing, que engloba algunos asistente a la conducción, como el que te avisa si te sales del carril, el control de velocidad inteligente, el dispositivo de aviso de colisión frontal -capaz de frenar el coche automáticamente si detecta posible riesgo de atropello-…

Imagen de un Ford Mondeo híbrido

Ford Mondeo Titanium HEV, desde 37.100 euros

Mucha gente aún desconoce cosas de esta berlina, como el hecho de que cuenta con una equilibrada variante híbrida -que sí tiene cierta fama en el sector de VTC o vehículos de transporte con conductor- o que se fabrica en España, concretamente en Almussafes -Valencia-. La idea es similar a la que, desde hace ya años, viene explotando Toyota con sus híbridos.

Eso significa que la parte mecánica de este Mondeo se compone de un propulsor principal -2-0 gasolina de cuatro cilindros- con otro eléctrico para conseguir un total de 187 CV. Como sucede en todos los híbridos, la caja de cambios es automática -de seis velocidades en este Ford-; por su parte, el consumo medio oficial declarado es de 5,6 l/100 km. En cuanto al precio que aquí publicamos -meramente informativo y sin carácte contractual-, incluye una generosa promoción que ronda los 5.000 euros.

En su versión Titanium, el coche ya incluye el sistema multimedia y de infoentretenimiento SYNC 3 con pantalla táctil de 8”, sistema de mantenimiento dentro del carril, sensores delantero y trasero de ayuda al aparcamiento, sistema de navegación, asistente de frenada de emergencia, sistema de apertura y arranque sin llave, cuadro de mandos con pantalla digital de 10”…

Infiniti Q50 hibrido de color rojo circulando bajo un puente

Infiniti Q50 3.5 Hybrid Premium, desde 36.400 euros

Sigue siendo sorprendente que un modelo de este tamaño -nada menos que 4,81 m de largo-, imagen premium, prestaciones y buen equipamiento de serie disponga de un precio por el que, en marcas rivales con productos equivalentes, nos llevaríamos una versión con una mecánica de la mita de potencia que este Q50.

Este híbrido combina un motor 3.5 V6 gasolina con otro eléctrico que, en conjunto, suman nada menos que 364 CV; por lo tanto, no es de extrañar unas prestaciones muy buenas -velocidad máxima limitada a 250 km/h, de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos- con un consumo medio de apenas 6,2 l/100 km.

Tampoco anda mal servido cuanto se trata de comprobar la tecnología; por ejemplo, viene con dispositivo de mantenimiento activo dentro del carril -para que si el coche ve que vas a salir de la vía sea capaz de efectuar correcciones sobre la dirección-, doble pantalla táctil en la consola central -de 8 y 7”-, sistema de navegación Infiniti con información de tráfico y radio digital, control de aparcamiento delantero y trasero con cámara, sistema de reconocimiento de voz…

Ojo, si quieres lograr la máxima promoción y ese precio de poco más de 36.000 euros, tienes que financiar al menos 30.000 euros con la marca japonesa.

Imagen del Lexus RC300 h rojo en una foto de estudio

Coupé: Lexus C 300h F Business, 48.100 euros

No es un modelo radical, deportivo o especialmente rápido… pero su diseño y apariencia transmiten todo eso que, para muchos conductores, son virtudes y motivos de compra. Este coupé japonés presume, en pocas palabras, de contar con una potencia razonable pero con unos consumos más habituales en un diesel.

Con la suma de su motor térmicos de gasolina y el eléctrico, en conjunto rinde 223 CV, que son suficientes no para tener una velocidad punta elevada -de hecho, se queda en 190 km/h-, pero sí para una buena aceleración -de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos- y, lo que es fundamental, un consumo medio de 5,0 l/100 km.

Datos muy buenos -aunque son los oficiales facilitados por la marca- que permiten algo interesante: que un vehículo de 4,7 m de largo, 1.775 kg de peso y movido por gasolina sea capaz de contar con una autonomía media teórica de… ¡1.320 km por depósito!

Y si te preguntas si un modelo de aspecto tan sofisticado… lo es también desde el punto de vista de la tecnología, la respuesta es positiva. Incluso desde el acabado básico Business -que, además, incluye una interesante promoción de financiación para que te lo puedas llevar por una cuota de 350 euros al mes, incluyendo cuatro años de mantenimiento, garantía, asistencia y un año de seguro-, este modelo ya viene con control de velocidad inteligente -capaz de mantener la distancia con el coche precedente de manera automática, acelerando o frenando-, faros delanteros con todas las funciones de led, cámara trasera de ayuda al aparcamiento, sistema multimedia con pantalla de 7” -y, con la mencionada promoción, cuatro años de conectividad, cuenta con el llamado Lexus Full Drive, con conexión a internet mediante una red WiFI a la que se pueden conectar hasta 10 dispositivos… o una app en el móvil para manejar funciones del vehículo a distancia-, equipo de sonido Pioneer…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.