Movilidad

Cruise y Waymo ya pueden circular las 24 horas: ¿Acierto o error?

Tras la reciente decisión de las autoridades de California, los coches autónomos de Cruise y Waymo pueden circular por San Francisco las 24 horas del día, dando servicio comercial a los usuarios. Pero en la ciudad siguen recelando de los peligros de esta tecnología…

Chevrolet Bolt Cruise lateral

Desde el verano, la actividad de las aplicaciones de movilidad como servicio -MaaS- en San Francisco están un poco más liberalizadas. Las autoridades de California dieron luz verde a que los coches autónomos de las empresas Cruise y Waymo puedan funcionar las 24 horas del día. La noticia no ha gustado a todo el mundo, habida cuenta de los percances sufridos por estos vehículos en el tráfico urbano.

Máxima explotación para dos actores

La Comisión de Servicios Públicos de California ha autorizado el cobro a clientes en cualquier momento de la jornada. Esto supone un avance frente a lo que se venía practicando ya que, hasta el momento, los permisos de estos vehículos autónomos se reducían al transporte de los propios empleados de estas compañías… y sólo por la noche, con menos tráfico.

La votación arrojó un resultado de tres votos favorables frente a uno en contra. Se celebró en audiencia pública. Gracias a ello, numerosos vecinos de San Francisco pudieron participar en un acalorado debate sobre la conveniencia de permitir una mayor circulación de coches autónomos.

La autorización resultante ha sido nominal: es decir, que sólo se aplica a las compañías Cruise y Waymo. La primera es propiedad de General Motors, mientras que la segunda es una filial de Google. No obstante, para operar las 24 horas con sus vehículos autónomos, ambas tendrán también que cumplir un requisito indispensable.

Deberán contar con el permiso de circulación del Programa de Despliegue de Vehículos Autónomos del Departamento de Vehículos a Motor de California.

El incidente tras la decisión

Incluso después de esta aprobación, los robotaxis autónomos han protagonizado otro percance en San Francisco: diez unidades colapsaron una de las principales arterias de la ciudad. La explicación dada: problemas de conectividad ocasionados por la presencia cercana de un festival de música

El presidente del Consejo de Supervisores de San Francisco, Aaron Peskin, pone este suceso de ejemplo para argumentar contra la decisión de la Comisión de Servicios Públicos de California. “Simplemente hubo un colapso total, lo que demuestra al gobierno de San Francisco, que pidió un enfoque incremental, que tenemos razón.

Estos vehículos no están listos para funcionar en plena hora punta”. De hecho, la Autoridad de Transporte del Condado de San Francisco ya escribió a las agencias estatales reiterando su preocupación con la expansión de los vehículos autónomos. Peskin ha sido además muy crítico con la escasa voluntad de colaborar mostrada por Cruise y Waymo.

Desde Cruise y Waymo insisten en que los vehículos autónomos sufren menos accidentes que los conducidos por personas, en proporción a los kilómetros recorridos. Además, el jefe de producto de Waymo, David Margines, recuerda que las destrezas de estos coches mejoran con cada actualización de software.

“Esta ciudad no es reacia a la tecnología”, insiste Peskin en declaraciones a “The Washington Post”. Si quieres usarla como ‘conejillo de indias’, deberías solicitar el permiso y la colaboración en vez del perdón, el cual ha marcado el uso de San Francisco por las compañías tecnológicas”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.