Novedades

Corvette Stingray: la tecnología lo cambió todo

Rediseños, restyling, nueva gama, nueva generación… Los coches, sobre todo aquellos que permanecen largas temporadas en el mercado, van cambiando y evolucionando. Sin embargo, en pocas ocasiones el cambio es tan radical como en la nueva generación de este icono.

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Chevrolet Corvette Stingray

Hablar de Corvette es hacer referencia a uno de los iconos de la industria automovilística de EE.UU. Un coche que por imagen, prestigio, marketing es uno de los mejores representantes de lo que es un producto ‘made in USA’.

A lo largo de sus 66 años ha sido muchas cosas: elegante, afilado, llamativo y casi siempre muy rápido y espectacular; y en todas las ocasiones, fiel a la concepción de motor delantero y propulsión trasera. Hasta ahora.

El totalmente nuevo Corvette Stingray 2020 pasa a ser un deportivo de motor central y propulsión trasera; un hecho que, además de afectar al rendimiento dinámico afecta a otros apartados del vehículo, como el propio diseño. Y todo ello, con una importante evolución en el aspecto tecnológico.

De esta forma, ahora sí y después de muchas intentonas, este yankee puede estar en disposición de hablarle de tú a tú a modelos de la talla del Porsche 911, Lamborghini Huracán o Ferrari F8 Tributo. O, al menos, de intentarlo.

Como decíamos, el cambio de concepto lo marca todo en este coche. Comenzando por el diseño, el ‘Vette’ deja de ser un coupé -aunque también se vendía con carrocería descapotable- de alargado morro y puesto de conducción retrasado -lo que se viene a conocer como disposición ‘tipo cuádriga’- a convertirse en un deportivo de formas más ‘contundentes’, tan aerodinámico y afilado como siempre pero, como es lógico, con un puesto de conducción más adelantado. Sus dimensiones son de 4,63 m de largo, 1,93 m de ancho y apenas 1,2 m de alto.

Todo lo marca la nueva disposición central del motor, pues ahora esa zona del coche se percibe más ancha y voluminosa; además, por primera vez en la historia, el Corvette siempre va a la vista, gracias a que la parte superior de la tapa que lo cubre es transparente.

Por otra parte, todos los faros son ahora de led, no hay manecillas de las puertas a la vista, la trasera está rematada por cuatro tubos de escape… En conjunto, dice la marca que se han inspirado en el diseño de los aviones F22, F35 y otras naves de combate, además de en los modelos de F1.

La tecnología empieza a verse aquí

También el interior se ha reconfigurado por completo. Por supuesto, todo el protagonismo es para el puesto de mandos, que ahora va mucho más adelantado, lo cual no deja de favorecer  cuando se quiere realizar una conducción deportiva -por visibilidad es mucho mejor a la hora de trazar, apurar los márgenes de la carretera-.

El diseño también de ese puesto de conducción también es… diferente. El volante tiene una forma achatada tanto por arriba como por abajo y tras él se emplaza una nueva instrumentación en forma de pantalla completamente digital de 12”.

El conductor viaja bastante ‘encapsulado’, porque hay una separación entre piloto y acompañante en forma de voluminosa consola central que está rematada por una fila hilera de botones para accionar todo lo relacionado con la climatización del habitáculo, los asientos… Si a esto le unimos que las salidas de ventilación son extremadamente finas, el resultado es que el modelo tiene un aspecto bastante minimalista.

También destaca el nuevo sistema multimedia, gobernado a través de una pantalla táctil que engloba funciones como el equipo de sonido, el teléfono, el navegador, crear distintos perfiles de usuario, cambiar los ajustes del vehículo y que es compatible con los protocolos Android Auto y Apple Car Play. Además, también hay un acceso directo a un punto de conexión WiFi para los dos ocupantes. Por cierto, que el dispositivo se puede manejar de manera táctil o bien desde un mando similar a un ratón -y parecido a la solución que ya utiliza Lexus-.

Además, también hay un acceso directo a un punto de conexión WiFi para los dos ocupantes. Por cierto, que el dispositivo se puede manejar de manera táctil o bien desde un mando similar a un ratón -y parecido a la solución que ya utiliza Lexus-.

Imagen del interior del Chevrolet Corvette Stingray

Entre los elementos de equipamiento que puede incluir destacan los potentes equipo de sonido Bose con 10 ó 14 altavoces, la posibilidad de escoger entre tres tipos de asientos -desde uno más cómodo y con todo tipo de regulaciones eléctricas hasta otros diseñados para utilizar en coche en circuito-, cargador inalámbrico para el móvil, un bluetooth que permite emparejar tu teléfono simplemente por proximidad, sistema de control de las funciones por voz que va aprendiendo de ti con el paso del tiempo…

Este Corvette es un modelo conectado, que viene con el asistente On Call -para llamadas de emergencia o solicitar cualquier tipo de servicio-. Eso también la añade ventajas como que el navegador disponga de información del tráfico en tiempo real. Por otro lado, el coche viene con un dispositivo que graba datos en combinación con una cámara de alta resolución, de tal manera que luego puedas analizar la información -por ejemplo, tras rodar en circuito- y así mejorar tu conducción. Como dato interesante, esa conectividad también permite según Chevrolet que el coche reciba actualizaciones remotas, incluidas posibles “medidas de ciberseguridad mejoradas”.

El motor V8 no se negocia

Uno de los elementos distintivos de los Corvette es el motor gasolina de ocho cilindros, algo que se mantiene en la nueva generación. De hecho, en la marca se jactan de que el coche disponga del único motor de este tipo sin sobrealimentación que hay en el mercado.

El resultado es un enorme 6.2 capaz de desarrollar 495 CV y que sólo se vende con una caja de cambio automática de ocho velocidades. Las prestaciones son muy buenas, ya que se anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos: no está mal para un modelo de 1.530 kg de peso.

Imagen tres cuartos trasero del nuevo Chevrolet Corvette Stingray

En cuanto a tecnologías relacionadas con el comportamiento dinámico, este Stingray dispone de seis modos de conducción, que van desde uno para conducir sobre superficies deslizantes -Weather- hasta otro para hacerlo en circuito -Track-. En todos los casos es previsible una mejora de sus cualidades en carretera y circuito, debido a la nueva plataforma, al mejorado reparto de pesos, a la aerodinámica optimizada o a la nueva suspensión regulable.

¿Una curiosidad? Para evitar posibles problemas en los badenes más pronunciados, el coche dispone de un sistema elevador del morro que, con tocar un botón, permite que la parte delantera del Corvette se eleve unos cuatro centímetros, lo haga en apenas 2,8 segundos y pueda mantenerse así mientras el coche no supere los 40 km/h.

Quien lo desee puede añadir un pack con mejoras denominado ‘Z51’ y que cuenta con una suspensión retocada, frenos potenciados, escape diferente, refrigeración optimizada…

En Estados Unidos, la marca ha anunciado que el precio de partida de este coche será inferior a los 60.000 dólares, algo más de 53.000 euros al cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.