Movilidad

Cómo va la IA a cambiar el futuro del ‘carsharing’

El 'carsharing' nos anima a realizar un uso más racional del automóvil. Por ello, parece el campo ideal para reclamar el 'asesoramiento' de la más perfecta de las 'mentes': la IA.

Imagen de carsharing de ShareNow

Hoy más que nunca, poseer y conducir un automóvil es una tarea que conlleva realizarse muchas preguntas. «¿Cambio de coche ahora… o me espero?» «¿Qué forma de energía me conviene más?» Y, sobre todo, una que gana ‘popularidad’ con cada día que pasa: «¿De verdad necesito tener un coche, con lo poco que conduzco a diario?»

Todas ellas, preguntas que denotan -especialmente, cuando las compartís con nosotros a través de vuestras consultas– una preocupación por obtener un uso racional del vehículo propio. Pero es la última, precisamente, la que suele provocar un giro de la mirada hacia las nuevas formas de movilidad. Especialmente, un ‘carsharing’ que, si tomamos el ejemplo de ShareNow, ya es una modalidad madura y consolidada en las principales ciudades del planeta.

Esta empresa -que comenzó su andadura como ‘Car2Go’ hace algo más de cinco años- confía plenamente en las ventajas que la tecnología proporciona en sus operaciones, así como en todo aquello que eleva la satisfacción del usuario. Y creen, con absoluta firmeza, que la aplicación de la inteligencia artificial es el futuro.

Lo que un gran ‘cerebro’ puede resolver

Cuatro son los retos que los responsables de ShareNow señalan como ideales para ‘echar mano’ de esta tecnología, siendo el primero de ellos la elección de la zona ideal para establecer el servicio de vehículos compartidos. Factores sociológicos y demográficos -número de habitantes y su media de edad, población activa local, cantidad de habitantes con carné de conducir en vigor…- se mezclan con los geográficos -densidad de transporte público, lugares de ocio e interés…- en un ‘big data’ que la IA puede desentrañar… y generar, como último resultado, una calificación predictiva de idoneidad.

Dos desafíos están directamente relacionados con los vehículos en sí. De un lado, es preciso garantizar su disponibilidad en todo momento, lo cual se logra a través de una valoración sobre la frecuencia de uso de cada unidad en servicio. Por otra parte, también es posible establecer predicciones sobre el mejor momento para ordenar la limpieza del vehículo.

Por último, la IA podría llegar a participar activamente en las decisiones de negocio, mostrando una calibración de la demanda en tiempo real. Esto último permitiría a los equipos estratégicos tomar decisiones sobre la mejor manera de evolucionar la oferta de servicios dentro de una zona concreta.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.