Expertos HC

¿El próximo repartidor de paquetes será… un robot?

El mercado de las nuevas formas de movilidad no deja de crecer, porque hay mucho hueco y pocos actores. ¿Un ejemplo del que aún se habla poco? La #movilidad robotica. ¿En qué consiste?

Robots coronavirus

Hablé con Matthew Johnson-Roberson, cofundador de la empresa constructora y proveedora de plataformas de robots Refraction AI. Esto coincidiendo con el aumento de 3,44 millones de euros en su capital de semilla. Esta semana hemos publicado un formato «Preguntas y respuestas» donde él mismo contesta a un rango más amplio de tópicos relacionados con la compañía de robótica para entregas.

Este fragmento me saltó a la vista: «Todavía me deja atónito el que nadie haya tratado de copiar lo que estamos haciendo. Había 10 o 12 compañías de robots de acera a comienzos de 2015, 2016 y 2017. La mayoría, exceptuando algunas excepciones, terminaron en la quiebra».

La primera parte de la frase apunta a verdades supuestamente obvias, y que todavía merece reiterar aquí. Primero: si detectas una necesidad en el mercado que creas que puedes situar, ve a por ello. Segundo: probablemente haya incluso más oportunidades para la robótica y la automoción de lo que habíamos considerado. La segunda frase aparentemente niega el segundo punto en cierta medida, pero más que nada, creo que es una acusación de lo despiadada que puede llegar a ser esta industria.

Quién más apuesta, más gana

A más riesgo más recompensa, y todo eso, pero incluso con una gran idea, gente inteligente y un sano crecimiento, el llevar mal los tiempos todavía puede hacer que te des de bruces. De momento, al menos eso parece, los tiempos van bien. La robótica de entrega es una industria que verdaderamente se ha acelerado tras la pandemia; en términos de interés, de innovación, y por supuesto de financiación.

Tal y como anoté la semana pasada, hablé con el cofundador e ingeniero jefe de Gatik, Apeksha Kumavat. También con la cabeza de operaciones de Nuro, Amy Jones Satrom; así como con el cofundador de Starship Technologies, Ahti Heinla. Estas son las palabras de Kumavat sobre esa aceleración en la industria:

«Incluso antes de que la pandemia golpease, toda esta moda del comercio electrónico estaba ya en expansión. Nadie quiere que sus entregas tarden una o dos semanas. Todo el mundo espera que se realicen en un mismo día, así como opciones de recogida junto al bordillo. Ya se conocía un aumento en las expectativas hacia el comercio electrónico y las entregas por encargo. Tras marzo de 2020, lo que hemos visto es un crecimiento enorme en esa trayectoria».

La situación de las «startups» dedicadas a ello

También hablé con otro par de «startups» de robótica, que han emergido de la pandemia con rondas considerables. Scuthe, la situada en Boulder -Estado de Colorado-, surgió con sigilo gracias 11,3 millones de euros Serie A. Esto le trajo una financiación total de hasta 15,25 millones de euros. La compañía se especializa en robótica de paisajismo, comenzando con una cortacésped. Dado el potencial tamaño de mercado, honestamente estoy sorprendido de que no haya más compañías haciendo esto. Interesantemente, la compañía está ofreciendo un modelo de «Robótica como servicio» -RaaS en inglés-, y se está volviendo cada vez más popular dentro de su segmento.

Mientras tanto Dusty Robotics, «startup» con sede en Bay Area, subió en 13,5 millones de euros Serie A, llevando su total de financiamiento hasta los 19,4 millones de euros. La construcción es un mercado potencialmente gigante, con gran interés y con un gran número de jugadores. La oferta de Dusty es interesante y limpiamente única, imprimiendo planes en el suelo de una obra de manera efectiva. La compañía lo compara con unas «Instrucciones de Ikea».

Su directora ejecutiva y cofundadora, Tessa Lau, afirma: «Acabamos de publicar nuestra plataforma de hardware de tercera generación, que fue diseñada desde cero por nuestro equipo en Mountain View, para ser específicamente construida para producir planos acertados y veloces de una obra. Hemos estado trabajando en este producto desde el otoño de 2018, y hemos incorporado las lecciones aprendidas tras completar casi 305.000 de metros cuadrados de planos de construcción, en este diseño de tercera generación».

Y para terminar, una anécdota

El Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos -IEEE Spectrum- detectó el robot, que en realidad había sido anunciado unas pocas semanas atrás. De acuerdo con el papel en el que aparecía Ollie, el robot con ruedas es más experimental que práctico. Pero sin embargo es capaz igualmente de llevar a cabo algunas hazañas impresionantes.

«Los resultados experimentales demuestran que la producción lineal puede mantener al robot de pie, y un control no lineal puede balancear el robot bajo un ángulo inicial, muy lejos del punto de equilibrio, o baso un peso de robot cambiante». Esto todavía no conforma una información detallada sobre el robot Ollie, pero seguro que es algo divertido de observar.

*Artículo escrito por Brian Heater y publicado originalmente en TechCrunch.

Periodista al que le gusta ampliar su rango de visión hacia diversos ámbitos. Me interesan mucho los temas que tengan que ver con las relaciones de poder y la economía, y considero que la ciberseguridad tiene un gran peso en ambos, por lo que intento aprender un poco cada día para perfeccionar mis métodos y poder ayudar todo lo posible a aquellos con sed de conocimientos en el mundo digital y del motor.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.