Consejos HC

Cómo saber si la app de una marca de coches es de fiar

Una de las formas más evidentes de la conectividad entre coche y usuario es... a través de la app para el móvil. Como en cualquier otro programa que te descargas en el teléfono, siempre es bueno seguir unos consejos de ciberseguridad.

Imagen de las apps instaladas en un movil

Nuestro compañero “Jaime” -nombre ficticio- decide que quiere bajarse la app de su banco para realizar ciertas operaciones de manera cómoda y desde cualquier sitio. Encuentra un enlace que le lleva al lugar donde descargárela, lee la pequeña descripción que incluye y todo parece cuadrar con que esa es la app de su entidad bancaria.

Nada más bajársela, Jaime comienza a probarla y a operar con ella; lo primero que le piden son múltiples datos, personales o bancarios, pero nuestro protagonista no sospecha, porque entiende que su oficina del banco también maneja esa información. Sin embargo, pasados unos días, recibe una llamada de la persona de confianza con la que trata cada vez que acude a su sucursal de confianza y le comenta que está percibiendo extraños movimientos en su cuenta, con numerosas compras seguidas y en pequeñas cuantías en establecimientos de dudosa ‘reputación’.

Jaime dice que él lo único que ha hecho es bajarse la app del banco pero que aún no ha operado con ella… y es entonces cuando tanto el empleado del banco como nuestro protagonista caen en la cuenta: la app que se descargó, a pesar de imitar la apariencia e imagen corporativa de la de su banco, en realidad es un aplicación que suplanta la identidad de la original, con el objetivo de que los usuarios ‘piquen’ dejen sus datos… y se les pueda robar información, dinero…

No sólo eso: bajarse una app ‘ilegal’ o maliciosa -aunque sea sin darnos cuenta- puede tener más repercusiones, como la de perder la garantía del fabricante del dispositivo, no poder actualizarse -debido a que no son oficiales, sino piratas- o, como comentábamos, ser víctimas de un hackeo.

Esta situación, aunque ficticia, es más real de lo que parece; y puede suceder con una app bancaria, pero también con una app para conocer gente, hacer compras on-line o, por qué no, ‘comunicarte’ con tu coche. Ahora que estas apps se están poniendo más de moda que nunca con lo vehículos conectados, no está de más repasar los consejos que da la OSI -Oficina de Seguridad del Internauta- a la hora de instalarse una app en el móvil. Y es que “a veces, si lo descargamos del primer sitio que veamos, podemos terminar siendo infectados por algún tipo de virus que ponga en peligro nuestra privacidad“, aseguran desde este organismo.

Consejos sencillos para aplicar siempre

Prácticamente todos los teléfonos ya vienen con un acceso a las aplicaciones oficiales de la marca -Google Play para los Android y App Store para los iPhone-; unas tiendas que disponen de sus propios métodos de ciberseguridad con el fin de que no haya allí apps peligrosas o maliciosas, pero como destacan desde la OSI, no es algo infalible y siempre puede haber apps que se cuelen. Y es ahí donde tienen que entrar las medidas que sigan los usuarios.

La primera es mirar el número de descargas que tiene la aplicación, lo cual siempre ayuda a distinguir cuál es la app oficial y no la fraudulenta, porque la primera se habrá descargado muchísimas más veces. La segunda es mirar lo que opinan otros usuarios: los comentarios y valoraciones son interesantes para saber si la app es útil, so funciona bien, si hay algo ‘raro’ detrás… y las encontrarás en el apartado ‘puntuaciones y opiniones’. Como tercera medida, comprueba quién ha creado la aplicación; es decir, vistita la página web de la empresa que la haya creado o echa un vistazo en Google para conocer quién está detrás. Encontrarás el nombre en el aparato de ‘Contacto del desarrolldor’ o en ‘Ficha técnica’.

En cuarto lugar, y bastante importante -incluso en las apps legítimas- es revistar los permisos que solicita la aplicación al instalarse. Y es que cuando te la bajes, y antes de que la abras, te solicitará diversos permisos para funcionar -que pueden ir desde acceso a tus fotos y contactos hasta conexión a Internet-, pero también otros que quizá estén de más. Como ejemplo, la OSI asegura que si te bajas una app para editar fotos es normal que te pida acceso a las que tengas almacenadas en el móvil y al control de la cámara… pero que una aplicación para consultar el tiempo no debería tener acceso a la cámara bajo ningún concepto.

La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.