Expertos HC

¡Como en el cine! Así son los villanos del automóvil

Desde su creación, los vehículos y su conducción se han visto en peligro por todo tipo de problemas. Al igual que la historia, estos inconvenientes han ido cambiando con el paso del tiempo.

Imagen de un coche de bodas
Foto: Pexels para Pixbay.

Los vehículos automotores terrestres -más conocidos como coches- son uno de los inventos más exitosos del ser humano.

Actualmente, según los datos del censo de conductores de la Dirección General de Tráfico -DGT-, sólo en España hay más de 27 millones de personas que pueden disfrutar de ponerse al volante.

Pero este desarrollo ha ido sujeto a los fallos y a los peligros que la conducción supone.

Desde el cinturón hasta la introducción de las nuevas tecnologías. Aquí están los principales enemigos del coche que han supuesto, y suponen, el mayor peligro al ser humano.

Peligros en el área mecánica

Desde el inicio de la creación del automóvil, la mecánica y su mantenimiento han sido esenciales para una buena condición del coche. Pero lo cierto es que estas han supuesto en muchos casos un peligro en la conducción.

La carrocería y su interior han sido objeto de accidentes en varias ocasiones. Corrosión, faros en mal estado, fallos en el funcionamiento del cinturón de seguridad, parachoques de un tamaño inadecuado o un mal anclaje de los asientos son algunos de los ejemplos que más suelen darse.

Los fallos en el sistema de frenos también suponen un gran peligro para el conductor. Es importante mantener un buen estado en los discos, las pastillas, el líquido de frenos y en las ruedas para evitar que el coche derrape o no reaccione si pisamos el freno.

Unido a los frenos, la revisión de los brazos de suspensión es esencial, ya que si hay un fallo en ellos, puedes perder una rueda o quedarte sin dirección y el accidente puede ser grave.

Cuando se produce un accidente, si hay algo que puede salvar nuestra vida -además del cinturón- son los airbags. Un posible fallo en alguno de ellos puede diferenciar la situación de una persona de la vida y la muerte. En numerosos accidentes se ha dado que los airbags no saltaron y las personas que iban en el vehículo perdieron sus vidas. Por ello, hay que mantener revisado su sistema.

Por otro lado, la compra de piezas no oficiales pueden producir riesgos y peligros en la mecánica del automóvil, y por lo tanto en la seguridad de las personas. La propia DGT advirtió de estos peligros en sus redes sociales.

Peligros en el comportamiento humano

Si bien muchos problemas se dan por los fallos mecánicos, la gran parte de accidentes se producen por una conducción indebida. Esto ha estado presente desde el inicio de la vida del automóvil.

En primer lugar, el incumplimiento de las normas de conducción siempre ha sido un gran peligro. Son muchos los conductores que después de sacarse el carnet se olvidan de que hay que cumplir con las normas de tráfico.

Unido a ese punto, la confianza al volante suele ser otro principal problema. Este se da principalmente en los jóvenes, quienes anteponen la diversión a su seguridad y a la de los demás.

El 26% de los accidentes –según la DGT– son causados por personas que conducen bajo los efectos del alcohol. El consumo de alcohol o drogas produce que tengamos una falsa sensación de seguridad, subestimando riesgos y comportándonos agresivamente. Esto, unido a la reducción del campo de visión y a la perturbación en la visión hace que el hecho de usar el coche tenga un final trágico.

Las condiciones meteorológicas también pueden ser considerados enemigos de la conducción. Cuando hay lluvias o tormentas, el número de accidentes aumenta notablemente. Ante esto, es importante que el comportamiento humano al volante se adecue a la situación climática tomando las medidas necesarias para mantener la seguridad.

Imagen de un coche antiguo en un taller
Foto: Pexels en Pixabay.

Peligros en el área electrónica y tecnológica

Fueron las innovaciones científico-tecnológicas las que permitieron dar vida al automóvil. Hoy, son estas mismas las que proporcionan su evolución, pero también sus principales problemas actualmente.

La llegada de las nuevas tecnologías supuso un cambio en la industria automotriz. Estas, unidas al uso de diferentes dispositivos conectados al automóvil, pueden ser -si no tomamos las medidas necesarias- el principal problema de los conductores, de los propios coches y de la conducción por excelencia.

Actualmente, muchos de los problemas vienen relacionados con las distracciones que estas nuevas tecnologías suponen al conductor. Según informa la DGT, “las distracciones causan uno de cada tres accidentes mortales”, situándose por delante de la velocidad y el alcohol.

La utilización del móvil o del GPS suponen un gran riesgo. La caída del propio aparato o de algún otro accesorio, las dudas ante las direcciones del GPS y la falta de actualización de los mapas son uno de los principales problemas.

Pero si hay algo que se está haciendo con el control en todos los ámbitos del motor es la ciberseguridad.

Con estas nuevas tecnologías y dispositivos –y con el aumento exponencial del uso de coches conectados- cada vez son más y más los datos que estos almacenan sobre nuestras vidas. Datos económicos, personales, laborales etc.. Todos y cada uno de ellos están en peligro. Esto se debe a que los crackers son cada día más hábiles y controlan mejor las redes y dispositivos, lo que hace que introducirse en cualquier dispositivo sea más fácil cada día.

Desde conocer los lugares que frecuentamos hasta poder producir fallos en nuestro vehículo pudiendo llegar a romperlo o a controlarlo. Son miles los problemas que los cibercriminales pueden causar en un coche y en su conducción si no se obtienen las medidas necesarias para remediarlo.

Hoy en día, la ciberseguridad es el principal remedio mortal para los villanos del automóvil.

Sara Ruiz
Licenciada en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Espero que, de aquí a dos años, futura doctora en este área. Soy de las personas que piensa que siempre hay algo nuevo por aprender. Por eso, después de haber pasado por medios musicales, económicos, e incluso instituciones gubernamentales; la oportunidad de adentrarme en el mundo del motor es única. ¿Sabes el refrán que dice eso de que el tiempo pone a cada uno en su lugar? pues ese ha sido mi caso. Parte de mi familia se dedica a la mecánica, y a mi padre siempre le ha gustado todo lo que envuelve el mundo del motor. Eso de no poder quitarle el mando cuando veía Formula 1, el Dakar o MotoGp ha hecho efecto en mí. Tanto que uno de nuestros hobbies en verano es comprar motos de segunda mano, desmontarlas y dejarlas como nuevas. Bueno, en verdad yo muchas veces solo miro por miedo a romper algo. Siempre me ha llamado la atención el mundo de la tecnología y la capacidad que tiene para hacernos la vida más fácil y placentera, aunque eso suponga algunas veces dolores de cabeza.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.