Tecnología HC

Cómo ayudar a que tu coche pase mejor su ‘cuarentena’

El paro no es un enemigo exclusivo del hombre. También el automóvil, como máquina compleja que es, se muestra sensible a los periodos de inactividad. ¿Qué debes vigilar en él durante este estado de alarma?

Imagen de un Jeep Abandonado
Imagen de (Joenomias) Menno de Jong en Pixabay

Un automóvil es, por encima de todo, una máquina. Y, concretamente, una altamente compleja: decenas de componentes y mecanismos… que no reaccionan de igual manera ante las adversidades.

Ahora, con el actual estado de alarma -que acaba de prorrogar el Gobierno- nuestros coches se enfrentan a una que ‘no les gusta nada’, la de permanecer largo tiempo parados. Y es que, del mismo modo que un deportista de élite, necesitan una cierta actividad para mantenerse a pleno rendimiento. En condiciones normales se la damos, pues suelen ser -aun con el auge de la movilidad alternativa– nuestro medio de locomoción diario.

Sin embargo, la inmensa mayoría de coches en las ciudades llevan ya dos semanas parados a la intemperie. Sujetos, en definitiva, a la acción de los elementos: frío, humedad, calor… Muy posiblemente, cuando se levante el confinamiento, volverán a arrancar cuando giremos la llave. Pero lo harán con mayor alegría si prestamos atención a unos sencillos puntos.

Y, por supuesto, desde HACKERCAR te recordamos que realices únicamente estas inspecciones en el caso de que puedas efectuarlas sin salir de casa, esto es, en tu propio garaje. El cumplimiento de las normas y la salud son lo primero.

¿Qué puedes comprobar por ti mismo?

Dicho todo lo anterior, queremos dejar clara una cosa: tu coche es mucho más resistente de lo que puedas imaginar. Las marcas llevan décadas probando sus modelos en condiciones realmente extremas, casi apocalípticas en comparación con el actual escenario. Por tanto, si estrenaste coche nuevo hace dos años o menos, puedes -de momento- estar tranquilo sin necesidad de hacer nada.

Si, en cambio, tu vehículo cuenta ya con algunos años a sus espaldas, es posible que también aguante… pero no estaría de más comprobar, por ejemplo, la carga de la batería. Una primera ‘pista’ puede ser un cierre centralizado que tarda demasiado en abrir las puertas. Si posee un sistema ‘sin llave’ tal vez no reaccione a la proximidad del mando, en cuyo caso deberás extraer el espadín de emergencia del mismo e introducirlo en la cerradura que suele ocultarse en el tirador de la puerta del conductor.

Una vez con el capó abierto, lo mejor que puedes hacer para preservar la batería es desconectarla, para lo cual basta con desenganchar el borne del polo negativo. Si te es posible -y si dispones de un lugar seco y seguro- puedes extraerla y guardarla en casa.

El segundo punto ‘sensible’ son los neumáticos. Al estar parados mucho tiempo, el peso del coche recae sobre el punto de contacto con el firme, provocando una distribución irregular del aire dentro de la cubierta que termina por deformarla.

Aquí la solución es un poco más complicada, dadas las circunstancias. Es necesario desplazar el coche -basta con unos centímetros- y cambiar el punto de apoyo de las ruedas en el suelo. Aplicándolo una vez cada dos semanas, debería ser suficiente para evitar las deformaciones. Como alternativa, si dispones de compresor en casa puedes sobreinflarlas -muy ligeramente, eso sí- para ayudar a reorganizar el aire del interior.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.