Tecnología HC

Cómo aprovechará Volkswagen sus ‘viejas’ baterías

Aunque apenas ha empezado con la venta de eléctricos, VW ya tiene pensado lo que hará para recuperar su elemento más contaminante: el litio que emplean sus baterías.

Imagen de la primera batería reciclada por Volkswagen

Planteándolo todo en teoría, desguazar un automóvil es sencillo: basta con afanarse en desmontar todo aquello que en la fábrica -o en los talleres– ensamblaron, desde el motor hasta el último aplique del habitáculo.

Eso sí, primero hay que llevar a cabo una importante operación: retirar todos los fluidos que han hecho posible su funcionamiento. Cualquiera de ellos -combustible, lubricante, refrigerante, líquido de frenos…- se vuelve potencialmente peligrosísimo para el medio ambiente en caso de vertido.

Respecto a esto último, los defensores del coche eléctrico argumentan que este tipo de vehículo, al emplear una menor cantidad de estas sustancias, comporta un riesgo menor en su destrucción. Olvidan, con ello, la presencia de un elemento altamente dañino, más que cualquier otro: los metales pesados de sus baterías.

Un ciclo de ‘vida’ -casi- infinito

Por suerte, quienes sí tienen en cuenta esta problemática son las marcas de coches. Volkswagen, por ejemplo, es una de las recién llegadas a este particular segmento. Pero ya ha previsto lo que ocurrirá con las viejas células de energía de los ID.3 e ID.4 que ahora comienza a producir.

Para ello, su división de componentes acaba de poner en marcha una línea de recuperación en la planta de Salzgitter. Se trata de una cadena que comienza en la catalogación de las baterías desechadas. Un análisis determinará si su capacidad es insuficiente para una ‘segunda vida’ como almacén de energía o punto de recarga.

De ser así, pasará a un proceso de descarga y desmantelamiento tras el cual, los elementos químicos -como el litio, el níquel o el manganeso- pasan a formar parte de un ‘polvo negro’ que podrá utilizarse como materia prima en la creación de nuevas baterías. Tan sólo sería necesario -para esto último- una separación hidrometalúrgica.

Con todo ello, las baterías empleadas por VW formarían parte -desde su concepción a su desechado- de un círculo sostenible que permitirá a la marca aprovechar hasta el último gramo de unos materiales cada vez más escasos… y demandados.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.