Expertos HC

¿Cómo afecta el pago con móvil al transporte público?

Hay personas que ya solo sacan la cartera del bolsillo para pasar la tarjeta de transporte público por el receptor. Pero en algunas ciudades ya no es necesario. ¿Qué ventajas aporta el móvil a los desplazamientos públicos?

pago móvil transporte público
Photo by JÉSHOOTS from Pexels

Los dispositivos móviles se han convertido en una cartera particular para cualquier tipo de pago. En un móvil se pueden registrar tarjetas de crédito, cuentas bancarias, entradas a conciertos y bonos de transporte público. Estos últimos han sido los de llegada más reciente, y resulta interesante analizar cómo están cambiando las maneras de desplazarse de los ciudadanos.

Sobre todo, porque en España todavía no se ha implementado de manera generalizada. Solo la Comunidad de Madrid ha comenzado a hacer pruebas con este tipo de pago. Las medidas tomadas para unificar todos los transportes en una misma tarjeta aún están recientes.

Por ello, fijarse en cómo utilizan el móvil otros sistemas de transporte público puede servir como incentivo. Para este cometido analizaremos 5 puntos en los que esta nueva forma de actuación está cambiando el tránsito urbano en algunas ciudades:

1. Contactless

Que resulte obvio no significa que no suponga una ventaja. Habilitar el pago con contactless en móviles supone una manera más cómoda de acceder a buses, trenes, metro, etc. Esto es posible gracias a la tecnología NFC, basada en chips que se activan con la cercanía.

Algunas ciudades de países como Alemania, Países Bajos, Singapur o Reino Unido ya han implementado completamente esto y ya trabajan en el siguiente paso. En el futuro no será necesario sacar nada de los bolsillos, sino que bastará con pasar junto al conmutador que autorice -o no- la entrada.

2. Cooperación con servicios privados

Muchas compañías de transporte compartido -Uber, Lyft o similares- están empezando a implementar el transporte público en sus aplicaciones. Esta colaboración supone un importante avance en la comodidad del usuario y en la movilidad intermodal.

Calcular desde una misma aplicación una ruta que implica transporte en taxi, bus y tren, supone un gran ahorro de tiempo para los ciudadanos. Los departamentos nacionales de transporte caminan hacia este tipo de soluciones.

3. Soporte a servicios sociales

Las organizaciones dedicadas a los servicios sociales también encuentran ventajas con el pago móvil en el transporte público. Para estas instituciones es más fácil asegurarse de que las personas que necesiten un trato especial lo reciban.

Los móviles de personas con alguna discapacidad contarán con permisos diferentes. No solo en el transporte, sino en general, por lo que se les facilitará el acceso a todas las prestaciones desde un mismo dispositivo.

También supondrá una mayor base de datos en cuanto a peticiones de estos usuarios con el objetivo de hacer más cómoda su situación. La ciudad colombiana de Bogotá es el gran ejemplo en este tipo de implementaciones.

4. Amplio acceso de aplicaciones móviles

El desarrollo de aplicaciones móviles que sirvan para gestionar únicamente las tarjetas de transporte público pueden suponer una reducción de infraestructuras. El plan de Madrid para unificar el transporte público en una sola tarjeta ya apuntaba a esto, y el pago móvil puede ser el siguiente paso.

Una app de gestión de dicho abono facilitaría la renovación automática de este o el pago de trayectos individuales utilizando solo el móvil. Es decir, que los puntos de venta perderían sentido, suponiendo un ahorro de tiempo y dinero.

Si eres de los que se despistan a la hora de renovar la tarjeta, esto te será de gran ayuda. Pero también será útil para turistas, que no tendrán que adquirir un abono, solo bajarse la aplicación móvil.

5. Ahorro de papel con códigos QR

En el caso de que el sistema de transporte público no esté unificado en una tarjeta, el pago móvil también tiene soluciones. La alternativa es similar a los tickets de vuelo o entradas a eventos que funcionan con códigos QR y pueden ser presentados desde el móvil.

Aunque la implementación de estos obligaría a desarrollar nuevos sensores, supone un importante ahorro en costes de producción y en extravíos.

El futuro del pago móvil en el transporte público

A medida que surjan avances tecnológicos, la flexibilidad de pagos se adaptará a estos. Por ejemplo, ya se están implementando tecnologías biométricas como reconocimientos dactilares o faciales.

El uso de móviles también supone un apoyo para el Big Data. Las autoridades podrán registrar más fácilmente las tendencias de uso del transporte público. Con esta información, podrán mejorar las prestaciones de sus sistemas para asegurar la comodidad máxima del usuario.

Como consecuencia, todos estos avances pueden incidir en el mayor uso de estas vías de transporte en detrimento de las privadas. Un panorama que ayudaría en muchas de las cuestiones que preocupan a la movilidad sostenible.

*Artículo originalmente publicado por Rachel Loeffler en el blog de HereMobility.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.