Movilidad

Combustión o eléctrico: a día de hoy, ¿cúal es más rentable?

¿Estás pensando en comprar un coche, ya sea nuevo o de ocasión? ¿Dudas entre adquirir uno eléctrico o uno de combustión? ¿Qué factores pueden influir en la decisión que tomes?

Según vayan pasando los años, los gobiernos, los grupos de presión y las famosas ‘agendas’ conseguirán que creas que adquirir un coche eléctrico te proporciona más ventajas y comprar uno de combustible, más inconvenientes.

Las legislaciones impuestas durante los últimos años a los vehículos gasolina o diésel, el anuncio de prohibiciones de circulación -o incluso de fabricación-, la escalada de los precios de los caburantes… parece que terminarán consiguiendo que adquirir un coche con motor ‘convencional’ de los que quema el carburante sea una decisión poco rentable -o menos de lo que resulta en la actualidad-.

El gobierno español y la Unión Europea han establecido una serie de restricciones para que tanto los vehículos diésel como gasolina terminen por desaparecer en unos años; por ejemplo, estos días se ha estado hablando de que la Comisión de Medio Ambiente de la UE aprueba prohibir los coches gasolina y diésel para 2035 -cinco años antes de lo que se había dicho en un primer momento-.

Y para ese momento quedan unos 13 años, así que… ¿Merece la pena que si vas a rascarte el dinero y gastar una cantidad importante te decantes por un modelo de combustión, sabiendo que por muy bueno que sea, incluso si cuenta con tecnología híbrida, tiene fecha de caducidad?

En estos momentos, la opción del coche eléctrico nuevo sigue siendo, de media, un 30% más cara que la equivalente en combustión, y eso que los modelos de cero emisiones son los principales beneficiados por las subvenciones gubernamentales -como el Plan Moves, que puede llegar a sufragar la compra con hasta 7.000 euros euros-. Esto ya es un aliciente para la compra de vehículos que usan combustibles.

No obstante, los precios tanto de la gasolina como del gasóil, sobre todo en estos dos últimos años, están encareciendo de forma considerable el uso de los vehículos térmicos. Según un estudio de ‘Seguros.es’, el conductor o conductora español ‘medio’ realiza unos mil kilómetros al mes. Un coche de combustión consume de media 8,05 litros de carburante cada 100 km, lo que supone un gasto de unos 80 euros al mes. La recarga de uno eléctrico por la misma distancia supone un coste de 3,8 euros, de tal forma que el gasto en recargas no superaría los 40 euros. Es decir, la mitad.

Al año, el ahorro que supone tener un coche eléctrico en lugar de uno de combustión asciende hasta los 510 euros. Supongamos que tenemos dos coches iguales, con la única diferencia de uno tiene el motor eléctrico y uno el de combustión.

Según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), la vida media de un turismo en España es de 13,1 años. Ahora imaginemos que ambos vehículos duran lo mismo; pues bien, durante toda la vida útil del modelo, el usuario de un eléctrico habría gastado en recargar su vehículo casi 6.000 euros, mientras que el dueño del modelo de combustión se habría dejado algo más de 12.600 euros, es decir, más del doble. Y eso que hablamos de un uso reducido del vehículo, y que a poco que se recorran más kilómetros, las cifras a favor del eléctrico aumentarían y podrían enjugar, en parte, su precio de partida más elevado.

Otra razón que parece favorecer a los eléctricos son los planes de movilidad impuestos por la UE y el gobierno de España. Como hemos dicho, la Unión Europea prohibirá la venta de coches que usan combustibles en 2035. Y no hace falta esperar a ese año, sino que ya es una realidad palpable a día de hoy, que existen muchas ciudades y núcleos urbanos que ya imponen severas restricciones a la circulación de modelos contaminantes.

Por poner un ejemplo, en la actualidad, los vehículos matriculados -por primera vez- en 2006 o antes no pueden circular por la capital -parte interior de la M30-, a no ser que pertenezcan a residentes.

Y los planes del Ayuntamiento de Madrid pasan por ir aumentando esas restricciones, según discurran los próximos años; por hacer un pequeño repaso, hay que recordar que en la capital, para esos coches de antes de 2006…

  • Desde el 1 de enero de 2022, queda prohibido su acceso y circulación por las vías públicas urbanas del interior de la M-30, excluyendo la propia M-30.
  • Desde el 1 de enero de 2023, queda prohibido su acceso y circulación por la M-30.
  • Desde el 1 de enero de 2024, queda prohibido su acceso y circulación por todas las vías públicas urbanas del municipio de Madrid.
  • Desde el 1 de enero de 2025, la prohibición de 2024 se extiende también para los turismos sin pegatina de la DGT, domiciliados en Madrid.

Y esto no solo pasa en Madrid, ya existen regiones como Barcelona o Baleares que ya han establecido un perímetro de 0 emisiones de gas de efecto invernadero. Y es de esperar que se vaya existiendo este tipo de políticas a todo tipo de poblaciones a partir de un determinado número de habitantes. Por ejemplo, se espera que desde 2023, todas las localidades de más de 50.000 habitantes dispongan de zonas libres de emisiones.

Es de esperar que las restricciones y sanciones por conducir un coche de combustión se endurezcan año a año hasta el momento de su desaparición total. Por lo que la adquisición y la movilidad de estos se va a ver negativamente afectada, si no lo está siendo ya.

En proceso de conversión a periodista con mucha ilusión y vocación desde bien pequeño. Apasionado del mundo de la información en especial del deporte y el automovilismo. Actualmente estoy terminando el tercer curso del grado de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Hago mi debut como redactor en HackerCar con ganas de dar la talla. Inexperto y joven pero muy ilusionado y hábil para hacer lo que más me gusta.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.