Exclusivas

¿Coches por encima de su precio? Esto es lo se han encarecido seis grandes novedades de 2024

Los últimos dos años han estado marcados por una notable escalada inflacionista; y los vehículos han sido algunos de los principales afectados por unas notables subidas de precio. Nosotros hemos querido ver un poco más allá: ¿Cómo han subido las tarifas de algunos modelos en una década?

Imagen de un gráfico que refleja la escala inflacionista en el precio de los coches
Imagen generada por la IA de Bing

Que el precio de un determinado modelo del mercado suba es algo que puede suceder… e, incluso, que sea más de un incremento a lo largo de un determinado periodo de tiempo. En estos últimos tiempos, que un vehículo se encarezca a lo largo de su trayectoria comercial es algo que hemos visto, por desgracia, en casi todos los modelos del mercado. La crisis de la inflación ha conseguido que, en los últimos tiempos, ya no existan los productos low cost.

Pero es que, además, los fabricantes siguen llevando a cabo otra medida ‘poco popular’, que es la de añadir otro escalón en la subida de precio -incluso mayor, si cabe- en todos esos modelos que renuevan y estrenan generación. Lo cierto es que al final, una cosa con la otra, resulta llamativo cómo de caro se ha puesto el adquirir casi cualquier modelo. Y aunque ese es el sentir de expertos y de la calle, no queríamos que estas palabras parecieran un juicio de valor subjetivo del que escribe.

Para comprobar con frías cifras lo que ha estado pasado en los últimos tiempos, hemos decidido analizar el caso de siete modelos; todos ellos con un antecesor similar que estuvo a la venta hace aproximadamente diez años -en algún caso, esa cifra es menor porque el coche o la versión en cuestión no contaban con una trayectoria tan dilatada en el mercado-.

Para realizar la comparativa, hemos elegidos los precios iniciales de partida de los nuevos modelos y hemos buscado una versión similar que se vendiera de ese coche en una generación anterior, a ser posible hace unos diez años. A partir de ahí, comprobamos las principales diferencias en tamaño exterior, mecánica, equipamiento y tecnología.

Imagen de los modelos Dacia Duster

No hay duda de que el Duster es un SUV que se ha encarecido con el tiempo; también es verdad que, por ese motivo, resulta ahora complicado calificarle de producto ‘low-cost’. Pero que este modelo cueste prácticamente el doble que hace una década es bastante justificable. Para empezar, han pasado dos generaciones y el modelo -que se podrá encargar desde marzo y estará en los concesionarios a inicio del verano- se ha transformado por completo, en especial en lo relacionado con la tecnología o la seguridad.

Es cierto que, al menos al hablar de versiones básicas, no ha habido un gran incremento de la potencia o las prestaciones -es más, el Duster 1.6 de hace una década tenía 105 CV, y el modelo actual Eco-G se queda en 100 CV-, pero ahora el nuevo modelo tiene la etiqueta ‘ECO’ en esta versión de partida, debido a la posibilidad de poder utilizar GLP, algo que no ofrecía -al menos, de inicio- su predecesor.

IMagen de los modelos Skoda Superb

Siempre hemos defendido que los modelos de Skoda eran compras inteligentes repletos de soluciones interesantes. Y eso era así porque su precio siempre resultaba muy razonable. Incluso, en ocasiones, nos llegábamos a preguntar cómo productos tan buenos no conseguían un mayor volumen de ventas en nuestro mercado. Sin embargo, la nueva generación del Superb parece querer situar a la marca checa a la altura, si no por encima, de su prima Volkswagen.

Esta cuarta iteración-de la era moderna- del Superb ya está disponible en el configurador de la marca en España, al menos con la carrocería familiar -la berlina se sumará un poco más tarde-; y si te centras en la versión ‘de acceso’, fruto de combinar un motor 1.5 turbo de gasolina con 150 CV, el cambio automático de siete velocidades y el acabado más sencillo ‘Selection’, su coste inicial es de 48.250 euros. Para hacerse una idea, un Skoda Superb Combi del año 2013, con el motor 1.8 TSI turbo de 160 CV, cambio automático y el acabado Ambition, se quedaba en alrededor de 31.300 euros: es decir, casi un 36% más barato.

¿A qué se puede ‘agarrar’ el nuevo Superb para justificar esa subida? En realidad, a muchas cosas. Para empezar, el nuevo modelo, que tiene 150 CV -10 menos que la versión equivalente de la primera generación- viene equipado con un sistema microhíbrido que le sirve para contar con la etiqueta ECO.

Por otro lado, el salto experimentado en diseño, calidad, imagen de la nueva generación del buque insignia de Skoda… ha sido enorme; difícil cuantificarlo en términos económicos, pero sin duda está ahí. Incluso el maletero ha crecido, pasando de 632 a 690 litros y la longitud exterior, que ha crecido de 4,83 a 4,9 m. Y, cómo no, la tecnología y equipamiento de la nueva generación son muy superiores.

Y ojo; desde el inicio, el nuevo Superb tiene una enorme promoción si decides financiar con la marca; de hecho, su precio se queda en 39.100 euros; también es cierto que de descuentos también sabía su antecesor, que podía quedarse en apenas 38.000 euros.

Imágenes del VW Tiguan

El gran éxito de Volkswagen en los últimos 15 años ha ido creciendo con el paso del tiempo en cuanto a tamaño, potencia, sofisticación, tecnología… y, por supuesto, precio. Con todo, visto lo visto, podríamos considerarlo como uno de los modelos que, aún habiéndose encarecido, podemos considerar que lo ha hecho de forma razonable. De hecho, es un incremento de precio que no ha llegado a los 10.000 euros, siendo las promociones actuales similares a las que ofrecía la marca hace ya unos años.

Es cierto que en el paso había versiones básicas que permitían situar el nivel de acceso en un plano más asequible -incluso hubo un Tiguan diésel de 110 CV-; pero si igualamos -en lo posible- la versión de acceso de la nueva generación, la tercera, con una similar de la primera generación y hace diez años, la cosa no pinta del todo mal para el nuevo modelo.

Es cierto: los 10.000 euros parecen una distancia insalvable -en ambos casos, con promociones oficiales incluidas-, pero analicemos los detalles. El nuevo Tiguan, en su versión más accesible, tiene un motor 1.5 turbo de 130 CV por los 122 del 1.4 turbo de su antecesor. Ha crecido en empaque -mide 4,54 por 4,42-, pero no mucho en peso, lo que explica que su velocidad máxima, su aceleración e, incluso, su consumo sean ligeramente mejores en el nuevo modelo. Además, de serie, el coche viene con dos cosas inexistentes en el viejo Tiguan que hemos elegido para comparar, como son el cambio automático de doble embrague el el sistema de micro-hibridación que le otorgan la etiqueta ECO.

Como era de esperar, el equipamiento de serie también ha crecido notablemente, y ahora lleva de serie los sensores de aparcamiento -en ambos paragolpes-, cámara de visión trasera, alerta por cambio de carril, selector de modos de conducción, control de obstáculos en el ángulo muerto, lector de señales de tráfico, control de velocidad adaptativo, faros de led, arranque por botón…

Imágenes de modelos de Opel Corsa

A primera vista, parece que la diferencia de precio no sea tan grande en el caso del urbano de Opel, pero hay que tener en cuenta que hablamos de tarifas de venta más bajas, de tal forma que porcentualmente, la diferencia sí es similar a la de otro tipo de vehículos. En todo caso, vemos que la diferencia entre la versión actual del nuevo Corsa, concretamente en su variante 1.2 gasolina, atmosférica de 75 CV con el acabado Edition, y el Corsa de 2014 con un motor 1.2 de 85 CV y acabado Expression era de unos 3.700 euros, si bien en el modelo antiguo las promociones solían ser más generosas y esa brecha de precio era de unos 4.250 euros.

¿Se justifica la diferencia? Para empezar, la actual generación del Corsa -la sexta- es más grande por tamaño, con sus 4,06 m de largo cuando su predecesor se quedaba justo por debajo de la barrera de los cuatro metros. Sin embargo, el modelo más nuevo -elaborado bajo el paraguas de Stellantis, ya no bajo General Motors- es más ligero y tiene mejor aerodinámica, lo que le permite contrarrestar su desventaja de diez caballos para ofrecer unas prestaciones similares, con un consumo también parecido.

Pero lógicamente es el aspecto de la tecnología y la conectividad lo que más separa a ambos modelos; en el modelo más reciente se incluyen de serie elementos como el control de velocidad, el ordenador de a bordo, el sistema de frenada de emergencia, los sensores de ayuda al aparcamiento, el asistente de cambio de carril, los faros de led, el lector de señales de tráfico, el sistema multimedia o el cuadro de mandos digital.

Imágenes de los Mercedes Clase E Terrain

No ha pasado mucho tiempo desde que Mercedes tuvo la idea de combinar el formato de carrocería familiar con detalles de tipo SUV en su Clase E; pero sí el suficiente para que este modelo haya estrenado una nueva generación que ha iniciado recientemente su comercialización en nuestro país. Los cerca de 6.250 euros de diferencia hacen, en este caso, referencia a las versiones de acceso de ambos modelos, que son las mismas: las denominadas E220d 4Matic. Eso significa que tenemos dos coches con motor 2.0 turbodiésel, tracción total y caja de cambio automática y de nueve velocidades; incluso ambos coinciden en cuanto a tamaño, con sus 4,95 m de longitud y sus 66 litros de depósito de combustible.

Entonces, ¿cómo justifica el nuevo modelo la diferencia de coste? Es cierto que, como decíamos, ambos comparten motor y con una potencia similar -197 CV en el nuevo y 194 en el antiguo-, pero la nueva generación se apoya en la electrificación para disponer de un aporte extra de 23 CV y conseguir de esta manera la etiqueta ECO. A pesar de ello, no mejoran las prestaciones ni el consumo, tampoco las emisiones; aquí quizá el motivo sea achacable a que el nuevo modelo pesa 145 kg más… de tal forma que se da la paradoja de que la tecnología híbrida ‘lastra’ al modelo hasta el punto de que sus ventajas -aparte de la mencionada etiqueta- no se dejan notar realmente.

Sí que hay mejoras claras en el diseño, más elegante y sofisticado en la nueva generación; también el salpicadero es mucho más vistoso, con pantallas digitales de mayor tamaño. En cuanto al equipamiento, si nos centramos en el de serie, aquí si se encuentran diferencias sustanciales, pues aunque el anterior modelo ya venía bien equipado y no era un coche realmente muy veterano, sí que debe inclinarse ante su sucesor, que aquí justifica en buena parte su precio superior.

De hecho, dispone de muchas más tecnologías centradas en la marcha que se agradecen, como la suspensión neumática o el control de tracción. También hay asistentes que antes se cobraban aparte, como el control de velocidad adaptativo o los sensores de aparcamiento en la parte delantera. Lo mismo sucede con el asistente de aparcamiento automático, el control de salida de carril, el asistente de luz de carretera, el detector de obstáculos en el ángulo muerto de los espejos, el lector de señales de tráfico… a lo que se suma algún detalle de confort, como el acceso y arranque manos libres.

Imágenes del VW Passat

Otro de los VW que se actualizan de cara al 2024 es el popular Passat que, a diferencia de sus ocho antecesores, abandona la carrocería en formato berlina para estar disponible únicamente con la variante familiar o Avant. Posiblemente, aquí se produce uno de los mayores saltos de precio entre una generación y otra; y es que en un margen de dos años, los Passat equivalentes de octava y novena generación están separados por… ¡¡más de 12.500 euros!!

Hay que decir que las versiones comparadas son, en ambos casos, de 150 CV y con tracción delantera, si bien en el nuevo modelo la mecánica solo se combina con la caja de cambios automática DSG de siete marchas y el cambio manual de seis en su predecesor; asimismo, el nuevo modelo añade la letra ‘e’ al principio del nombre de su motor TSI, lo que significa que estamos ante un micro-híbrido de 150 CV -etiqueta C en el anterior modelo-.

Una vez conocidos los contrincantes, vamos a ver si se justifica la diferencia de precio; lo primero que hay que decir es que, curiosamente, las promociones son más generosas en la actual generación… si bien entrañan financiar con la marca. En ese caso, el nuevo Passat se queda en los 41.130 euros, por los 30.550 euros de su predecesor: es decir, la diferencia entre ambos es de 9.580 euros.

Una parte de ese dinero se va en el apartado exterior, pues el nuevo modelo es bastante más grande, con sus 4,91 m de largo por los 4,76 m de su antecesor; además, la aerodinámica es buenísima en el nuevo modelo, con un Cx de 0,25. ¿Una de las ventajas de ser más grande? Ofrece un maletero de 690 litros por los 650 de su predecesor. ¿Uno de los inconvenientes? El incremento de peso, cifrado en unos 140 kg.

En tema de prestaciones, el nuevo es algo más rápido por su mejor aerodinámica y al antiguo es mejor acelerando por su menor peso, que también le permite ser algo más económico en cuanto al consumo medio, ayudado no por la electrificación, pero sí por el sistema de desconexión de la mitad de sus cilindros -eso sí, con diferentes ciclos de homologación: 5,1 litros a los 100 el anterior, por 5,4 litros el nuevo-.

¿Y qué pasa en lo relacionado con el equipamiento? Gana el nuevo modelo, que añade de serie elementos interesantes pero que no justifican la diferencia de precios, como el airbag de rodilla para el conductor y el central entre las plazas delanteras, la alerta por cambio de carril, el detector de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores, la radio digital, el sistema multimedia mucho más completo…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.