Movilidad

Coches olímpicos: qué marcas apostaron más por los Juegos

Salir en televisión, aunque sea unos segundos, es complicado para una marca. Que la audiencia a la que llegues sea de miles de millones de espectadores, algo casi utópico. Sin embargo, cada cuatro años es posible... para quien 'entre al juego'.

Imagen del logo de Toyota y los juegos olímpicos

Poco se puede decir de los Juegos Olímpicos; el acontecimiento deportivo por excelencia se celebra cada cuatro años -con alguna excepción, como lo sucedido en 2020 debido a la pandemia del COVID-19– y consigue audiencias que, acumuladas, pueden superar los cinco mil millones de espectadores. Son, por tanto, la plataforma perfecta para conseguir promocionar cualquier producto o servicio.

Las marcas de coches lo saben bien y, por eso, es normal habitual en las últimas olimpiadas que los fabricantes lleguen a algún tipo de acuerdo con los organizadores con el objetivo de surtirles de flotas de sus modelos o de convertirse en la marca -o coche- oficial de los Juegos Olímpicos.

Imagen del Seat Toledo 'Olímpico' de Barcelona 92

Por ejemplo, ya en las olimpiadas de Barcelona 92, Seat construyó un Toledo eléctrico ‘ex profeso’ que acompañase a los atletas en la prueba de la maratón. Con nada menos que 500 kg de baterías a bordo, lograba -aunque tampoco por mucho margen- cubrir la distancia de esta prueba reina: tenía para recorrer 65 km.

Aparte de eso, un total de 2.000 unidades de los Ibiza y Toledo, conducidos por 400 voluntarios, se utilizaron por la Villa Olímpica para el transporte de atletas, delegados y periodistas acreditados hacia y desde las diferentes instalaciones deportivas.

Más recientemente, en los Juegos Olímpicos de 2004, Hyundai empezaba a mostrar músculo: su urbano Getz fue el coche oficial en Atenas, al lado de Phevos y Athena, las mascotas oficiales de Atenas 2004. La firma coreana invirtió algo más de 16 millones de euros para que una flota de sus berlinas, monovolúmenes y 4×4 de aquella época -XG, Centennial, Terracan, Santa Fe- fuesen el transporte oficial de unas 3.500 personas entre deportistas, personajes VIP, miembros del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Atenas o periodistas pudiesen efectuar sus desplazamientos durante esos días

En las siguientes olimpiadas, las de Pekín en 2008, lo que pudimos comprobar es que Volkswagen ya tenía muy claro que el mercado chino era un lugar donde era básico hacerse notar. Por eso, la marca ‘tiró de recursos’ para que durante las semanas del evento pudiera suministrar nada menos que 6.000 vehículos, de los cuales 4.350 eran de VW, 650 pertencian a VW y cerca de otros mil a Audi. Uno de sus objetivos: los desplazamientos de más de 10.000 deportistas de 200 países.

Sochi 2014 fleet vehicles

No sólo eso: cuatro de sus modelos -el Touran, el Passat, el Magotan y el Multivan- custodiaron el viaje de la llama olímpica durante todo su recorrido. Como curiosidad, unos años más tarde, concretamente en 2014, el Grupo VW repitió, aunque en este caso como patrocinador de unos Juegos Olímpicos y Palaímpicos de Invierno, concretamente los de Sochi, para los que aportó una flota de 3.100 unidades de las marca Volkswagen -turismos, comerciales y pick ups-, Audi y Skoda.

En 2012 se celebraron los Juegos Olímpicos en Londres. En esta ocasión fue BMW la que cerró el mejor acuerdo, que llevó más de 4.000 coches para apoyar a los atletas… y, de paso, usar los vehículos como escaparate promocional del ahorro de combustible y bajas emisiones que lograban sus modelos… en especial, el que fue el más numeroso de la flota: el 320d, con cerca de 1.550 unidades, seguido de 700 unidades del 520d, más algunos X3 y X5. Incluso la marca aportó 25 motocicletas para las pruebas de ciclismo.

Como curiosidad, también en el marco de dicho evento, BMW mostró el conocido como Serie 1 ActiveE, como anticipo del futuro electrificado que le esperaba a la marca en menos de una década. Se trataba de un coupé de dos puertas con un motor eléctrico de 170 CV y una autonomía en torno a los 160 km.

un bmw eléctrico en una maratón

Llegamos a 2016 y a los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, Brasil. Aquí el protagonismo fue para la japonesa Nissan, donde su modelo Kick fue -que no se vende en Europa, aunque por concepto sería un SUV a medio camino entre el Juke y el Qashqai– fue el vehículo oficial. Una decisión que la marca calificó de acertada, ya que dijo que gracias a esta campaña, logró incrementar su penetración en el mercado brasileño, hasta alcanzar el 3,5%.

Y, por último, nos plantamos en los Juegos que deberían haber empezado hace un año, los de Tokyo, pero que tienen lugar entre los días 23 de julio y 8 de agosto de este 2021. En total, la marca japonesa -que ‘juega en casa’- pondrá a disposición del evento cerca de 3.700 vehículo, en su práctica totalidad con sistemas de propulsión eléctricos o híbridos y prácticamente 2.700 tendrán como fin hacer transportes entre sedes.

<Imagen del toyota Mirai

No faltarán modelos muy llamativos, como las 200 unidades del APM -un eléctrico que rueda a baja velocidad, con carrocería totalmente abierta y pensado para ayudar a las personas con movilidad reducida, capaz de llevar a cinco pasajeros más el conductor-, una docena del E-Palette -otro eléctrico- que dispone de conducción autónoma, aunque irá supervisado por un operario; el Concept-i, un espectacular concept que tendrá gran protagonismo durante el transporte y relevos de la antorcha olímpica, o durante la prueba del maratón; y, por úlltimo, 500 unidades de la primera generación del Mirai, una berlina eléctrica que utiliza la tecnología de pila de combustible y funciona repostando hidrógeno.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.