Movilidad

Ciudades conectadas: ¿un peligro para personas con discapacidad?

Patinetes, bicis, coches eléctricos... En las ciudades la convivencia cada vez es más complicada entre vehículos y peatones. Sobre todo, si estos últimos tienen una discapacidad.

Vista superior de un paso de peatones. Una persona lo está cruzando y dos coches están parados, esperando

El “barrerismo” podría ser el deporte de moda. “Te pone como un toro. Y una cintura… Sorteas bicis, patinetes… Cuantos más haya tirados en medio de la calle, más deporte”. “Esquivo bicis, patinetes, como si fuese Neymar. Un crack”.

Son algunos extractos de un vídeo en el que, en clave de humor, se nos presenta un curioso concepto que está creciendo en nuestras ciudades: el “barrerismo”. Ha sido grabado por la Fundación ONCE, que define esa palabra como la dificultad que suponen, para desplazarse por las aceras, los nuevos vehículos urbanos: bicis eléctricas, patinetes… Tanto en movimiento sobre la acera como aparcados en la misma.

Esto se está convirtiendo en un problema común para todas las personas que habitan hoy en día en las ciudades, pero se incrementa en aquellos individuos que tienen alguna dificultad en el movimiento. Según la Fundación ONCE, más de 4 millones de personas con movilidad reducida sufren cada día este tipo de problemas, lo que les complica el desplazarse con normalidad.

Un riesgo que se puede evitar

“Son un riesgo totalmente innecesario”. Así califica Luis Miguel López Ruiz, Presidente del Consejo Territorial de ONCE de Madrid, al manejo de estos vehículos por las aceras.

“En septiembre y octubre llegaron muchísimas quejas a la ONCE de personas ciegas, tanto mayores como jóvenes, que se habían caído por un patinete o golpeado con uno” añade.

Pequeños accidentes que causan algún que otro raspón, pero también un problema mayor: miedo a salir a la calle. “Se crea miedo porque salen de su casa y pueden encontrarse con vehículos que ni ven ni oyen, que incluso van en pareja, a gran velocidad” explica López Ruiz.

Regulación y sensibilización

Él aclara que la ONCE no está en contra de las nuevas soluciones de movilidad sostenible, pero sí demanda que se regule su uso para evitar problemas. Cree que la solución pasa por prohibir la circulación de estos vehículos por las aceras y crear espacios de aparcamiento ordenados y acotados, al estilo de las bicicletas compartidas en Madrid.

También pide un régimen sancionador para quienes incumplan las normas y medidas para sensibilizar al usuario.

“La ciudadanía tiene que saber que una persona ciega suele ir tocando la fachada de los edificios con su bastón para orientarse. Si se aparcan vehículos en ese lugar, esa persona podría tropezar y caerse” asegura López Ruiz.

Este conflicto por las aceras ha pillado por sorpresa a los legisladores y responsables de tráfico. El 2018 ha sido el año del ‘boom’ del patinete en las ciudades y se ha saldado con las primeras muertes, tanto de peatones atropellados como de conductores de patinete. Por eso quieren ponerle coto.

La DGT se encuentra trabajando en un borrador para regular el uso de los patinetes eléctricos. Por el momento, se sabe que estará prohibido conducirlos por las aceras y tendrán limitada su velocidad a un máximo de 25 km/h. Además, algunos modelos tendrán que estar matriculados.

Mientras llega esa normativa a nivel nacional –se espera que esté lista a mediados de este año-, son las ciudades las que tratan de regular este ejército de patinetes, ‘hoveboards’ y ‘segways’.

Barcelona fue la pionera de ellas y, en general, todas establecen límites de velocidad y prohíben circular por las aceras, salvo en el caso de Málaga. La ciudad andaluza se desmarca de las demás y obliga a estos vehículos a circular por la acera, aunque adecuándose a la velocidad el peatón.

El coche… que no se oye

Pero el peligro no se encuentra solo en la acera. También ha aparecido un nuevo riesgo al cruzar la calle: el coche eléctrico.

Este nuevo vehículo presenta una diferencia fundamental para las personas ciegas con respecto al de combustión: no hace ruido. Esa circunstancia impide al peatón saber mediante el oído si por la calle pasa uno de estos vehículos o no.

“Un vecino tiene un coche eléctrico y es súper silencioso, no se escucha nada. Solo oyes el ruido del rodamiento por el pavimento, por lo que te das cuenta de su presencia cuando lo tienes encima” cuenta Carlos Hernández Yebra, Delegado Territorial de la ONCE en Castilla-La Mancha.

El silencio de los vehículos eléctricos no es solo un peligro para quienes tienen discapacidad visual. Un estudio de la agencia de tráfico de los Estados Unidos -NHTSA por sus siglas en inglés- indicó que los vehículos eléctricos e híbridos tienen más probabilidades de sufrir un accidente contra un peatón o un ciclista que uno con motor de combustión interna. Esta tendencia se observa sobre todo en determinadas maniobras ejecutadas a baja velocidad, como dar marcha atrás o salir de un aparcamiento.

Ecológicos y demasiado sigilosos

Y es que el sonido de la rodadura apenas es audible a velocidades bajas. La ONCE ha hecho experimentos con personas ciegas y otras sin discapacidad visual pero con los ojos vendados. Ninguna de ellas fue capaz de detectar un coche eléctrico circulando por debajo de los 30 km/h.

Un cruce de calles en una ciudad con varios vehículos que intercambian datos entre sí, como muestra de los coches conectados a la ciudad

López Ruiz señala que “es fenomenal que los vehículos eléctricos no contaminen ni con polución ni con ruido”. Pero no por ello hay que descuidar los riesgos que tienen. “Cuando no hay semáforo adaptado –sonoro-, las personas ciegas se fijan en el tráfico. Si el tráfico para, se puede cruzar. Esa es la técnica que se enseña a los ciegos. Si los coches silenciosos siguen pasando y tú piensas que está parado el tráfico, se genera una situación de riesgo” añade.

En este caso, la solución parece cerca. El Parlamento Europeo aprobó que todos los vehículos nuevos eléctricos puros e híbridos que se homologuen a partir de julio del 2019 emitan un sonido. Para los coches que ya están disponibles en el mercado, la obligación empezará en julio del 2021.

Dicho sonido funcionará mediante un sistema que lo activará por debajo de los 20 km/h, tanto en marcha adelante como en marcha atrás, y deberá sonar a un volumen suficiente como para informar a los peatones de que el vehículo está en marcha. Algunos vehículos eléctricos ya ofrecen este sistema, aunque es desconectable. El sistema al que obligará Europa también podrá desconectarse mediante un interruptor, aunque se volverá a activar cuando el conductor reanude la marcha.

Mientras se implanta esta norma, habrá que maximizar el cuidado al cruzar la calle.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.