Novedades

Citroën C5 X: así se lleva la contraria a todos

Desde su aparición hace 20 años, el C5 ha cambiado muchas veces de personalidad. Y, ahora, no iba a ser menos y varía su enfoque casi por completo respecto a su antecesor. ¿Cuál es el resultado? La primera berlina-SUV-coupé del mundo.

Imagen tres cuartos delantero nuevo Citroën C5 X

Tal vez el C5 sea como ese o esa joven que no termina de tener claro lo que quiere ser en la vida. Ha pasado por muchas fases y, de hecho, todo lo que ha hecho lo ha hecho bastante bien… pero parece no estar del todo contento con lo que es. Y es que hay que recordar que el primer C5 nació como una berlina de cinco puertas, generosa altura, mucha amplitud y precios muy competitivos.

El segundo C5, a finales de los 2000, se volvió más elegante, exclusivo, refinado y tecnológico. Llegó a disponer de versiones diésel y gasolina de seis cilindros, contaba con la comodidad e imagen de algunas berlinas de superlujo, cambió sus cinco puertas por una carrocería de cuatro realmente elegante. Y aunque su precio se incrementó respecto a su antecesor, seguía siendo un coche tremendamente atractivo por relación precio/producto.

Y llegamos a 2021. El mundo ha cambiado -vaya que si lo ha hecho- y ahora el fenómeno SUV lo invade todo; da igual la categoría del mercado, el tamaño del coche o, incluso, su imagen de marca. Desde un Kia hasta un Porsche, desde un Picanto hasta un Taycan, todos los modelos quieren ganar centímetros de altura al suelo, protecciones de carrocería a imagen de 4×4.

Y Citroën, para no dejar de ser Citroën, sabía que era su momento de aplicar la moda SUV a un segmento que no lo ‘practica’ mucho: el de las berlinas. Y el resultado se llama C5 X. Que esa ‘X’ represente la incógnita del éxito del modelo en el mercado, está por ver.

Lo primero, cómo no, es catalogar a este nuevo modelo francés, pero ya decimos que no es sencillo. Ni las frías cifras, tan objetivas y concretas, lo ponen fácil en esta ocasión: este C5 X mide 4,8 m de largo y 1,86 m de ancho, de tal forma que es fácil encuadrarlo con berlinas tipo Opel Insignia, Ford Mondeo o Peugeot 508.

Imagen interior nuevo Citroën C5 X

Sin embargo, la altura de 1,485 metros y, sobre todo, la distancia al suelo que Citroën califica de ‘generosa’ -a lo que contribuyen unos neumáticos de gran diámetro con llantas de hasta 19″- es lo que no termina de encajar dentro de su definición de berlina. En este aspecto, quizá sería más parecido a un BMW Serie GT… salvo por la mencionada altura libre del francés.

Y luego está el diseño en sí. El frontal es realmente atractivo, con sus faros de leds y la nueva imagen de marca que hemos visto en el también reciente C4. En cuanto a la trasera, un práctico portón trasero de gran tamaño da paso a un maletero de 545 litros.

Por cierto, que el interior será especialmente cómodo por muchos motivos. Uno es precisamente la amplitud; también se repite la fórmula del C4 en cuanto al empleo de asientos amplios y cómodos. En el C5 se suman además ventanillas insonorizantes… y el empleo de una amortiguación especial con dos variantes: la clásica y una adicional para las versiones más sofisticadas, con un regulación en varios niveles de dureza.

Todo conocido, pero todo bueno

Tecnológicamente, del interior nos quedamos con dos elementos. El principal es la enorme pantalla de 12″, táctil pero también manejable a través de comandos naturales de voz, del sistema multimedia. Es totalmente personalizable, mediante el empleo de widgets, al más puro de estilo de móviles y tablets. La instrumentación también es digital, y se ve secundada por un HUD de gran tamaño y formato más panorámico con indicaciones a color.

Por lo que se refiere a los asistentes a la conducción, Citroën presume de un nivel 2 de conducción autónoma, lo que quiere decir que ofrecerá, según versiones, el control de velocidad activo con mantenimiento de distancia y capacidad de llegar a detenerse en caso de atasco o retención; y el dispositivo de mantenimiento en el centro de carril.

Imagen tres cuartos trasero nuevo Citroën C5 X

Ambos sistemas, cuando funcionan de manera conjunta, logran precisamente que en terrenos favorables, como en autopista, el coche prácticamente conduzca por sí solo -aunque es el conductor el que debe mantener la atención y control del volante en todo momento-.

Por lo que se refiere a la parte mecánica, por ahora se sabe que habrá versiones gasolina y diésel -seguramente los 1.6 turbo y 2.0 HDI, respectivamente, sean los que más tengan que decir-, pero que tampoco va a faltar desde el incio un híbrido enchufable -se llamará ë-C5 X- con una potencia total de 225 CV, la posibilidad de recorrer hasta 50 km en modo cero emisiones y con una velocidad punta de 135 km/h sólo con la ayuda del propulsor eléctrico.

P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.