Novedades

Citroën C5 Aircross: las 6 cosas que cambian, ¿le hacen mejor?

Desde su aparición en los mercados hace algo más de tres años había un motivo principal para adquirir este SUV francés: su comodidad, por encima de la media. ¿Añade otros alicientes en esta renovada versión para 2022?

Imagen del nuevo Citroën C5 Aircross

Después del C-Crosser -un excelente modelo realizado en colaboración con Mitsubishi-, Citroën tenía algo ‘abandonado’ el segmento de los SUV de tamaño medio-grande. Por suerte, en 2018 volvió a la carga con el denominado C5 Aircross, un modelo con una imagen bastante personal y que, sobre todo, hacía gala de diversas soluciones -asientos, suspensión…- para resultar comodísimo para quienes viajasen a bordo.

Y aunque el modelo tenía otras muchas virtudes, para bien o para mal todo el mundo lo vio como la alternativa que debías comprar si buscabas ese tipo de característica por encima de otras. Evidentemente, eso atraía a un buen número de compradores -más de 18.000 compradores lo han adquirido en nuestro país desde que se puso a la venta-, pero podía ahuyentar a otros. Pues bien, ahora con la llegada del remozado C5 Aircross, la marca francesa se ha dedicado a potenciar otras de las cualidades del modelo.

Por ejemplo, el diseño cambia notablemente en la parte delantera, asemejándose al de los últimos lanzamientos de la marca, como son el C5 X o el C4. Dice Citroën que el frontal «está mejor estructurado», pero lo que en realidad tiene son unos faros más llamativos -los de alumbrado y los de la luz diurna, todos con led de serie-, el logo de la marca también es más grande, el paragolpes también se ha renovado y aparecen nuevas tomas de aire.

Visto de perfil hay nuevas llantas, unas carcasas en negro brillante para los retrovisores, nuevos detalles en las barras portaequipajes y una parte posterior también con unos faros renovados. No ha variado la longitud, que sigue siendo de 4,5 metros -aunque el coche parece visualmente más grande que esa cifra-.

No cambian buenas ideas, como las protecciones de la carrocería, una buena altura libre al suelo de 230 mm -aunque no sea éste ni casi ninguno de sus rivales un modelo pensado para salirse de la carretera-.

Imagen del nuevo Citroën C5 Aircross

Ahora es mucho más ‘personalizable’. Como nadie quiere tener un coche como el del vecino -sobre todo si es un modelo que se vende mucho-, Citroën permite ahora elegir nuevos colores para la carrocería -como el llamado Azul Eclipse-, aparecen los denominados ‘Packs Colors’, que sirven para decorar elementos como las entradas de aire frontales y las protecciones laterales -las denominadas Airbump-… y aparece un acabado Black Pack con predominio de elementos en negro como, por ejemplo, las llantas de 19″.

El interior se vuelve más digital y conectado. Por ejemplo, ahora hay una nueva pantalla táctil de 10″ que se ha reubicado y ahora es de tipo flotante -con las salidas de aire que ahora van por debajo-. Sigue permitiendo que el salpicadero tenga un aspecto limpio y sencillo porque agrupa numerosas funciones, entre ellas las de la climatización, que quizá no es algo que convenza a todos. También conserva dos hileras de botones para tener acceso rápido a los menús o funciones principales y que ahora van situados más arriba para tener un mejor acceso.

La instrumentación se renueva: sigue siendo una pantalla digital de 12,3″ y con un alto grado de personalización, de tal forma que puede mostrar información de la navegación, las ayudas a la conducción… y, por supuesto, todos los datos del vehículo y el ordenador de a bordo.

La tecnología llega hasta los asientos, que ya eran uno de los elementos destacados del modelo anterior, pero que ahora se renuevan con los denominados ‘Citroën Advanced Comfort’, que destacan por el empleo de nuevas espumas que no se deforman con el uso, lo cual ayuda a que el cuerpo se canse menos en los largos viajes. También son nuevos los materiales que los recubren -tela, Alcántara o cuero- pero podrán seguir disponiendo de calefacción y masaje.

Imagen del nuevo Citroën C5 Aircross

También es nueva la consola central que separa los dos asientos delanteros. Por ejemplo, en las versiones automáticas ya no hay una palanca de cambio, sino un pequeño selector. Además, el mando para elegir entre los diferentes modos de conducción ahora ya no es una rueda, sino un selector que permite pasar de una posición a otra. Por lo demás, aparece lo que han llamado ‘zona de conectividad’ que engloba dos tomas USB y una superficie de carga inalámbrica para el teléfono.

Y lo que se mantiene igual

A falta de concretar los detalles, este C5 Aircross va a seguir confiando en las motorizaciones gasolina y diésel de entre 130 y 180 CV, además de seguir contando con una variante híbrida-enchufable de 225 CV. Por otro lado, también se conservan las cerca de 20 ayudas a la conducción, como la combinación del control de velocidad inteligente y el de centrado de carril que le permiten ofrecen un nivel 2 de conducción autónoma.

También conserva un buen nivel de conectividad, como queda demostrado por el hecho de que su parte multimedia, en las versiones enchufables, pueden recibir actualizaciones over the air -remotas, es decir, que se hacen a distancia-, pero… ¿de qué tipo? Pues, por ejemplo, desde ahora van a empezar a recibir notificaciones a modo de recordatorio para que enchufen sus vehículos y así optimicen la eficiencia que supone contar con una tecnología de propulsión de este tipo. Unas notificaciones que se presentan en forma de mensajes en la pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento.

Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.