Tecnología HC

Cinco coches que ya puedes actualizar como tu móvil

Incluso el teléfono móvil o el ordenador portátil más asequibles son capaces de mejorar y actualizarse constantemente. ¿Por qué no podría hacerlo algo tan complejo y conectado como un coche?

Imagen vehículo actualizándose
Foto: Blambasa en Pixabay

En realidad, lo hemos empezado a ver durante la pasada década y la de los años 20 será la de la absoluta consolidación y expansión: la de los vehículos permanentemente conectados. Eso, además de incrementar el número de funciones del vehículo, también permite que los coches puedan recibir, desde cualquier parte del mundo, actualizaciones de software.

Unas actualizaciones que, por el momento, y en su gran mayoría están centradas en mejorar aspectos como el funcionamiento del sistema multimedia, la cartografía del navegador… o la versión de la aplicación que tienes descargada en el móvil para manejar funciones y controlar información del coche a distancia.

Sin embargo, el software en un coche determina mucho más que la forma de funcionar del dispositivo de info-entretenimiento; de esta forma, actuando sobre esa programación, ya es posible también variar otras funciones del coche. Incluso en los modelos eléctricos se puede llegar a mejorar la autonomía o la potencia del motor ‘a distancia’, sin pasar por el taller y sin ponerle un dedo encima al coche.

A continuación te contamos cinco modelos que, desde que salieron un día por la puerta del concesionario y les fueron entregados a sus clientes, han ido mejorando… algo que va a permitir que se mantengan vigentes por más tiempo.

Imagen posterior del Porsche Taycan

Porsche Taycan: un coche -aún- mejor en segundos

El primer eléctrico de Porsche puede presumir de muchas cosas: de su apariencia futurista, de su potencia, de toda la tecnología que incluye… y, por supuesto, de las actualizaciones que puede recibir. Por poner un ejemplo, hace ahora justo un año, el Taycan anunciaba una gran actualización remota, de carácter gratuito y en todo el mundo.

A modo de resumen, incluía nuevas funciones de carga inteligentes, nuevas prestaciones para el sistema multimedia PCM, servicios adicionales de conectividad -denominados en la marca como Porsche Connect- e, incluso, ‘mejoras en la dinámica de conducción’.

Respecto a esto último, por ejemplo, los modelos del Taycan que disponían de la suspensión neumática -que permite variar la altura al suelo y la dureza de la amortiguación-, añadían la función denominada Smartlift que, en pocas palabras, permite programar el coche para que cuando llegue a una determinada localización -donde haya, por ejemplo, un badén muy pronunciado- la altura del chasis suba de manera automática.

No solo eso: otra actualización del chasis servía para optimizar la tracción y motricidad del modelo en arrancadas fuertes desde parado. ¿El resultado? De la noche a la mañana, tras recibir la actualización, el Taycan Turbo S era capaz de acelerar de 0 a 200 km/h en 9,6 segundos… es decir, 0,2 segundos más rápido que antes.

Ford Mustang Mach-e:

Posiblemente, este SUV eléctrico se ha convertido en un objeto de culto nada más salir al mercado. Su nombre, su estética, sus prestaciones… le han hecho triunfar y convertirse en uno de los más demandados y también en uno de los eléctricos más deportivos y divertidos de conducir.

Pero el Mach-e también destaca por su buena conectividad y por el hecho de poder recibir actualizaciones Over The Air -OTA, por sus siglas-, algo que es posible gracias a la tecnología de software que la propia marca denomina como ‘Ford Power Up’. ¿Y a qué elementos pueden afectar las actualizaciones recibidas?

Por ejemplo, a todo lo que tiene que ver con el completo sistema multimedia Ford SYNC 4A -que se controla desde la gran pantalla táctil ubicada en el centro del salpicadero-; no solo para añadir funciones -como la denominada ‘SecuriAlert’ que sirve para alertarte de peligros locales- o mejorar su parte gráfica, sino también para descargar actualizaciones de firmware y corregir posibles errores. También aseguran que pueden servir para ‘una mejora de las prestaciones del vehículo’.

Respecto a las actualizaciones, este Ford permite administrar una serie de preferencias desde la propia pantalla táctil; por ejemplo, puedes aceptarlas o desactivarlas… aunque esto último significa que se siguen descargando, pero no se instalan hasta que tú lo desees. En todo caso, esas actualizaciones solo se instalan cuando el vehículo está ‘apagado‘; una vez que lo hayan hecho, te aparecerá un mensaje, es decir, todo muy parecido a como sucede con tu teléfono móvil.

Volkswagen ID.4 tres cuartos frontal

Volkswagen ID.3 e ID.4

Las actualizaciones remotas han llegado a Volkswagen de la mano de sus nuevos modelos eléctricos. El pasado otoño, la firma alemana anunciaba que desde ese momento, sus eléctricos de nueva generación contarían, cada 12 semanas, con las denominadas actualizaciones ‘Over The Air’.

Entre las nuevas funciones que estos modelos pueden recibir de manera remota destacan las que afectan al llamado ID. Light, que no es sino una franja luminosa situada en la parte inferior del parabrisas y que, además de decorar, también emplea códigos luminosos para proporcionar información a los pasajeros.

Sin embargo, aparte de las mejoras que pueda suponer de cara al usuario, la marca alemana asegura que las actualizaciones OTA son ‘base de nuevos modelos de negocio e ingresos adicionales’. Por ejemplo, pretenden utilizarse para que el cliente, una vez que ya tiene el vehículo, pueda solicitar y ‘descargarse’ nuevos equipamientos en su coche -lógicamente, previo pago; puede ser un alquiler para usar esas funciones unos días o ya contar con ellas para siempre-. Y se ponen como ejemplos el poder contar con funciones ampliadas para el control de velocidad, una mayor autonomía eléctrica o poder disfrutar en el futuro de todas las ventajas de la conducción autónoma.

Tesla Model S tres cuartos frontal

Tesla Model S: el pionero

Podríamos decir que fueron los pioneros en esto del tema de las actualizaciones; y es que algo que todavía se está poniendo de moda, en la marca de Elon Musk ya llevan cerca de una década haciéndolo. Y no de cualquier forma, sino que son los que presumen de hacer mayor número de actualizaciones inalámbricas y de las más ‘profundas’.

El principio de funcionamiento que plantea la marca es así de sencillo: «Nuestros coches reciben con frecuencia actualizaciones de software inalámbricas que añaden nuevas funciones y mejoran las que ya están disponibles a través de la conexión Wi-Fi».

Este tipo de actualizaciones las realiza Tesla de manera periódica, advirtiendo el coche al usuario siempre mediante una alerta en la pantalla táctil del coche, así como en la app de Tesla en el móvil. Mientras de descarga la actualización, se puede conducir el coche… pero no cuando se está instalando; y cuando el coche está en ese proceso, ya no hay vuelta atrás y no se puede cancelar.

Eso sí, las actualizaciones son tan importantes que los usuarios y los propios medios de comunicación se lo toman como un gran acontecimiento; por ejemplo, a finales del año pasado llegó la actualización V11, también denominada la ‘actualización de Navidad’.

¿Qué novedades incluía? Por ejemplo, incluyen juegos visuales que los coches llevan a cabo con sus luces, la posibilidad de que las cámaras muestren imágenes de los ángulos muertos en los laterales del vehículo, simplificación en el manejo de las funciones del coche, poder ver desde el móvil lo que captan en tiempo real las cámaras que lleva instaladas el coche, juegos que puedes utilizar desde la pantalla del sistema multimedia…

Pero es que ha habido actualizaciones que también han servido para incrementar la autonomía de la batería, la potencia de los motores, para mejorar el funcionamiento del sistema de climatización y, por supuesto, la inclusión de parches para solucionar posibles vulnerabilidades de ciberseguridad.

Imagen frontal del BMW Serie 4 Gran Coupé

BMW Serie 4: siempre nuevo

Entre las firmas premium, posiblemente BMW sea una de las que más tiempo lleva hablando y publicitando de la conectividad de sus modelos. En la actualidad, los modelos equipados con su última generación de sistemas multimedia -es decir, prácticamente todos- y el sistema operativo 7 de BMW ya son compatibles con actualizaciones de software.

¿Y qué tipo de mejoras permiten ese tipo de actualizaciones? Por poner un ejemplo, la última que se ha llevado a cabo la denominan Remote Software Upgrade 21-03, que ha supuesto entre otras cosas la integración del asistente virtual Amazon Alexa en el coche. Por otro lado, el sistema de navegación ha vuelto a incluir un sistema más ‘clásico’ a la hora de introducir destinos; y también, desde esa actualización, los ajustes que introduces en el asistente de aviso por salida de trayecto quedan guardados.

Y eso no es todo: en otras actualizaciones, a los usuarios les han llegado funciones como el M Sound Control -a los que tienen un M3 o un M4- para configurar el sonido que emite el coche en función del modo de conducción seleccionado, un mejorado asistente de mantenimiento de carril, una navegación con información del estado del tráfico que funciona de manera más eficaz…

¿Algo que debes saber de estas actualizaciones? Aseguran que, durante la instalación, el vehículo no estará disponible para conducirlo durante unos 20 minutos; y cuando ya se haya instalado, se te informa desde la propia pantalla del sistema de que ya está todo en orden.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.