Prueba a fondo

Volvo XC40 R-Line

Desde que fuese adquirida por la china Geely, Volvo ha experimentado el mayor salto tecnológico de su historia. Y eso es aplicable, incluso, al SUV más pequeño de la gama: el XC40.

volvo xc40 tres cuartos delantero en color negro imagen estática

Qué debes saber, en breve, del XC40

Que este XC40 forma parte del segmento de mayor crecimiento del mercado en los últimos años: el de los SUV compactos. En él compiten modelos premium como el BMW X1, el Audi Q3 o el Mercedes GLA… pero también infinidad de propuestas generalistas que van desde el Nissan Qashqai al Peugeot 3008 o el Opel GrandLand X.

Que sus dimensiones son bastante ajustadas, con una longitud de 4,42 m, una anchura de 1,86 m y un altura de 1,65 m. Se vende únicamente con carrocería de cinco puertas, tiene cinco plazas y un maletero de 460 litros.

Que nuestra versión supone el tope dentro de la actual gama. Se denomina T5 R-Line y se vende en exclusiva con un motor turbo de gasolina, tracción total y cambio automático. Su precio en la calle es de 52.072 euros -dato a enero de 2019; precio recomendado por el fabricante sin incluir posibles promociones o descuentos oficiales-.

Que el T5 lleva un motor 2.0 turbo de cuatro cilindros con una potencia de 247 CV y un par máximo de 35,7 kgm entre 1.800 y 4.800 rpm. Alcanza 230 km/h, acelera de 0 a 100 en 6,5 segundos y su consumo medio oscila entre 8,3 y 9,1 l/100 km. El peso del modelo es de 1.733 kg.

Que el acabado R-Line es el más deportivo, pero también el más completo del XC40. De hecho, entre sus tecnologías más relevantes incluidas en el precio destacan el dispositivo Volvo On Call -que permite conectarte con tu móvil al coche-, un selector de modos de conducción, el sistema de navegación Sensus Navigation con pantalla de 9”, cuadro de instrumentos digital, faros led… Aún así, se puede completar con elementos como el cargador del teléfono por inducción, el dispositivo de aparcamiento con imagen de 360º por 998 euros, el sistema de sonido Harman Kardon por 756 euros, el pack IntelliSafe Assist por 1.561 euros -que engloba sistemas como el control de crucero inteligente o el Pilot Assist, cuya función es mantener el vehículo dentro del carril-.

Las ventajas de compartir plataforma: este ‘pequeño’ XC comparte base con sus hermanos mayores y, por eso, cuenta con una tecnología -de serie o en opción- superior a la de casi muchos rivales

Hay marcas que, a lo largo de su historia, se han ganado una determinada fama… y, al final, han terminado encasilladas por una determinada característica. Por ejemplo, si te hablan de la firma Volvo, lo habitual es que enseguida lo asocies a seguridad, o que se te venga a la mente aquel lema tan conocido de “Volvo, respuesta segura” que utilizaban en los años 80 y 90.

Sin embargo, en la actualidad, la firma sueca se ha convertido también en una de las firmas más tecnológicas del momento. Y, como era de esperar, mucha de esa tecnología la ha empleado para desarrollar sistemas de seguridad y de asistencia al conductor más completos, eficaces e interesantes.

En realidad, todo esto resulta bastante obvio, y se podría aplicar a cualquier marca. Sin embargo, lo que sucede muchas veces es que la constante y continua implementación de nuevas tecnologías al automóvil conlleva a la vez que a muchos coches les esté pasando lo que a la mayoría de los teléfonos: que ofrecen tantas funciones que, a veces, el usuario no utiliza muchas de ellas, bien sea por no atreverse o, simplemente, por puro desconocimiento.

 volvo xc40 imagen del interior, con tapizados negros y naranjas

Volvo, y en general la mentalidad sueca, siempre ha estado orientada a que los productos que se fabriquen en aquel país y se exporten al resto del mundo -sean muebles o vehículos- resulten intuitivos, ya sea a la hora de montarlos, usarlos o manejarlos. Y hemos querido saber si esto es así a la hora de aplicarlo a uno de los SUV compactos más completos y novedosos del momento: el XC40. Por su denominación, queda claro que es el escalón de acceso a los todo camino de Volvo, pues por encima de él se emplazan los XC60 y XC90. Aún así, como veremos, el hecho de que sea más pequeño y asequible no implica una disminución en el nivel tecnológico.

Volviendo al planteamiento de este CarLab, hemos querido saber si se cumple la máxima que preconiza Andreas Ropel, responsable de funciones de experiencia digital de usuario de Volvo, que no duda en calificar la tecnología del XC40 de “humana y natural”. Dicho con otras palabras, si un coche con muchos dispositivos puede terminar por intimidar al conductor.

Lo primero que ves… puede suponerte un pequeño shock

En realidad, el proceso de acercamiento y apertura del coche es como el de cualquier otro modelo dotado de acceso y arranque manos libres: con llevar el mando en el bolsillo, el XC40 detecta tu proximidad y desbloqueará las puertas según acerques tu mano a la manecilla. Todo correcto. Sin embargo, la primera sorpresa llega cuando te dispones a arrancar y oprimes el botón stop/start ubicado cerca del cambio.

 volvo xc40 detalle de la instrumentación que en esta unidad es un cuadro de mandos digital

En ese momento, el cuadro de instrumentos completamente digital -una pantalla de 12,3” incluida de serie- cobra vida y entre las esferas del velocímetro y el cuentarrevoluciones surge un listado de todos los sistemas de asistencia al conductor -City Safety, Pilot Assit, Driver Alert, BLIS…-, indicando que todo está en orden. Apenas dura unos segundos, pero un total de diez dispositivos son chequeados antes de la puesta en marcha del vehículo.  

Hablando de dicho cuadro de mandos, no es el más configurable del mercado -comparado, por ejemplo, con el de un Peugeot 3008 o un Mercedes Clase A-, pero aún así permite que el usuario varíe ligeramente su apariencia y decoración, por ejemplo para darle una apariencia algo más deportiva -tono rojo, números en cursiva- o un más simplificada que distraiga menos la atención del conductor. Como ya sucede en otras instrumentaciones digitales de marcas rivales, se ha optado por conservar la característica apariencia de los cuadros de mandos ‘analógicos’ de Volvo.

Con todo, lo más significativo del interior del XC40 -y que es seña de absolutamente toda su actual gama, con excepción del más veterano V40- es su nuevo dispositivo de infoentretenimiento, conocido como Volvo Sensus Connect. Según la propia marca sueca, es un centro de mando que engloba cinco grandes áreas: entretenimiento, conectividad, navegación, servicios y control.

Dicho con otras palabras, la idea es que buena parte de la tecnología que embarca este SUV sea visible y manejable desde una pantalla. Porque esa es otra característica definitoria del modelo de esta prueba: es una pantalla y un botón, al estilo de cualquier iPad. Apenas si existen mandos físicos, salvo los que controlan el volumen, el selector de modos de conducción o las lunetas térmicas, ubicados todos ellos en una fila de mandos justo por debajo.

Vertical frente a horizontal

Otra característica curiosa es, sin duda, su posición vertical; una solución que emplean Renault o Tesla, pero que no es lo habitual. Entre eso, sus 9” de generoso tamaño o el hecho de estar flanqueada por dos delgadas salidas de ventilación, la firma escandinava ha conseguido dotar de una imagen muy personal el habitáculo de sus nuevos modelos y hacer que la tecnología sea la que marca las directrices de ese diseño.

Por concluir con el soporte, su calidad de imagen -con superficie antireflejante- y sencillez de manejo son buenas -hasta se puede utilizar con guantes y los movimientos que hay que hacer en ella son como los de cualquier tablet: arrastre, pellizco…-. Por ejemplo, el menú de principal da acceso a los dispositivos más utilizados a bordo, como son el navegador, el teléfono, el equipo de sonido y la climatización -esta última siempre aparece fija en la parte inferior de la pantalla-. Como en otros dispositivos multimedia, es posible generar unos perfiles de conducción para facilitar el manejo y la elección de ciertas funciones, de tal manera que el vehículo se adapte al gusto de diferentes personas que se pongan al volante con sólo tocar un botón.

Además, es posible sumar una aplicación de las que están disponibles para el coche -por ejemplo, con la información meteorológica-. En cuanto tocamos sobre alguna de ellas, esa parte del menú se expande para acceder a un submenú claro y sencillo de manejar con todas las funciones necesarias.

Por otro lado, además de esta pantalla principal, existen otras dos ‘laterales’, que se mostrarán si hacemos el gestor de desplazar con el dedo hacia izquiera o derecha. Desde dichas pantallas se controlan los ajustes del vehículo -si movemos hacia la izquierda- y las aplicaciones del coche -hacia la derecha-.

Muchas funciones en una sola pantalla y con pocos botones; el reto es complejo, pero Volvo lo ha resuelto bastante bien

La parte de las apps resulta especialmente interesante; de serie, el sistema Sensus Connect lleva incorporadas una serie de aplicaciones nativas como Spotify -para música en Internet-, Tuneln -radio en la web- , Weather -información del tiempo-, Local Search -búsquedas locales facilitadas por el motor de búsqueda de Google-, Record and send -para mandar notas de audio de forma sencilla-, Pay for parking -para buscar plazas de aparcamiento y luego pagar el importe desde el propio dispositivo-, Glympse -para compartir tu ubicación con amigos y familiares de forma que sepan cuándo vas a llegar-…

 volvo xc40 detalle de la pantalla de la consola central en posición vertical con indicaciones de la letra pequeña del servicio Nokia Here

Como solemos aconsejar en las pruebas de todos estos sistemas multimedia, siempre es bueno, antes de utilizar todas sus funciones, descargar apps o hacer uso de todo lo que ofrece, que se eche un vistazo a los textos legales para saber qué datos e información estamos compartiendo, a quién le llega…

Con Internet es capaz de casi todo

El ‘problema’ es que para disfrutar de todas estas apps y ver ‘todo lo que puede hacer’ un coche como el XC40 es necesario disponer de conexión a Internet y una buena tarifa de datos. En el Volvo se puede conseguir de dos maneras; una de ellas es introduciendo una tarjeta SIM es un módem situado en el piso del maletero.

De esta forma, el coche dispondrá de su propia conexión a la red que aprovechará para hacer funcionar sus mencionadas apps y servicios conectados, al tiempo que permitirá a los pasajeros, gracias a la red WiFi creada por un punto hotspot, que conecten hasta ocho dispositivos a Internet -emplea el protocolo de seguridad WPA2, que es correcto… aunque sería preferible que las marcas de automóviles ya comenzasen a desarrollar el WPA3-.

Por supuesto, la otra manera de conectar el coche a Internet es que le prestemos, desde nuestro teléfono, compartiendo datos a través de la WiFI del aparato. En cualquier caso, esa conectividad también es útil para que el coche reciba actualizaciones remotas que mejoren su funcionamiento sin necesidad de tener que acudir a un taller de la marca.

A diferencia de algunos fabricantes, Volvo mantiene tanto el estándar Apple CarPlay como el Android Auto para disfrutar de varias de las funciones de nuestros smartphone desde el sistema multimedia del coche.

Un sistema conocido, pero de funcionamiento impecable

El XC40 puede incluir los más modernos y sofisticados asistentes a la conducción: desde el que Pilot Assist, que es capaz de mantener al coche centrado dentro del carril a velocidades de hasta 130 km/h sin intervención del conductor, al tiempo que conserva la distancia con los vehículos que le preceden, hasta el que nos avisa de la presencia de otros vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores antes de realizar un cambio de carril. Sin embargo, hay uno que a pesar de ser conocido, destaca por lo bien que hace su trabajo.

Nos referimos al completo dispositivo de aparcamiento automático con visión de 360º. Sin duda, lo más sorprendente es el control absoluto que se tiene del perímetro del vehículo en caso de que decidamos acometer nosotros la maniobra. Y es que la estratégica situación de las cuatro cámaras que rodean el coche -una en el frontal, otra en el portón y dos más en los retrovisores laterales-, junto con la buena resolución de la imagen y el gran tamaño de la pantalla donde se muestran, consiguen un resultado excelente.

Además de ver la imagen del coche ‘a vista de pájaro’, es posible seleccionar de forma individual la visión de alguna de las cuatro cámaras, de tal manera que se puede afinar casi al centímetro a la hora, por ejemplo, de acercarnos lo más posible a un bordillo sin temor a rozar una llanta. Por otro lado, las imágenes no se muestran ‘abombadas’ de tal manera que también es fácil calcular con total precisión la distancia exacta hasta otro vehículo o una pared si estamos aparcando marcha atrás.

El sistemas de cámaras de ayuda al aparcamiento funciona tan bien que rara vez querrás que el coche aparque por tí: preferirás hacerlo por tu cuenta, como un reto para aparcar al coche al milímetro

Para quien necesite la máxima comodidad puede delegar toda la tarea en el Park Assist, que se encarga de tomar el control de acelerador, freno y dirección con el fin de estacionar el coche -o de desaparcarlo-, tanto en línea como en batería. Es uno de esos sistemas perfeccionistas porque, si es necesario, hará que el coche haga más de una maniobra -al conductor sólo se le requiere, en el caso de esta versión automática, para introducir ‘D’ o ‘R’ en el cambio- con el fin de que quede perfectamente centrado en el hueco disponible.

¿Lo único en lo que puede mejorar? De momento, la operación sigue requiriendo, aunque sea de manera mínima, la intervención del conductor, de tal manera que no es posible aparcar el coche desde fuera, a distancia, usando el mando del cierre centralizado o a través de una app, algo que ya hemos visto en coches de Mercedes o BMW.

Y eso no es nada: lo que está por venir

Se espera que para primavera de 2019 -de inicio para Suecia o Estados Unidos- se ponga en marcha un sistema que, con también con la ayuda de una app, permita a los usuarios compartir coche; ya existen aplicaciones de este tipo, pero la de Volvo no sólo te dirá dónde tienes una unidad del coche para que puedas conducirla. También tendrá en cuenta tus necesidades y preferencias a la hora de ofrecerte el vehículo que se más se adecue a ti.

Otra app que se puede poner en marcha en breve, gracias a la colaboración entre Volvo y el gigante del comercio electrónico Amazon, es aquella mediante la cual el usuario podrá autorizar a que le entreguen un paquete… en el maletero de su coche. Bastará con que la persona interesada se suscriba y deje su coche en un área determinada en la que desea que le dejen una mercancía a una hora concreta. Una vez realizada la entrega por parte del repartidor, al cliente le llegará una notificación a su teléfono. En la actualidad, esta interesante propuesta ya se ofrece en 37 ciudades de Estados Unidos, pero se espera que vaya ampliándose a otros países.

Por otro lado, los actuales vehículos conectados pueden generar una gran cantidad de datos que, en caso de compartirse de manera anónima con otros vehículos, podrían lograr importantes beneficios para la circulación, la seguridad… Eso es lo que está poniendo a prueba Volvo para conseguir que en un futuro próximo, gracias a los datos recogidos por un vehículo -por ejemplo: el estado de una calzada, la existencia de plazas de aparcamiento vacías, una alarma meteorológica, un frenazo repentino por una retención…- y compartidos en una nube con otros miles de vehículos, permita mejorar la comodidad de los usuarios, facilitar el trabajo de los servicios de emergencia, mejorar la movilidad en las ciudades inteligentes…

 volvo xc40 tres cuartos trasero en parado, color negro

Esta tecnología, denominada Road Status, la viene probando Volvo hace ya años y, de hecho, cuenta con una flota de unos mil vehículos moviéndose por Suecia y Noriega que comparten entre sí todo tipo de información útil de cara .

Para la segunda mitad de 2019 se espera que comience a llegar, de manera paulatina, a los nuevos modelos de Volvo una versión evolucionada de su sistema multimedia. Esto se debe a que la marca sueca ha llegado a un acuerdo de colaboración con Google para desarrollar una nueva generación de sistemas de infoentretenimiento y conectados, que utilizarán como base el sistema operativo Android y que pretenden ofrecer más aplicaciones y servicios.

Según aseguran en la propia marca, la idea es “revolucionar la forma en la que los clientes de Volvo se relacionarán e interactuarán con sus vehículos”, ofreciendo servicios conectados y predictivos tanto para el vehículo como para lo que le rodea.

VALORACIONES
Conectividad
9
Asistentes de conducción
8
Tecnología de confort
7
Tecnología de entretenimiento
7
App
8
P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.