Prueba a fondo

CarLab: Kia Niro HEV, ¿de verdad es el coche que hoy quiere el público?

¿Qué es lo que la gente quiere? Es una buena pregunta que se hacen todos los departamentos de marketing. En Kia saben que un producto de éxito debe tener estética de crossover y tecnología híbrida. Y ambas cualidades las posee el renovado Niro.

Imagen nuevo Kia Niro azul tres cuartos delantero

Qué debes saber del Kia de la prueba

Que se trata de la segunda generación del crossover híbrido de Kia. Hablamos de un vehículo que vio la luz por primera vez en 2016, basado en la plataforma del Hyundai Ioniq, pero con una apariencia más de SUV. Se vendió hasta el año 2022 y con bastante éxito, pues más de 30.000 unidades llegaron a nuestro país. En ese año 2022 llega la segunda generación, que sigue siendo un vehículo de cinco puertas, pero más grande en tamaño, pues ahora mide 4,42 m de largo, 1,82 m de ancho y 1,54 m de alto.

Esta versión es la HEV o variante híbrida ‘auto-recargable’. Eso quiere decir que bajo el capó delantero se encuentra una mecánica principal de gasolina, en concreto un 1.6 GDI de cuatro cilindros y 105 CV, que se combina con un propulsor eléctrico que desarrolla 43,5 CV. La cifra oficial conjunta serían los 141 CV. Por otro lado, el motor eléctrico se alimenta de una batería de polímero de litio con un tamaño de 1,32 kWh.

Las prestaciones y consumos, muy razonables. De hecho, el Niro HEV consigue una velocidad máxima de 162 km/h -120 en modo eléctrico-, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos. Por lo que se refiere al gasto de combustible, la media anunciada por Kia es de entre 4,6 y 4,7 litros, lo cual hay que combinar con un depósito de carburante que cuenta con 42 litros.

Que el Niro HEV solo se vende con cambio automático de doble embrague y seis velocidades, en combinación con la tracción delantera. Además, quien lo desee puede elegir un Niro pero con mecánica híbrida enchufable -que le permite ofrecer mayor autonomía eléctrica y mejores prestaciones por su mayor potencia eléctrica, pero que cuesta -sin tener en cuenta subvenciones- un sobreprecio de 6.000 euros a igualdad de nivel de equipamiento. Asimismo, en la gama hay un e-Niro, es decir, una variante completamente ‘cero emisiones’ y que supone -sin tener en cuenta las posibles subvenciones gubernamentales- unos 13.000 euros más

La versión analizada se denomina Emotion. Su precio es de 34.954 euros o bien 33.502 euros si lo financias con la marca; un precio bastante superior al que tenía cuando empezó a venderse en España en su actual generación -en julio de 2022 estaba en 31.560 euros-… o que el modelo precedente, que en sus últimos meses en el mercado, con el acabado más completo, rondaba los 26.340 euros.

Que el equipamiento de serie es el más completo. De hecho, de serie viene con freno de mano eléctrico, llamada de emergencia, control de presión de neumáticos, sistema de mantenimiento dentro del carril, detección de cansancio del conductor, faros delanteros de led, luz con cambio automático entre cortas y largas, sistema de frenada automática en caso de emergencia, control de ángulo muerto en los retrovisores, espejos eléctricos y plegables, cuadro de mandos digital de 10,25″, sistema de sonido, dispositivo multimedia con pantalla de 10,25″, cámara trasera de ayuda al aparcamiento, climatizador automático, control de velocidad adaptativo, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, acceso y arranque manos libres, portón trasero con apertura manos libres, cargador inalámbrico…

Entre las opciones, la más destacable tiene formato de pack. Es el denominado ‘pack luxury’, que cuesta 2.700 euros y que incluye elementos como el HUD de proyección de datos en el parabrisas, los asientos delanteros ventilados y traseros calefactables, un sistema de sonido Harman Kardon o el techo solar.

Formato de tipo crossover y eficiente mecánica híbrida: son tendencias de moda, pero… ¿garantiza eso el éxito a este Kia?

No hay duda de que el ser humano y el mundo en general se mueven por modas. Y no es algo que solo afecte al sector de la ropa o los complementos, sino a muchos aspectos de la sociedad y, por supuesto, de las cosas que adquirimos. Y de esto último no se libra el sector del motor, uno de los más cambiantes y que más evolucionan con el paso del tiempo.

Sin tener que retroceder mucho en el tiempo, quién no recuerda que hace apenas 20 años, lo que estaba de moda era tener un ‘turbodiésel’, es decir, un TDI -o con las diferentes nomenclaturas existentes-. También hemos visto triunfar a los monovolúmenes, por su buena combinación de espacio y practicidad para muchas de las familias.

Sin embargo, desde hace ya bastante tiempo, lo que se lleva en el mercado son dos corrientes: una de concepto y otra de tecnología mecánica. La de concepto hace referencia al segmento o tipo de coche que la gente demanda, y es sin duda el de los crossover y modelos de tipo SUV. Carrocería con cierto empaque, postura de conducción dominante, interior normalmente amplio… son cualidades que se valoran mucho en un tipo de modelos por el que empezó a apostar, con mucha fuerza, Nissan y su primera generación del Qashqai.

Imágenes exteriores Kia Niro 2022

En cuanto a la tendencia que tiene que ver con el aspecto mecánico, nos referimos a la hibridación: es decir, al hecho de combinar un propulsor de gasolina con un motor eléctrico con el fin de conseguir unos consumos y unas emisiones contaminantes más ajustadas.

La fórmula ya se sabe que no es nueva: de hecho, la estrenó el Toyota Prius hace más de un cuarto de siglo; lo que sí era más inusual -y de hecho, lo sigue siendo- es que ese tipo de mecánicas se combinen con una carrocería de tipo crossover.

Es cierto que la cosa parece que empieza a animarse y Toyota ya ha puesto a la venta su Corolla Cross o que Peugeot ha ampliado la gama del 3008 con una versión de este tipo, pero sigue siendo cierto que esa mezcla de híbrido y carrocería de tipo SUV sigue siendo algo poco usual… lo cual es curioso ya que, por separado, ambos tipos de tendencia son muy demandadas por los clientes a día de hoy.

A la izquierda, la nueva generación del Niro; a la derecha, su antecesora.

El Kia Niro, como os contábamos, lleva explotando esa fórmula desde hace siete años y ahora lanza la segunda generación que, básicamente, mantiene ese concepto, pero lo que hace sobre todo es una actualización general de lo que es el diseño tanto exterior como interior, aparte de mejorar claramente en lo que tiene que ver con la tecnología.

Es decir el coche sigue siendo más o menos igual por dimensiones, sigue siendo más o menos igual por implantación mecánica, por capacidad interior, por tipo de plataforma… pero es como si ahora hubiese ido a la tienda de ropa de moda y hubiese cambiado por completo su apariencia exterior para volverse más sofisticado; y que también hubiese contratado a un buen interiorista para poner a punto lo que es todo el habitáculo y así lucir un aspecto más elegante y actual.

No hay más que ver el exterior del coche para darse cuenta de que es uno de los grandes cambios de esta generación del Niro. Por dimensiones seguimos teniendo un coche bastante compacto, pues mide 4,4 metros de longitud -es decir, lo mismo que un Nissan Qashqai, que es el auténtico referente-, mientras que la altura permanece por debajo del metro sesenta, lo cual lo aleja un poquito de los clásicos todo camino y lo sitúa, como decimos, dentro de la órbita de los conocidos como crossover.

El diseño exterior sigue las pautas que está marcando Kia para sus últimos modelos y eso significa que resulta mucho más llamativo que antes. Y es que mientras que el primer Niro, aun siendo un vehículo moderno, no era un derroche de personalidad, de esta nueva generación se puede decir incluso que tiene un aspecto bastante futurista.

Uno de los elementos que contribuye claramente a esa percepción tiene que ver con los faros, tanto los delanteros como los traseros. Pero luego también hay pequeños detalles que contribuyen a mejorar su apariencia, algunos de ellos puede que parezcan nimios, pero también aportan su granito de arena y nos referimos, por poner un ejemplo, al renovado logo que estrenó la marca hace relativamente poco tiempo.

Por cierto, también es verdad que está variante que hemos probado luce muy bien por el simple hecho de que hablamos de la versión con el acabado más completo que es conocida como Emotion y que entre otras cosas incluye unas vistosas llantas de aleación de 18″.

Y si, con todo, el coche no te parece lo bastante llamativo, puedes elegir una carrocería que combine dos colores -como es el caso de la unidad que hemos probado-. Si te das cuenta, aparte de su color azul, también tiene elementos en color negro, básicamente el pilar C o en la zona inferior del coche, que consiguen un contraste bastante original –y que es una opción que supone unos 100 euros de sobreprecio-.

Imagen interior Kia Niro 2022

Tecnológicamente hablando, no hay grandes sorpresas, pues tenemos elementos como el sistema de acceso y arranque manos libres mediante el cual hay que pulsar un pequeño botón situado en la manecilla de las puertas delanteras para acceder al interior; y también contamos con esa función manos libres para el portón trasero que da acceso al maletero.

Los vistosos faros a los que antes hacíamos referencia también cuentan con tecnología de tipo LED tanto los delanteros como los traseros y ofrecen en general un buen rendimiento, si bien es cierto que no disponen de la función de apagado y encendido selectivo de algunos de sus LED.

Hablando de faros, por supuesto este coche también incluye luces antiniebla delanteras, aunque lo sorprendente es que tienen un tamaño muy reducido y casi pasan desapercibidos en la parte baja del paragolpes delantero.

Un aspecto muy importante que sí se ha cuidado muy bien que en este nuevo Niro es lo que tiene que ver con la aerodinámica, ya que la marca anuncia un coeficiente CX de solo 0,29. No es una cifra récord, pero sí notable para un coche que ya tiene cierta altura.

Aparte del propio diseño de la carrocería en sí, para alcanzar este valor tan ajustado se incluyen algunos detalles curiosos, como las entradas de aire que se han practicado justo en la zona de las ventanillas traseras, donde se pueden apreciar unas canalizaciones de aire que luego desembocan en la parte posterior del vehículo, a ambos lados de la luneta trasera.

Y antes de acceder al interior, hay un detalle tecnológico que podemos apreciar en este coche. Como buen vehículo moderno, su carrocería está rodeada de sensores, cámaras o radares… pero si te fijas además en el mando a distancia del vehículo, verás que tienen dos botones que no suelen ser habituales, ni mucho menos, en coches de este nivel de precio.

Esos botones lo que permiten al Kia Niro es que se pueda aparcar de forma automática y remota, es decir, que lo que es la operación de que el coche se estacione en batería y se ‘cuele’ entre dos vehículos que a lo mejor no han dejado mucho sitio entre ellos es una labor que tú puedes realizar cómodamente, a distancia, y desde el mando del cierre centralizado de forma totalmente automática.

Tecnológico… incluso en los materiales

Y vamos como el interior que, al igual que la carrocería, ha sufrido importantes cambios de apariencia. Todo el diseño es completamente nuevo, pero es que además de esa apariencia global también hay detalles que le dan mucha personalidad y podemos destacar algunos de ellos.

Por ejemplo, está el diseño del volante, que solo tiene dos brazos y que también tiene alguna cosa mejorable, como el botón de selector de modos de conducción que parece que se ha añadido a última hora; luego está el selector del cambio automático de formato circular que recuerda al que ya emplean otras marcas como Ford o Jaguar/Land Rover.

También es original el interior por algo que no se ve… nos referimos a los materiales que se han empleado en determinados componentes de este habitáculo. Por poner algunos ejemplos, podríamos destacar que la cara interior del techo tiene un recubrimiento con papel pintado; que los paneles de las puertas disponen de una pintura sin compuestos orgánicos volátiles; que los tapizados de los asientos en esta versión Emotion incluyen cuero vegano y con material procedente del eucalipto; o que el suelo del maletero utiliza una fibra reciclada en un 75%.

Así que lo que estamos viendo aquí es un coche que no solo es reciclable cuando llegue al final de su vida útil… sino que ya recurre a muchos materiales reciclados. También es bastante original el conjunto de mandos que se utilizan en la consola central y que recuerda a una solución que empleó en su día la primera generación del Nissan Juke: nos referimos a unos botones -en realidad son superficies táctiles- que pueden variar de función. Es decir, los mismos botones pueden utilizarse para controlar funciones en la parte multimedia o para regular la climatización.

Finalmente, diríamos que la iluminación interior es correcta, pero que todavía puede mejorar por el hecho de que las luces de cortesía recurren a bombillas tradicionales, en lugar del LED de color blanco que queda más sofisticados. Y en cuanto a la iluminación ambiental, es cierto que se puede regular en distintos colores, pero dicha iluminación no llega a muchos lugares del habitáculo.

No hay duda de que esté Kia Niro también ofrece una muy buena postura de conducción, una buena visibilidad y, sobre todo, una buena tecnología que queda reflejada en dos elementos principales.

El primero de ellos es el cuadro de mandos digital, que es una de las cosas que mejora notablemente respecto a la anterior generación, ya que aquel modelo solo podía incluir un cuadro parcialmente digital y en el caso del nuevo Niro, y que también es bastante configurable.

De hecho, desde la pantalla del sistema multimedia punto puedes elegir distintos patrones de visualización que van asociados al modo de conducción seleccionado; y también es curioso que respecto a otros modelos híbridos es posible que puedas ver la información de un cuentarrevoluciones.

La verdad es que esta instrumentación recuerda mucho a la de otros modelos de Hyundai, por el simple hecho de que tanto Kia como Hyundai pertenecen al mismo grupo industrial y una medida lógica es que compartan componentes para reducir costes.

Y vamos con lo que es el apartado multimedia que, en este caso, está protagonizado por otra pantalla que también mide 10,25 pulgadas y que está situada en la consola central, aunque bajo la misma cubierta que la instrumentación para dar una sensación de continuidad… que no es real, ya que ambas pantallas están separadas.

Aquí sucede un poco como con la instrumentación y es que cuando ves esta pantalla piensas que ya has visto algo similar en otros coches; en efecto, esto es así porque recurre a un dispositivo muy parecido al que ya hemos podido ver en muchos otros modelos de Kia y de Hyundai.

Esto no es una crítica, ya que hablamos de un sistema que engloba multitud de funciones que ya son conocidas en muchos vehículos, como la navegación, los ajustes del vehículo, la climatización, las fuentes de sonido…

También, como en esos dispositivos de otros modelos ‘hermanos’ de este Niro, hay cosas curiosas que también están presentes, como puede ser la posibilidad de escuchar los ‘sonidos de la naturaleza’ que están pre-grabados en el dispositivo.

También cuenta con un modo aparcacoches para que puedas configurar el sistema con un código PIN de cuatro cifras y que nadie pueda acceder a él si no conoce ese dato; también tenemos la grabadora de voz, que te puede ser útil si en algún momento vas conduciendo y quieres recordar algo que se te ha pasado en ese momento por la cabeza; también cuenta con el modo silencioso para limitar el volumen de los altavoces y que se cancele el sonido de los que están en las plazas traseras; y como modelo híbrido cuenta, además, con información específica para vehículos que disponen de este tipo de tecnología mecánica.

El dispositivo en sí también tiene una serie de características que demuestran que es muy avanzado, ya que dispone de un buen nivel de conectividad gracias a los servicios guía Connect y Kia Live, que lo que te permiten es disponer de información a bordo que te puede resultar de interés, como información deportiva -aunque sea de deportes un tanto minoritarios en Europa como el hockey sobre hielo o el béisbol-.

También ofrece datos de tráfico, información de aparcamientos cercanos o del precio de las gasolineras con códigos de colores, para que puedas diferenciar cuáles están por encima o por debajo de la media.

Además, este sistema es compatible con los servicios UVO Connect, que lo que hacen es vincular la parte multimedia del coche con una aplicación instalada en el móvil del usuario y que además también es bastante completa, porque desde ella puedes obtener información del vehículo ‘a distancia’, como la autonomía restante, chequear como están las puertas y las ventanas, saber cuál es la ubicación del vehículo en tiempo real e, incluso, ir almacenando datos de lo que han sido tus últimos trayectos en cuanto a distancias recorridas o velocidad media en esos viajes.

Para concluir con la parte multimedia, hay que destacar que el coche permite hacer un borrado de toda la información o datos que contenga si accedes a la opción de restaurar valores de fábrica, además de que también puedes borrar selectivamente perfiles de conductores que hayan sido almacenados.

Por cierto que relacionado con los perfiles, el Kia te permite subir la información y preferencias vinculadas a los mismos a una nube para que si tú alquilas un vehículo de Kia en tus vacaciones, puedas descargarte en ese coche que no es el que conduces habitualmente toda la información de ti como usuario y así ya tendrás una serie de ajustes relacionados contigo desde el momento en el que te pongas al volante.

Pocos cambios, pero un resultado final mejorado

Y vamos ya con la prueba en carretera de este Kia Niro. Como decíamos al principio es, posiblemente, el apartado en el que menos variaciones se han producido respecto a la anterior generación, si bien es cierto que hay cambios.

El Niro sigue estando disponible en tres variantes que se diferencian por el grado de electrificación, siendo la que estamos analizando aquí la que dispone del menor grado de electrificación -la HEV-, quedando por debajo de la variante híbrida enchufable -PHEV- y del Kia Niro completamente eléctrico -EV-.

Respecto a la anterior generación, este Kia Niro HEV o híbrido auto-recargable sigue manteniendo un propulsor principal 1.6 gasolina de 105 CV que se combina con un propulsor eléctrico de 43,5 CV para desarrollar una potencia conjunta de 141 CV que es, exactamente igual, que lo que ofrecía su predecesor.

En lo que va de año se han vendido en España 5.196 Niro, superando en ventas al popular Ceed

Fuente: ANFAC, de enero a julio de 2023

Respecto a aquel modelo, el nuevo Niro es 90 kg más ligero -se emplea mayor cantidad de aceros de alta resistencia-, tiene una batería con una capacidad ligerísimamente inferior -1,32 kWh- y un depósito de combustible que pasa de 45 a 42 l.

Esto es lo que dice la teoría y lo que dicen los datos… mientras que, en la práctica, lo que descubrimos es que esté crossover sigue siendo un coche muy agradable de conducir por la suavidad y el silencio de marcha que llega a ofrecer en buena parte de las situaciones.

Imagen nuevo Kia Niro azul tres cuartos trasero

También, como en su antecesor, sigue siendo un vehículo únicamente disponible con tracción delantera y un cambio automático que, a diferencia de la solución a la que recurren los modelos híbridos de Toyota -el variador continuo-, aquí se emplea una transmisión de doble embrague.

Las prestaciones hablan de una velocidad máxima de algo más de 160 km/h que, posiblemente, sea el dato menos brillante de este modelo y una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos que es un valor bueno y sobre todo mejora los 11,5 segundos de su predecesor.

Pero el punto fuerte de este tipo de vehículos sigue siendo lo relacionado con el consumo y en ese aspecto la nota es brillante, porque la marca anuncia una cifra de consumo medio declarado de 4,6 litros cada 100 km frente a los 5,2 de su antecesor.

Si conduces de una forma muy relajada y tranquila es bastante factible conseguir esas cifras, pero si practicas una conducción un poquito más rápida y viajas acompañado -con más peso a bordo- lo normal es que las cifras se muevan entre los cinco y los cinco litros y medio, que son valores muy buenos y que permiten -a pesar de la reducción de capacidad del depósito- conseguir una buena cifra de autonomía.

Es cierto que si, de nuevo, comparamos el funcionamiento de este modelo híbrido de Kia con el de la auténtica referencia, que es la tecnología de Toyota, podríamos pensar que aquí la parte eléctrica no tiene tanto protagonismo durante la conducción como en los modelos japoneses. Pero luego, si compruebas las cifras finales de rendimiento y consumo ves que el resultado sigue siendo muy brillante en el caso del Niro.

Además, el coche cuenta con un selector de modos de conducción con tres posibles opciones, siendo la más sugerente la conocida como ‘sport’, que lo que hace es que prioriza el funcionamiento conjunto de ambas mecánicas del coche para conseguir una respuesta bastante buena.

Y para concluir, hay que hablar del tema de las ayudas electrónicas que, en esta versión, están incluidas todas de serie. Por destacar, diríamos que el control de velocidad adaptativo nos ha sorprendido favorablemente porque es capaz de hacer muy bien su trabajo e, incluso, acercarse mucho al vehículo que le precede… pero hacerlo de una forma muy natural y segura.

Otra tecnología muy extendida, a día de hoy, es el lector de señales de tráfico que, en el caso del Kia y ayudado por una cámara situada en la zona del parabrisas, lo cierto es que es capaz de leer señales ‘por exceso‘. Es decir, se fija tanto las señales del margen derecho de la carretera como del izquierdo, incluso de vías que son contiguas a la vía principal por la que circulas… pero, en todo caso, funciona también muy bien.

Por lo demás no faltan los clásicos y a conocidos como el avisador de ángulo muerto en los retrovisores o el sistema de mantenimiento dentro del carril. Un apartado en el que podría mejorar es el relacionado con las cámaras exteriores, ya que en este modelo solo hay una y está situada en la parte trasera cuya finalidad es ayudarte a aparcar con mayor seguridad mientras ejecutas la maniobra.

Visto todo lo anterior, a modo de conclusión, se podría decir que la evolución del Kia Niro ha sido completamente natural, pues ha conservado la fórmula original que ya ofrecía un muy buen resultado en cuanto a rendimiento, pero ha mejorado el producto, dotándole de una estética mucho más sugerente y, sobre todo, aportando un nivel de tecnología que le va a permitir mantenerse en el mercado sin problemas unos cuantos años.

Imagen nuevo Kia Niro azul tres cuartos delantero

Asimismo, podrá seguir presumiendo de ofrecer las alternativas híbrida enchufable y completamente eléctrica para que cualquier tipo de cliente pueda encontrar en la gama del Niro una respuesta al tipo de movilidad que esté buscando.

Lo que ya es más discutible es el constante y sucesivo incremento en las tarifas del modelo, no solo respecto a la anterior generación, sino dentro del poco más de año que lleva a la venta esta segunda generación del Niro, porque en ese escaso lapso de tiempo, su tarifa se ha incrementado notablemente -algo que, por otra parte, ha sucedido con casi todos los modelos del mercado-…

A pesar de todo, hay que decir que el precio nos parece bastante justificado y que está en línea con su, de momento, no muy numerosa competencia

¿Quieres ver la prueba del Kia Niro en vídeo?

VALORACIONES
Conectividad
8.5
Asistentes a la conducción
8
TECNOLOGÍAS DE CONFORT /ENTRETENIMIENTO
7
PARTE MULTIMEDIA
8
App
8
La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.