Prueba a fondo

CarLab: Hyundai Bayon 1.2 Maxx

El precio de los vehículos ha subido de manera notable en los últimos tiempos. ¿Cuál es el mínimo que necesitas para acceder a un SUV? Pues lo que tienes que pagar por uno de los modelos más novedosos de la categoría: el Hyundai Bayon.

imagen tres cuartos delantero Hyundai Bayon

Qué debes saber del Bayon de nuestra prueba

Que dentro de la completísima gama de modelos de tipo SUV que ofrece Hyundai, este Bayon ocupa el lugar de acceso, tanto por tamaño como por precio. Hablamos de un modelo que mide 4,18 m de largo por 1,77 m de ancho y 1,50 m de alto, y que en la versión que nos ocupa tiene un precio de 22.315 euros, si bien con las promociones actuales -nada menos que 5.500 euros de rebaja- se queda en los 16.815 euros.

Que lleva el segundo nivel de acabado de la gama: Es el denominado Maxx, solo por encima del más básico Essence, pero dotado de un razonable equipamiento tecnológico, como lo demuestra el hecho que de serie incluya los siguientes elementos. Luces con encendido automático, cuadro de mandos digital de 10,25″, sistema multimedia con pantalla táctil de 8″, sensor de aparcamiento y cámara en la parte trasera, espejos eléctricos y abatibles, sistema stop&start, control de presión de neumáticos, volante multifunción, sistema de alerta por salida de carril, control de velocidad -pasivo-, sistema de asistencia a la frenada de emergencia, radio digital, llamada de emergencia, sistema de luz ambiental…

Aparte de las diferentes pinturas metalizadas, no hay opciones para este acabado. Si buscas un Bayon más completo, deberás fijarte en la versión con el motor 1.0 turbo de gasolina, que se puede combinar con la siguiente terminación: el Tecno, que ya añade los faros delanteros de led, el sistema de control de obstáculos en el ángulo muerto, el dispositivo de acceso y arranque manos libres… entre otros.

Que este Bayon lleva un motor ‘veterano’: se trata de un 1.2 gasolina de cuatro cilindros en línea, atmosférico -sin turbo- y que ofrece una potencia de 84 CV. Disponible únicamente con una caja de cambio manual de cinco velocidades y tracción a las ruedas delanteras, este modelo -que tiene un peso ajustado: apenas 1.100 kg- es capaz de alcanzar los 165 km/h y acelerar de 0 a 100 en 13,5 segundos. Por lo que se refiere a los consumos, la media homologada por el fabricante habla de una cifra de 5,6 litros; por su parte, el depósito de combustible tiene una capacidad de 40 litros.

Que el coche está muy bien aprovechado: Hemos dicho que mide poco más que un urbano ‘clásico’, pero tiene cinco plazas y un muy razonable maletero de 411 litros.

Ahora, incluso el coche más pequeño, tiene su equivalente en formato ‘suv’: así, este bayón sería un poco con un i20… pero ‘ a lo alto’

No descubrimos nada nuevo si decimos que vivimos tiempos ‘complejos’. Más allá de cuestiones políticas o geoestratégicas, lo que le importa a la persona ‘de a pie’ es saber cómo le afecta todo eso en su día a día. Y, sin lugar a dudas, una de las consecuencias más evidentes está siendo la inflación, es decir, el incremento de los precios de prácticamente la totalidad de los bienes y servicios que utilizamos prácticamente a diario.

Aunque se intentan adoptar medidas que aplaquen ese fenómeno por parte de las autoridades, lo cierto es que no suelen ser del todo eficaces. Pero existe una que pueden tomar los propios fabricantes que venden un determinado producto: es el fenómeno de la ‘reduflación’, que en economía es un proceso por el cual una ‘mercancía’ reduce su tamaño o cantidad, pero conservando el precio.

En el mundo del automóvil y más concretamente en el de los SUV, ese fenómeno también se está produciendo. Y es que mientras que hace unos años por unos 18.000 euros te podías comprar uno de estos SUV de tamaño compacto -sin ir más lejos, un Hyundai iX35- y con una potencia razonable… ahora mismo, por un precio similar, puedes aspirar a un modelo del segmento de los SUV urbanos. Y en la gama de Hyundai, ese lugar lo ocuparía hoy el Bayon.

¿Y a qué podemos optar por un presupuesto como el mencionado? Pues a la variante con el motor 1.2 de 84 CV y el acabado Maxx. No deja de ser una versión bastante básica, pero queríamos comprobar cómo de interesante es u modelo que, por otra parte, tiene un precio bastante ajustado en comparación con su competencia, como veremos al final. Y, por supuesto, nos centraremos como suele suceder en nuestras pruebas en lo que tiene que ver con la tecnología.

En estos momentos, Hyundai es uno de los fabricantes con una gama más amplia de modelos de tipo SUV. Y eso que en nuestro país no comercializa todos los vehículos de este tipo con los que cuenta en otros mercados -como los Venue, Palisade, Casper, Seltos, Creta o Alcazar-; con todo, como decimos, en un país como España hay mucho donde elegir, y el Bayon se ha emplazado como el punto de partida y algo así como la versión SUV de un urbano como el i20.

Lo primero que destaca del coche es, sin lugar a dudas, la apariencia. En este sentido, Hyundai ha decidido que aún siendo el vehículo de acceso, resulte un modelo llamativo y diferente. Siendo más o menos parecidos todos los SUV, el Bayon se diferencia claramente tanto en su parte delantera como trasera; de frente, por sus originales faros que, en esta versión, solo recurren a los leds para las luces diurnas -los principales son halógenos-.

En la parte posterior, también por la situación de las luces, por el diseño en ‘zig-zag’ del portón -si lo observas de perfil, verás que tiene forma de ‘Z’- y su decoración en negro o por la franja roja que lo atraviesa… pero que no se ilumina.

Otros detalles que demuestran que la marca coreana ha cuidado mucho la apariencia es que en este acabado Maxx ya cuenta con llantas de aleación de 16″ como elemento de serie -además, muy visotsas y en dos tonos- o la pintura metalizada en la tonalidad Mangroove Greeen, ambas en la unidad que hemos probado.

¿Qué detalles tecnológicos se aprecian a simple vista en el diseño exterior? Los más significativos también serían en la parte trasera, donde destacan los sensores de ayuda al aparcamiento en la zona del paragolpes o la pequeña cámara que asoma justo bajo el logotipo de la marca.

Por un precio razonable, el Bayon ya viene con un vistoso y configurable cuadro digital y un más que correcto sistema multimedia.

Lo que no vas a encontrar en este Bayon es un portón trasero con apertura eléctrica -en realidad, tampoco le hace falta, porque éste elemento no es muy grande y tampoco pesa mucho, por lo que su manipulación ‘a mano’ resulta cómoda-, los faros principales de led -en ese caso tendrías que irte a la versión con acabado Tecno, más cara por el hecho de que se combina con un motor más potente que el que hemos probado- o el sistema de acceso y arranque manos libres -de nuevo, equipado en el acabado superior-.

imagen salpicadero Hyundai Bayon

Por lo que se refiere al interior, se mantiene la tónica de que hay aspectos en los que se nota que estás ante una variante de precio razonable… y otros que te sorprenden de forma positiva en un modelo que, con las promociones, está en un precio de unos 16.000 euros.

De estos últimos, sin duda, el más atractivo es su cuadro de mandos completamente digital: una vistosa pantalla de 10,25″ que, seguramente, convierten a este coche en el SUV más asequible en incluir de serie tal tecnología.

La pantalla tiene una definición muy buena y excelente luminosidad, pero lo mejor de todo es que resulta bastante configurable, lo cual es algo llamativo porque eso suele ir asociado en muchos modelos a que cuente con un selector de modos de conducción, que es lo que hace que varíe el diseño de lo que muestra la pantalla, pero aquí no es así: basta en cualquier momento con actuar sobre un botón situado al lado derecho del volante.

Eso sí, tendrás que entrar en un pequeño submenú que se visiona en la parte central de dicho cuadro, buscar lo que son ‘ajustes de usuario’ y una vez allí bajar hasta la opción ‘Salpicadero’ y posteriormente en ‘seleccione tema’. Si lo haces, podrás cambiar entre cuatro modalidades, conocidas como ‘A’, ‘B’, ‘C’ o ‘D’.

La primera de ellas, el modo ‘A’, sería el de estilo más elegante, ya que el fondo de los relojes laterales adopta una apariencia en blanco; en el modo ‘B’ el cuadro tiene una estética más deportiva, con tonos en negro y rojo, una grafía más llamativa e, incluso, el fondo resulta distinto; el modo ‘C’ sería el más ‘clásico’, con tonalidades azuladas y que recordaría lo que es el diseño de los cuadros analógicos de los Hyundai…

Y, por último, tenemos el sorprendente modo ‘D’, que no se parece a ninguno de los anteriores y que, de hecho, tampoco nos recuerda a ningún otro tipo de instrumentación de la competencia.

En él, se nos muestra la información en modo totalmente digital, en el sentido de que el dato de la velocidad o el cuentavueltas aparecen dentro de unos cubos que, además, van girando conforme el coche va superando velocidades de diez en diez kilómetros por hora.

Aparte de la simple ‘estética’, este cuadro permite mostrar los datos habituales -velocidad, revoluciones, nivel de combustible, temperatura del motor, autonomía restante, kilómetros recorridos…-, pero también ver cómo funcionan los asistentes a la conducción -y realizar ajustes en ellos, como activarlos o desativarlos- o la información del ordenador de a bordo -consumo medio, consumo instantáneo, tiempo que se ha conducido, tiempo que ha estado en funcionamiento el stop/start y, por lo tanto, el motor parado…-.

Por otro lado, lo que es la parte multimedia también se ha resuelto de forma satisfactoria; este modelo lleva una versión ‘sencilla’ de la parte de infoentretenimiento que, a día de hoy, puede ofrecer una marca como Hyundai. Eso significa que el sistema de este Bayon Maxx cuenta con una pantalla de 8″ que, aún siendo táctil -y estando bien situada, a un altura adecuada para su correcta visualización-, conserva un total de seis botones y dos ruedecitas para controlarla.

Desde aquí podrás controlar las funciones habituales de este tipo de sistemas, como son la radio y diferentes fuentes de sonido -el equipo que lleva suena bastante bien para un modelo con un precio ajustado-, la telefonía manos libres -puedes sincronizar dos teléfonos móviles por Bluetooth al mismo tiempo-… o diferentes ajustes del vehículo.

Incluso tiene una función que te permite grabar notas de voz o una pantalla donde se muestra un código QR que se puede escanear para acceder desde tu teléfono el manual de instrucciones del vehículo.

También permite ver las imágenes que capta la cámara situada en la parte posterior del vehículo, cuya calidad es buena si hay suficiente iluminación, pero no tanto en entornos oscuros -un garaje, por ejemplo-.

No cuenta con navegación, pero sí resulta compatible con Android Auto y Apple Car Play -por cable-, de manera que podrás utilizar Google Maps, por ejemplo, como forma de que te guíe a un destino. También cuenta con WiFi que, en este caso, se utiliza para la proyección del teléfono en la pantalla. Por otro lado, el dispositivo puede recibir actualizaciones… pero no inalámbricas, sino introduciendo algún tipo de USB o lápiz de memoria.

La tecnología es correcta EN este modelo, pero no puedes optar por todas las funciones de conectividad que sí llevan los acabados más completos.

Entre los detalles interesantes de ciberseguridad y privacidad, destacaríamos por ejemplo que el Bluetooth cuenta con lo que denominan un ‘modo privado’, que si lo activas, no se muestran los contactos, el historial de llamadas o los favoritos, lo cual puede resultar interesante si compartes el coche con más personas.

Siguiendo con el Bluetooth, es posible cambiar de manera sencilla lo que es el nombre de la conexión y la clave para el emparejamiento: algo muy recomendable, si tenemos en cuenta que por defecto, el modelo se ‘denomina’ Hyundai Motors y utiliza la contraseña ‘0000’, que es muy poco cibersegura.

Por último, también puedes asegurarte de que cualquier dato o información telefónico sobre tí desaparezca del sistema si optas por la opción ‘restablecer’ a los valores de fábrica. Todo esto que te comentamos se puede llevar a cabo desde el menú que se denomina ‘ajustes conexión de teléfono’.

Hablando de restablecer, se puede hacer de forma total del dispositivo desde el menú de ‘ajustes generales’, luego en ‘información del sistema’ y luego pinchando en ‘predeterm.’: si lo haces, te aparecerá un mensaje donde te dice que si sigues adelante, ‘se perderán los datos y ajustes’.

En cuanto a conectividad, el modelo viene con el dispositivo de llamada de emergencia -aunque no de asistencia en carretera-… pero lo que no hemos podido, al menos en esta variante, es la posibilidad de vincular el coche con al app en el móvil de la marca, es decir, con los servicios conocidos como BlueLink. Para eso tendrías que elegir la variante que lleva el dispositivo más completo y su pantalla de 10,25″.

Por lo demás, el interior dispone de un sistema de iluminación ambiental en azul -sencillo, pero que aporta un toque diferenciador-, pero no tiene la posibilidad de incluir un climatizador automático en esta versión. Lo que sí tiene el modelo es uno de los manuales de instrucciones más completos del mercado: un libro principal con más de 600 páginas para leer tranquilamente y comprender todos los sistemas que lleva el vehículo; y luego otro relacionado con la parte multimedia que suma otras 200 páginas.

Un básico en motor… ¿y en asistentes?

Esta variante lleva un motor sencillo, pero que resulta muy interesante en ciertos aspectos, como veremos. Lo primero que hay que decir es que todo aquel que pretenda dar un uso viajero al Bayon -que lo permite por amplitud, capacidad de maletero y seguridad en carretera- es mejor que se fije en las versiones 1.0 turbo con variantes de 100 y 120 CV.

Esto es así porque esta mecánica de 84 CV es estupenda para el día a día, pues tiene una respuesta instantánea desde bajas revoluciones, una respuesta muy directa al acelerador… y aunque su única ‘ayuda’ es un sistema stop-start que detiene el motor en los semáforos o retenciones, su consumo es muy ajustado: si te lo propones, puede bajar con cierta facilidad de los cinco litros cada 100 km, lo cual es interesante para aprovechar al máximo los 40 litros de depósito.

imagen tres cuartos trasero Hyundai Bayon

Y en un uso más normal, las cifra siempre se mantienen en unos valores razonables, con una cifra que puede rondar los 5,6 litros cada 100 km. Lo que no tiene este modelo es algún tipo de hibridación, lo que le hubiera permitido disponer de la etiqueta ‘ECO’. Aquí, de nuevo, es optar por alguna de las variantes superiores de la gama, que gracias al sistema microhíbrido de 48V obtiene la preciada distinción en el parabrisas.

Y en lo que tiene que ver con los asistentes y ayudas a la conducción, de nuevo nos encontramos con esa dualidad: se podría pensar que hay muchos sistemas que esta versión no ofrece, pero lo cierto es que para el precio por el que se ofrece, vienen con bastantes elementos.

Los más significativos son, sin duda, el control de velocidad, que es de tipo pasivo, en el sentido de que el coche puede mantener una determinada velocidad que tú le marques… pero no puede frenar o acelerar en caso de que se encuentre con otro vehículo por delante que ralentice su ritmo.

El otro dispositivo es el sistema de alerta por salida del carril: esta tecnología permite, con la ayuda de una cámara ubicada en la zona del parabrisas, advertir al conductor en caso de que rebase algunas de las líneas que delimitan el carril por el que circulas.

A la hora de analizar el aspecto fundamental del precio, el hyundai no tiene rival. Es competivo, incluso, comparado con un i20: apenas es 1.300€ más caro.

Pero es que, además, también es capaz de realizar correcciones sobre la dirección en caso de que ‘vea’ de que te puedes salir de la carretera; lo que no puede hacer es que esas correcciones sean ‘continuas’ con el objetivo de mantenerte centrado constantemente.

Por último, esa cámara que lleva el coche también sirve para captar las indicaciones de las señales de tráfico -básicamente, las de los límites de velocidad-, para mostrárselas al conductor en la zona de la instrumentación.

Hemos comentado, a lo largo de la prueba, lo ajustado que resulta el precio de este producto… pero esa afirmación hay que basarla en datos contrastados que, en este caso, nos los va a proporcionar su posicionamiento en comparación con sus rivales directos.

Por empezar a nombrar rivales, hay uno muy similar que sería el Kia Stonic 1.2 con el acabado Concept, que con las promociones vigentes se queda en estos momentos en los 18.112 euros, siendo la alternativa que más se aproxima por precios.

Otro rival sería el Renault Captur, que en su variante Equilibre tiene un precio de 19.289 euros. Es más caro, pero es interesante porque su motor es un 1.0 turbo de 100 CV… y en opción puede llevar más tecnología que el Hyundai, con elementos como el sistema de navegación o el climatizador automático.

Los que ya se van de precio notablemente serían el Peugeot 2008 1.2 turbo de 100 CV, más grande por fuera y por dentro, que cuesta desde 25.490 euros y que dispone de un cambio manual de seis velocidades; y, por otro lado, el Citroën C3 Aircross, con un motor potente de 110 CV, cambio manual de seis marchas y un precio de partida para el acabado Shine Pack de 24.440 euros.

A todo lo anterior hay que sumar el Seat Arona, el SUV de la marca española que también es de los más exitosos del mercado… y que con las promociones es los que más se aproximan por coste: tendríamos un precio de partida de 18.330 euros para la variante con el motor 1.0 turbo, gasolina, de tres cilindros, 90 CV y la terminación Reference XM Edition.

VALORACIONES
Conectividad
6.5
Asistentes a la conducción
7.5
Tecnología de confort
7
Tecnología de entretenimiento
8
Apasionada del movimiento, tenga la forma que tenga. Transportarme es un sueño. Los automóviles son los que mejor lo expresan. Periodista, conductora, correctora. Saber cada día un poco más y contarlo. HackerCar es el medio ideal para continuar creciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.