Prueba a fondo

CarLab: Citroën C5-X, ¿es un digno heredero de las grandes berlinas de la marca?

De un Citroën 'grande', siempre puedes esperar 'grandes' cosas. El nuevo C5-X se emplaza como el mayor modelo de la gama, aportando el habitual toque original del fabricante. Ahora bien, ¿su tecnología aporta algo que resulte sorprendente?

Imagen nuevo Citroën C5-X

Qué debes saber del C5-X de este CarLab

Que se emplaza como el modelo más grande de Citroën dentro de la actual gama. Se trata de una berlina con carrocería de cinco puertas -es decir, con portón trasero-

Que la versión analizada cuenta con un motor 1.6 turbo de gasolina, cuatro cilindros y una potencia de 180 CV. En el momento en el que se realizó la prueba, a finales de 2022, esta versión era la más potente entre las motorizaciones tradicionales. Sin embargo, la marca la reemplazó por una variante híbrida enchufable, también con un motor 1.6 turbo, pero de 150 CV, complementado por un propulsor eléctrico de 110 CV, para ofrecer un total de 180 CV. Básicamente, es la misma solución que se puede encontrar en un Opel Astra Plug-in Hybrid o en un Peugeot 308 híbrido enchufable.

Que cuenta con el acabado más completo, el denominado Shine Pack. Su equipamiento de serie es bastante completo e incluye de serie elementos tecnológicos como:

Que cuando estaba a la venta, su precio era de algo más de 47.000 euros, si bien incluía promociones que dejaban esa cifra en los 43.820 euros. En estos momentos, su reemplazo con tecnología híbrida enchufable y acabado Shine Pack tiene un coste de 53.445 euros o bien 49.445 euros si lo adquieres a través de la web store.citroen.es

Este Citroën ocupa el lugar que dejó el último C5, en 2018. El nuevo modelo tiene una peculiaridad: se fabrica en China

Si echamos un vistazo atrás en el tiempo y comprobamos lo que eran los modelos grandes de Citroën en los últimos 30 ó 40 años nos encontraremos con vehículos como el Citroën CX, el XM o el Citroen C6.

No hay duda, todos ellos eran vehículos muy especiales e innovadores, pero que, por algún motivo, no eran del todo bien tratados por la prensa de la época que siempre consideraban que estaban por detrás de los vehículos alemanes, en especial los de las firmas premium.

En la actualidad, ya en el año 2023 y con la perspectiva que otorga el transcurrir del tiempo, se puede comprobar que aquellos modelos de Citroën hoy tienen muchos y fieles seguidores que hablan de su atrevimiento estético y su nivel tecnológico para la época.

Hoy, todos esos seguidores de la marca tienen un nuevo modelo en el que fijase el C5-X. En la oferta actual del fabricante, representa el modelo más grande de la marca francesa, algo así como un buque insignia y hemos querido comprobar si este coche es digno representante de esa estirpe en cuanto a apariencia comodidad y tecnología.

Comenzamos hablando del exterior. Cuando piensas en una berlina de tamaño grande, seguramente se te viene a la mente un coche con silueta de tres volúmenes… pero Citroën siempre ha ido contracorriente, apostando por vehículos de cinco puertas, es decir, con un práctico portón trasero… si bien es cierto que el anterior de C5 recurría a una fórmula más convencional de cuatro puertas.

En cualquier caso, basta echar un vistazo al protagonista de esta prueba para darse cuenta de que estamos ante un vehículo de aspecto diferente: con una parte delantera original… pero, sobre todo, algo también clásico de la marca: con una trasera llena de personalidad y con un buen nivel de tecnología.

Imagen interior Citroën C5-X

Destacaríamos, por ejemplo, los faros que tienen forma de ‘x’; también se aprecia, dentro del conjunto de cámaras 360º, una situada en el portón trasero. También aquí detrás algo curioso como es el doble alerón, tanto por encima como por debajo de la luneta posterior.

Una luneta que, por cierto, no dispone de un sistema limpiaparabrisas, pues se ha considerado que por el diseño aerodinámico del modelo, su presencia no era necesaria.

Por lo demás, en esta versión que hemos analizado con el acabado Shine Pack se incluye un sistema de acceso y arranque manos libres al estilo de los Renault: es decir, es un sistema mediante el cual basta con que te aproximes al coche y que sin ni siquiera la necesidad de tocar ninguna de las manecillas de las puertas, el vehículo se desbloquee para permitirte el acceso al interior.

Y al contrario, cuando abandonas el vehículo basta con que te alejes un par de metros de él para que, automáticamente, se active el cierre centralizado. Otro aspecto interesante de este C5 y que le vale seguramente el apellido ‘X’ de su nombre, es que tiene algunos detalles de tipo SUV.

Entre ellos, destacaríamos las grandes llantas de 19 pulgadas con unos neumáticos también de generoso tamaño, una buena altura respecto al suelo -aunque luego, curiosamente, la altura total del vehículo es contenida-…

En definitiva, lo que tenemos aquí es un coche que mantiene la personalidad característica de los Citroën, adaptando algo de la moda de los todo camino… sin caer directamente en ella. Finalmente, por lo que tiene que ver con los datos objetivos, hablamos de una berlina con un razonable Cx de 0,29 en cuanto a coeficiente aerodinámico y unas dimensiones de 4,8 metros de longitud y 1,48 metros de alto.

Pasando al interior nos encontramos una arquitectura al estilo de los últimos modelos de la marca gala. Eso quiere decir, por ejemplo, que la instrumentación -digital- tiene un tamaño más pequeño de lo habitual; algo similar a lo que está pasando ya en muchos vehículos eléctricos, en los que se considera que no hay que abrumar al conductor con una infinidad de datos mientras conduce que no le van a aportar gran cosa.

Otro aspecto distintivo de este interior es que hay un sistema multimedia muy grande, como veremos a continuación; y, por lo demás, también destaca la consola central muy despejada y en la cual elementos que antes tenían forma de palanca ahora pasan a ser botones, como el que actúa sobre el freno de mano eléctrico o el del cambio de marchas automático a los que hay que añadir un selector de modos de conducción.

Por lo que se refiere a detalles tecnológicos, nos quedamos con algunos como el cargador inalámbrico para teléfonos móviles que sean compatibles con esa tecnología, la presencia de cuatro tomas USB, todas ellas de tipo C, iluminadas y bastante a la vista -no están cubiertas bajo algún tipo de tapa rígida o flexible-…

También en este coche se puede contar con un sistema de proyección de datos o HUD que es capaz de mostrar la información ‘clásica’ en estas tecnologías -como la velocidad, señales de tráfico…- pero también proyecta datos del sistema de navegación para que puedas ver, por ejemplo, parte del mapa cuando has introducido un destino.

Citroën dice que es un paso hacia la realidad aumentada, lo cual se puede considerar una definición bastante acertada, pero que no llega a ser lo que ya incluyen modelos como un Mercedes Clase S. Con todo, hablamos de un dispositivo muy interesante y que ayuda a centrarse en la conducción, al tiempo que recibes la información necesaria para llegar a tu destino.

Pero centrémonos en lo que es la parte multimedia que se encomienda a una gran pantalla, en formato horizontal, de 12 pulgadas que, lo primero por lo que destaca es por resultar muy configurable... aunque es cierto que el usuario es el que crear la apariencia que más le guste: algo así como sucede en una tablet.

Grande, cómodo, silencioso… si hay un coche que pueda rivalizar con las mejores marcas premium es, sin duda, este c5-x

Es cierto que es un poquito trabajoso, porque tienes que hacerlo tú mismo… y sucede igual con la instrumentación, así que estos dos pasos -los de configurar cuadro de mandos y sistema de infoentretenimiento- es lo más complejo que vas a tener que hacer antes de arrancar el vehículo.

De este sistema también destacaríamos que en el menú lateral izquierdo, dentro de los ajustes, puedes encontrar la opción ‘sistema’, desde donde se pueden borrar todos los datos e información que contenga el dispositivo.

También relacionado con la privacidad, puedes borrar más cosas. Así, en ‘ajustes’ y ‘servicios conectados’ es posible eliminar datos de la aplicación web como pueden ser aquellos que hayas guardado al crear un perfil; de esta forma, estarás borrando contraseñas, cookies o preferencias del usuario.

Si hablamos de conectividad, también comprobamos que este Citroën es el más completo de la gama. De hecho, su dispositivo multimedia es capaz de captar redes Wi-Fi, para lo cual debes ir hasta el menú de ‘ajustes’, luego seleccionar ‘conectividad’ y, finalmente, marcar la opción de ‘redes Wi-Fi’.

Aparte tenemos un asistente de voz natural que se activa al decir ‘hello Citroën, que es un elemento útil, pero no tan sofisticado como los que puedes encontrar en marcas premium como BMW o Mercedes. Por otro lado, el sistema de navegación viene con información del tráfico en tiempo real, mientras que el dispositivo en sí ofrece a posibilidad de actualizarse; ¿cómo? Dentro del menú de ‘ajustes’ y accediendo a ‘actualizaciones’.

Finalmente, una curiosidad en el interior y es que la toma OBD2 se encuentra no a la vista -como en la mayoría de los coches, en la parte inferior del salpicadero-, sino detrás de una tapa, aunque es cierto que resulta fácil de retirar tras quitar unas grapas. Una vez que lo hagas, te encontrarás con el mencionado OBD, que es de color naranja.

Citroën siempre ha destacado por ofrecer modelos equipados con unas avanzadas suspensiones: a lo largo de las décadas, hemos visto soluciones como la suspensión hidroneumática -capaz de mantener la altura al suelo constante o de elevar y ‘agachar’ el vehículo según las circunstancias de la conducción- o la suspensión activa -desarrollada para evitar que la carrocería se incline en las curvas-.

En este caso, el C5-X puede llevar la denominada Advance Control, que puede analizar el estado de la carretera -para hacerlo, recurre a la ayuda de una cámara que ‘lee’ el estado del firme- y adaptarse, pero que solo estaba disponible en el momento de la prueba para las versiones híbridas enchufables más equipadas.

El modelo que hemos analizado lleva unos amortiguadores que, aún siendo más convencionales, también tienen su punto de sofisticación, pues ofrecen un funcionamiento que podíamos denominar progresivo. Eso quiere decir, por ejemplo, que resultan muy suaves en su funcionamiento cuando el coche atraviesa grandes badenes… pero se endurecen en el momento en el que el conductor tiene que practicar una conducción más decidida.

En lo que se refiere a la parte mecánica, el coche que hemos analizado en esta prueba era una interesante versión que cuenta con un motor de gasolina 1.6 turbo -cuatro cilindros- con 180 CV y un rendimiento excelente, pero que de manera reciente ha sido descatalogado, dejando su lugar a un híbrido enchufable de la misma potencia.

el nivel de conectividad de citroën va mejorando poco a poco. eso afecta también a la app que puedes vincular con el vehículo

Aun siendo un motor muy ‘tradicional’ -sin etiquetas ECO o soluciones de hibridación-, te aconsejamos que si das con una unidad que aún quede en stock, vayas a por ella… porque como decimos es una mecánica de lo más recomendable, casa muy bien con la personalidad ‘señorial’ del vehículo y va asociada, en exclusiva, a una caja aumática-secuencia de ocho velocidades.

¿Y por qué encaja a las maravillas con el Citroën? Pues porque es un motor que apenas suena, no vibra y ofrece unas prestaciones más que buenas, como lo demuestra su velocidad máxima de 230 km/h o su aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos.

Imagen tres cuartos trasero Citroën C5-X

A esto hay que añadir un consumo medio real de algo más de seis litros y medio, por lo que teniendo en cuenta que el vehículo tiene un depósito de 57 litros, permite mejores autonomías absolutas en los viajes largos que la versión híbrida enchufable, que apenas tiene un depósito de 40 l.

Lo insinuábamos al hablar del interior: Este modelo dispone de un selector de modos de conducción, conocido como ‘drive mode’, que dispone de tres posiciones: eco, normal y sport, si bien en cualquiera de ellas el rendimiento resulta muy equilibrado y no hay enormes diferencias.

Y en la parte relacionada con los asistentes a conducción, siendo esta variante que hemos analizado la que lleva el acabado más completo… resulta lógico que todo venga incluido de serie, siendo lo más destacable el Highway Driver Assistant.

Así es como dentro de la marca hablan de las ayudas capaces de reducir el nivel de estrés mental del conductor. En términos prácticos, eso significa que este modelo cuenta con un nivel dos de conducción autónoma… aunque, a pesar de esa denominación, recordamos que hablamos de simples asistentes que, eso sí, pueden hacerte la vida al volante mucho más fácil y cómoda.

Hablamos, por un lado, de un control de velocidad adaptativo que hace un buen trabajo, pero quizá le falta un poquito de finura en los instantes finales antes de detenerse en caso de encontrarse con un atasco o retención.

Y luego está el control de centrado dentro del carril que, asimismo, lo hace muy bien, pero sí que es verdad que su acción es más evidente que en otros modelos… en el sentido de que percibes más los movimientos en el volante que en otros vehículos.

Así que una vez analizado todo lo anterior llega el momento de establecer una conclusión. Queda claro que, como ha sido habitual en los grandes modelos de la marca, de nuevo hablamos de un coche comodísimo.

Puede que ya no sea tan avanzado en suspensión como sus antecesores, pero sigue siendo un coche ideal para viajar, no solo por esa suspensión, sino también por los asientos, por la suavidad de los mandos o por el nivel de insonorización que se consigue en su habitáculo.

También es recomendable por la conectividad; un buen ejemplo es que cuenta con una app que puedes descargar en el móvil para controlar aspectos del vehículo a distancia que va mejorando y cada vez ofrece más posibilidades.

Por lo que se refiere a la competencia, es cierto que han desaparecido muchos de los que podrían ser sus rivales como el Volkswagen Passat berlina, el Ford Mondeo, el Opel Insignia, el Renault Talismán… pero aún así hay dos vehículos que pueden hacerle frente claramente.

Por un lado, tendríamos al Skoda Superb -muy bueno, pero a punto de jubilarse- o el Mazda 6. Cuando hicimos la prueba de este Citroën, su precio era de apenas 43.800 euros, lo cual le situaba muy bien frente a la competencia y, por supuesto, mucho mejor que los rivales alemanes a las que tenga que enfrentarse.

Sin embargo, ahora el precio ha tenido un aumento considerable por el hecho, como decíamos, de haber sido reemplazado por una versión más sofisticada con tecnología híbrida enchufable.

¿Quieres ver el CarLab en vídeo?

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
7.5
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
8
TECNOLOGÍAS DE CONFORT /ENTRETENIMIENTO
8.5
PARTE MULTIMEDIA
7.5
APP
7
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.