Prueba a fondo

Audi A8 50 TDI

Acotar una prueba de un coche como el A8, incluso en Internet, resulta una tarea casi imposible. Ni aunque esa prueba se centre en su tecnología. Lo hemos intentado…

audi a8 1

Qué debes saber de este Audi

Que es la berlina más grande, lujosa y costosa de Audi. Que esta es la cuarta generación del A8; la primera vio la luz a mediados de los años 90 y en su momento venía a tomar el relevo al no menos exclusivo Audi 200. En la actualidad, sus principales rivales son el BMW Serie 7, Lexus LS y Mercedes Clase S.

Que incluye un motor turbodiésel 3.0 de seis cilindros en línea y una potencia total de 286 CV. Sólo se comercializa con tracción a las cuatro ruedas y un cambio automático de ocho velocidades. Con esta combinación, el Audi es bastante rápido -velocidad máxima limitada a 250 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 5,9 segundos-, al tiempo que sus consumos son de lo más ajustados: 5,8 l/100 km.

Que es muy grande -5,17 m de largo-, pero su peso es relativamente ajustado, pues se queda en 2.050 kg en orden de marcha, incluido el conductor. Esto se debe a que en buena parte de su construcción se ha empleado aluminio, más ligero que el acero que se utiliza de manera convencional en la mayoría de los coches. Por otro lado, este modelo cuentan con una aerodinámica bastante buena, con un Cx de 0,26.

Que si te parece poco, este mismo modelo se ofrece con una carrocería larga, o LWB, que se caracteriza por un incremento tanto en la longitud total -que crece en 13 cm hasta unos impresionantes 5,3 m- y en la distancia entre ejes -que pasa de tres a 3,12 m-. No crece el maletero, pero sí el espacio para los que viajan en las plazas traseras.

A lo largo del año, el A8 será aún más tecnológico con la llegada de una variante híbrida enchufable con una batería de 14,1 kWh

Afrontar una prueba con un coche como el Audi A8 puede ser muy fácil… o muy difícil. Fácil porque hay mucho de lo que hablar… y difícil porque hay mucho de lo que hablar. Lo mejor es acotar lo que quieres contar y que lo que cuentes no sea lo que ya han contado muchos otros con anterioridad.

Entre esto último, lo evidente: que la última generación del tope de gama de Audi tiene los mejores asistentes a la conducción que existen, a día de hoy, en el mercado. Que tiene un sistema de infoentretenimiento espectacular, y que de él disfrutan tanto lo que viajan delante como los de detrás. Que es una berlina totalmente conectada.

Pero para ver lo sorprendente que es un coche como el A8, para comprender su nivel de excelencia y lo que justifica que incluso esta versión de acceso de gama ya ronde los 100.000 euros, nos hemos querido fijar en los pequeños e innumerables detalles que pone a disposición de la persona sentada a los mandos. Son elementos que demuestran que en una berlina de este calibre, no basta dotar de la última tecnología a los elementos más importantes del coche, sino también a los pequeños.

A todos los que, por separado, llaman la atención, pero que en conjunto convierten a un automóvil en algo exclusivo, al alcance de muy pocas marcas y de pocos compradores. En definitiva, que logran que un producto sea algo así como una máquina del tiempo con la que ver el futuro y adivinar cómo van a ser los coches ‘normales’ durante la próxima década.

La importancia de la luz

El led, un pequeño emisor de luz de elevada eficiencia, está cambiando la manera en la que un coche puede alumbrar, tanto la carretera como el habitáculo. Comenzando por el exterior, este A8, de serie, utiliza estos leds en todos sus faros, que suponen ir un paso más respecto a los de xenón. Sin embargo, si solo ofreciera eso, hablaríamos de lo mismo que ya tienen, incluso, automóviles del segmento urbano.

Por eso, este A8 puede añadir desde unos faros matriciales de led -con 32 diodos en cada faro que se pueden apagar y encender de manera independiente, de tal forma que permiten circular siempre de noche con la luz larga, al ser capaz de crear sombras sobre otros vehículos para no deslumbrarlos; cuestan 1.955- hasta los faros láser, que son fáciles de reconocer por el tono azul, se activan a partir de los 70 km/h y son capaces de ofrecer un alcance que dobla al de las luces largas.

Estas últimas suponen un desembolso de 6.120 euros, aunque también incluyen unas luces traseras OLED, que se caracterizan por emitir una luz muy suave… y porque permiten realizar un saludo de bienvenida y despedida -cuando el conductor se acerca o se aleja del coche- muy espectacular y llamativo.

En el interior, también se ha cuidado muchísimo la iluminación y, de nuevo, la presencia de leds y bandas de leds estratégicamente situados consiguen un efecto elegante, distinguido y tecnológico. De todas formas, para disfrutar de todas sus posibilidades, hay que pagar 790 euros. Por esa cantidad, el interior añade tiras de leds por puertas, salpicadero, consolas centrales y añade una función de ‘saludo de bienvenida’ al usuario.

Desde los displays de la consola central es posible ajustar hasta el mínimo detalle todo lo que hacen estas luces: su intensidad, el color, elegir entre configuraciones predeterminadas… Esas luces no sólo son meramente decorativas; también son complemento para ciertos sistemas de alerta del vehículo. Por ejemplo, si cuando conectas el encendido salta algún mensaje en el cuadro de mandos -nivel bajo de líquido limpiaparabrisas-, las luces ambientales de salpicadero y puertas te avisan poniéndose, durante unos pocos segundos, en color rojo.

Pero los leds están presentes, incluso, en las luces de lectura; éstas se sitúan en la zona del techo, tanto para las plazas delanteras como traseras, se encienden o apagan con tan sólo rozarlas con las yemas de los dedos. Es más, los situados detrás pueden regular su brillo, tamaño y foco a gusto del conductor; pero son opcionales: cuestan 305 euros.

Todo el control delante…

Disponer de una doble pantalla táctil en la consola central comienza a estar cada vez más de moda. Lo vimos, por primera vez, en un Infiniti y ahora ya la incluyen varios modelos de Land Rover, y bastantes Audi, como los A6, A7, eTron o nuestro A8.

La solución empleada por la marca alemana consiste en un display principal de 10,1” -equivalente a 25,6 cm de largo, con una resolución de 1.540 x 720- más otro secundario, ubicado más abajo, que mide 8,6” -es decir, 21,8 cm, con una resolución de 1.280 x 660-. El de la parte superior es el que gobierna prácticamente todo dentro del vehículo; al primer golpe de vista, veremos que tiene cinco botones siempre visibles, que son: Home -para ir al inicio de todos los menús-, radio, media -para las distintas fuentes de imagen y sonido-, teléfono y navegador-. Aparte de eso, también podemos utilizar esta pantalla para realizar ajustes en el vehículo, acceder a un tutorial que responde dudas del coche, manejar apps útiles como las que nos informan del tiempo y las noticias, establecer diferentes perfiles de usuario…

La pantalla inferior se centra en la mayoría de funciones que puedes llevar a cabo con el climatizador, si bien también incluye teclas para funciones que no tienen nada que ver, como la que desconecta el sistema stop/start del motor, la que pliega o sube la persiana trasera, el que desconecta el HUD, el que apaga la pantalla principal o, incluso, el que desactiva la función de mantenimiento dentro del carril.

A ninguna de las dos pantallas se les puede poner pega por claridad, sencillez de manejo, distribución de los menús, dispone de un tratamiento antireflejos y antihuellas… Además, como curiosidad de la parte háptica, cada vez que el usuario toca sobre la pantalla, para confirmar que ésta ha recibido la orden, emite un pequeño pulso mecánico -efecto que se consigue mediante un electroimán- al tiempo que por los altavoces se escucha un leve ‘click’. Incluso a la hora de introducir textos -por ejemplo, para buscar una calle en el navegador- se puede hacer con la punta del dedo y sobre la superficie táctil de la pantalla inferior.

A la hora de manejarlo, el funcionamiento recuerda mucho al de cualquier móvil; por ejemplo, hay funciones que se pueden activar mediante un contacto largo. Basta mantener presionando durante 0,8 segundos una determinada función para que ésta se active.

Una instrumentación que viene con todo

Al igual que en otros modelos de la marca, el tradicional cuadro de mandos ha dado paso a una pantalla completamente digital y configurable. En realidad, tanto por tamaño -12,3”- como por resolución -1.920 x 720- es el display más espectacular del A8.  El modo más llamativo es el que muestra la imagen del mapa del navegador, que puede ocupar prácticamente toda la extensión de la pantalla y que reduce el tamaño del velocímetro y el cuentarrevoluciones. Curiosamente, los indicadores de nivel de combustible y de temperatura del motor siguen siendo clásicos, con pequeñas franjas de luz que se iluminan por segmentos.

Se complementa con un práctico HUD que proyecta información útil para el conductor -velocidad, navegación, asistentes a la conducción- en la zona del parabrisas, de tal forma que éste tenga que desviar menos la vista de la carretera.¿

Y todo el control detrás

Si pagamos 600 euros, el reposabrazos central de las plazas traseras puede acoger una tablet con pantalla OLED de 5,7” de la marca Pegatron; esta firma está especializada en el desarrollo de tablets para el ámbito industrial. Por eso llama la atención la robustez de la que emplea el A8, que parece hecha a prueba de golpes… y casi de balas.

Desde esa tablet -conocida como Rear Seat Remote-, los pasajeros pueden ver la televisión -siempre que lo autorice el conductor desde el sistema de infoentretenimiento-, pero también abrir las persianas laterales, el techo corredizo, activar la climatización o también calefacción / ventilación de los asientos, controlar la iluminación -luces de cortesia y la ambiental-, elegir qué medio suena -radio, DVD… etc-, ajustar el sonido… y hasta acceder a algunos ajustes del coche, como la conexión wifi, el bluetooth, conocer información del software, también hay un aviso legal… Digamos que es una versión simplificada de todo lo que hace la pantalla principal.

Te recuerda a un avión

En las plazas traseras se puede instalar un sistema de infoentretenimiento adicional, conocido como Rear Seat Entretainment, dotado de sendas tablets que van adosadas a la parte posterior de los asientos delanteros. Dichas tablets son de genersoso tamaño -10,1”, con una resolución de 1.920 x 1.080- y desde finales de 2018 han recibido una actualización para permitir reproducir vídeo via DVD, ver la televisión digital, ver contenido de USB o tarjetas SD. En ellas también se pueden ver los menús que encontramos en la tablet que hay entre los asientos traseros. Eso sí, el precio de este sistema asciende a 3.785 euros.

Puede reproducir casi todo

Dentro del menú ‘Medios’, este Audi es capaz de reconocer casi cualquier fuente; por ejemplo, es posible visionar TV digital -opción por 1.565 euros o bien puede ser TV de pago por 1.830 euros-, incluye lector de tarjetas SD y USB -situados en la guantera entre los asientos delanteros, donde también se aloja la ranura de la tarjeta SIM; es posible ganar otras dos tomas USB en las plazas traseras por 185 euros-, DVD -por 145 euros puede reproducir vídeos en este formato-, toma para dispositivos externos e, incluso, para conectar con medios online.

Un acelerador que tiembla por una buena causa

Dentro de sus asistentes de eficiencia, el Audi incluye la función que denominan ‘feedback acelerador’. Lo que quiere decir es que este pedal puede transmitirte información para saber si tu conducción está siendo eficiente. ¿Cómo? Mediante una leve vibración le indicará a tu pie derecho si te estás pasando con la aceleración. Por lo demás, el coche también te puede dar avisos predicitivos, calificar tu manera eficiente de conducir…

¿Quedan botones físicos?

En la zona de la consola central apenas encontrarás cuatro; uno, el que pone en marcha el motor. Otro, el que desactiva el asistente de ayuda al aparcamiento. Un tercero, que tiene forma de ruedecita y que sirve para regular el volumen del equipo de audio, navegador y otras fuentes de sonido. Y un cuarto, el más interesante, para acceder al Driver Select, que te permite elegir entre cinco modos de conducción: efficiency, confort, auto, Dynamic e individual.

¿Por qué huele tan bien?

El coche incluye un dispensador de fragancias asociado al sistema de climatización, de tal manera que el aire que expulsa el dispositivo por sus rejillas de ventilación laterales sale perfumado. Por cierto, que de serie el climatizador es de dos zonas, pero por 1.515 euros también lo hay de cuatro zonas. Si lo instalamos, entonces podemos añadir la opción de las fragancias -675 euros-, que también incluye un ionizador que purifica el aire. Hay dos perfumes, uno pensado para los meses de verano y otro para el invierno; en ambos casos se han utilizado ingredientes derivados de hojas, raíces, plantas, frutas, flores, madera…

Otro detalle tecnológico que llama la atención es que las salidas de ventilación del salpicadero permanecen ocultas hasta que el conductor pone en marcha el motor; en ese momento, una tapa que las cubre bascula y emergen las rejillas de aireación. Dichas rejillas, además, permiten controlar el flujo de aire… pero no usando la tradicional ruedecilla giratoria, sino con un mando táctil.

Mejores masajes que un profesional

Por 1.955 euros -para plazas delanteras- y por 4.105 euros -para todas las plazas- el A8 puede incorporar asientos con climatización -no sólo calor, también frío- y función masaje. En total, nada menos que 16 cámaras triples de aire por asiento -18 los asientos traseros- se encargan de realizar hasta siete tipos de masajes con tres niveles de intensidad que actúan por toda la espalda y los hombros.

En Audi aseguran que para desarrollar esta función han contado con el asesoramiento de médicos, fisioterapéutas y osteópatas. El resultado, en viajes largos, se nota de manera muy positiva; el masaje puede llegar a ser realmente intenso y su funcionamiento resulta muy silencioso -no se percibe la acción del compresor de aire que llena las cámaras y que funciona a presiones de hasta 0,5 bar-.

Si no aparcas así… no aparcarás nunca

El A8 puede llevar, como es lógico, un sistema de aparcamiento automático por un precio, además, muy razonable: 490 euros -incluso hay una alternativa para aparcarlo desde fuera del vehículo, a través del mando a distancia-. Sin embargo, lo realmente interesante es combinarlo con lo que denominan ‘Cámaras de entorno 360’, que suponen otros mil euros, pero que son capaces de mostrar todo lo que hay alrededor del coche de una manera asombrosa. La sensación es como si tuviésemos una cámara acoplada a un drone que pudiera enfocar al A8 dando vueltas a su alrededor, mostrando a la perfección y con una magnífica calidad todo lo que hay en torno al vehículo. Para cambiar el ángulo de visión, tan sólo hay que tocar con un dedo la imagen mostrada en el display superior de la consola central.

Otra forma de abrir -o cerrar- las puertas

En este apartado hay varias cosas que llaman la atención. Por un lado, de serie, todos los A8 vienen con cierre servoasistido de puertas, lo que quiere decir que nunca más tendrás que dar un portazo para cerciorarte de que has cerrado bien: este sistema termina de cerrar por ti con toda suavidad. La tarea de abrir también es sencilla: apenas hay que tirar levemente de la manecilla de la puerta para que ésta se abra unos centímetros.

Quien lo desee puede adquirir el sistema de apertura y acceso manos libres, combinado con la llave de confort con apertura por control gestual, que sirve para que la tapa del maletero se abra con pasar el pie por debajo del paragolpes trasero… y que cuesta 1.210 euros. Una vez instalada dicha opción podemos optar al Audi connect key, que consiste en digitalizar la clásica llave con mando a distancia del coche, transfiriendo toda la información al teléfono móvil del usuario, de tal manera que se pueda utilizar para abrir o cerrar las puertas.

Según asegura la marca, dentro del móvil esta llave se guarda en un “elemento de memoria seguro”, con el fin de que esté protegido contra usos no autorizados. Con esta llave virtual se puede dar acceso al coche a un total de cuatro personas -el conductor con su teléfono y otros tres invitados, que reciben una especie de tarjeta de crédito-; cada una de esas personas aparece asociada a un determinado perfil, de tal manera que el coche reconoce quién se sube a bordo, poniendo a punto todos los ajustes necesarios -radio, climatización, posición del asiento…-.

40 ayudas a la conducción que se pueden simplificar

Este Audi puede incluir lo último en asistentes a la conducción; algo lógico si tenemos en cuenta que puede ir equipado con un total de 24 sensores, que engloban desde 12 de tipo ultrasónico hasta cuatro cámaras de 360º, un radar de larga distancia, una cámara de infrarrojos…-.

¿En qué se traduce todo esto? Que en un A8 es posible equipar el asistente de mantenimiento de carril con función de emergencia -cuesta 675 euros y no sólo mantiene el coche dentro del carril con leves correcciones sobre la dirección; también es capaz de avisar al conductor si este se despista… o, en caso de que no reaccione, puede detener el coche con seguridad a un lado de la carretera-, el reconocimiento de señales de tráfico -245 euros-, el asistente de visión nocturna -2.810 euros-, el control de crucero inteligente -1.935 euros-…

Para que el manejo y el control de todos ellos no resulte demasiado problemático, Audi ha ideado tres niveles de asistencia a la conducción: básico, máximo e individual. Según el que acciones, te encontrarás un Audi en el que se encuentren activas un menor o mayor número de ayudas electrónicas: el aviso de distancia con los vehículos que te preceden, el Audi Pre-sense -que, en caso de que detecte riesgo de colisión toma una serie de medidas preventivas para resguardar a pasajeros y peatones-, aviso de cambio de carril, asistente de cruce, aviso al bajar -una función para que cuando has estacionado y vayas a abrir una puerta te avise si detecta que se acerca un coche, una bici o una moto-, recomendación de pausa…

Para que te hagas una idea, equipado con todos los asistentes, y si eliges el modo ‘máximo’, lo que te encuentras es un automóvil con nivel 3 de conducción autónoma -no sucedía así en el caso de nuestra unidad de pruebas-. Eso quiere decir que si te encuentras un atasco o retención, puedes dejar que el A8 conduzca por ti -acelerando, frenando, manteniendo la distancia y la trayectoria dentro del carril- sin que tengas que intervenir.

Conectividad no: superconectividad

En estos momentos, gracias al sistema Audi Connect, el A8 ya se beneficia de ciertos servicios en la nube con el objetivo de que pueda mejorar la operatividad y funcionalidad de sistemas como el navegador o el sistema de infoentretenimiento.

Por ejemplo, puede recibir información remota para ponerse al día de las señalizaciones de las carreteras que hay en su cartografía o para alertar de peligros. Sin embargo, aún más interesante es que gracias a la posibilidad de comunicarse con todo lo que le rodea, Audi asegura que en breve podrá utilizar información de otros coches que circulan conectados para saber, por ejemplo, en qué calles hay plazas libres para estacionar.

Contar con internet a bordo no sólo es útil para tener más funciones a bordo: también es la única forma de conseguir que el coche se actualice como cualquier móvil, para ser mejor de un día para otro

Asimismo, hay otros muchos servicios con los que cuenta el modelo, como acceder a twitter, al correo electrónico, a Google Earth, contar con llamada de emergencia… Todo esto es posible porque el A8 viene con su propia tarjeta SIM integrada, y se incluyen de serie una serie de prestaciones por periodos de tiempo que van de tres a diez años, como MyService -10 años de llamadas de emergencia y asistencia en carretera-, tres de myCarmanager -con información de estado del coche, bloqueo y desbloqueo de puertas…-, tres años de Audi Connect Infotaiment -con radio online de todo el mundo-  o tres años de myInfo -información del tiempo, precio del combustible, noticias, eventos en la ciudad, información de vuelos y trenes…-.

Un coche con WiFi de calidad

Dentro de los llamados Servicios Audi Connect, la marca propone ‘myNetwork’ que, entre otras ventajas, ofrece un punto de acceso WiFi, que según la marca no requiere ninguna configuración adicional ni visita al taller, ya que el coche viene equipado con su propia tarjeta SIM. Eso sí, hay que contratar una tarifa de datos, algo que la firma alemana comenta que se les puede solicitar “a precios especiales y asequibles en toda Europa” con su socio Cubic Telecom. Una vez que has formalizado el contrato, ya puedes comprar paquetes adicionales de datos desde el propio sistema multimedia del A8.

Acerca de esta WiFi, decir que es compatible con redes 4G, que permite conexiones a velocidades de hasta 100 Mb por segundo y que se pueden conectar hasta ocho dispositivos al mismo tiempo.

Si quieres saber todos los consejos que debes poner en práctica, tanto al ofrecer WiFi a los pasajeros que viajan en el coche, como si eres un invitado que se conecta a una red inalámbrica, le hemos consultado a nuestro experto Yago Hansen.

Los mejores equipos de audio… ¿del mundo?

De serie, el A8 viene con un sistema correcto que está dotado de diez altavoces, un amplificador de seis canales y una potencia total de más de 180 W. Un escalón por encima se emplaza el equipo firmado por Bang&Olufesen y denominado Premium, que ya aumenta su potencia hasta más de 730 W, entre otras cosas gracias al empleo de un total de 16 altavoces o a que hay un amplificador de 16 canales; su precio es de 1.465 euros… que es hasta competitivo si lo analizamos al lado de la joya de la corona.

Se llama Bang&Olufsen Advances y dispone de nada menos que 23 altavoces, amplificador de otros tantos canales, potencia total de más de 1.920 “, sonido 3D para las plazas delanteras y traseras…

Más que tecnológico es curioso…

Por 1.345 euros, tras el reposabrazos trasero puede ir integrada una nevera. Asimismo, los pasajeros que viajen en esas plazas tienen acceso a un enchufe… como los que hay en casa, de 230 V -cuesta 210 euros-, para conectar un ordenador, un televisor… Por otro lado, las ventanillas pueden incluir unos cristales especiales insonorizantes y aislantes, a un precio de 1.465 euros. Finalmente, contar con cortinillas de accionamiento eléctrico en las ventanas posteriores y en la luneta trasera supone un sobrecoste de 1.210 euros.C

VALORACIONES
Conectividad
10
Asistentes a la conducción
10
Tecnologías de confort
9
Tecnologías de entretenimiento
9
App
8
P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.