Prueba a fondo

Alfa Stelvio Veloce

El primer SUV de Alfa Romeo cuenta, en su versión 2020, con mejoras en los aspectos claves de un coche tecnológico: la parte multimedia y de ayudas a la conducción. ¿Qué es capaz de hacer ahora el Stelvio?

Imagen tres cuartos delantero del Alfa Stelvio Veloce

Qué saber de nuestro Stelvio

Que se trata del modelo 2020, es decir, es una unidad que incluye el primer restyling que ha recibido este SUV. El coche, como tal, se puso a la venta en 2016 y es un vehículo que comparte numerosos elementos con su hermano, el Alfa Giulia.

Que nuestra unidad lleva el motor diésel más potente de la gama: un 2.2 turbo de cuatro cilindros, con una potencia de 210 CV. Disponible únicamente con tracción total y cambio automático de ocho marchas, este vehículo de 1.820 kg tiene muy buen rendimiento, con una velocidad máxima de 215 km/h y un aceleración de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos. Por lo que se refiere a los consumos oficiales, la marca habla de una cifra combinada de 6,4 l/100 km. Durante nuestra semana de pruebas con este vehículo, el ordenador de a bordo marcó medias de entre 7,5 y 8 litros.

Que lleva el acabado Veloce, el más completo y deportivo de la gama junto con el Ti… y descartando el exclusivo Quadrifoglio. De serie, cuenta con elementos tecnológicos como el sistema multimedia Alfa Connect -con su pantalla táctil de 8,8″, navegador, radio digital, Bluetooth…-, aviso por cambio involuntario de carril, sistema de frenada automática de emergencia, volante deportivo multifunción con botón de arranque, faros bixenón, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara, lector de señales de tráfico, aviso de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores…

Que entre las opciones hay bastantes elementos, como el pack que por 908 euros añade un equipo de sonido con 11 altavoces y sistema de iluminación ambiental -aunque hay un Harman Kardon aún mejor por 1.210 euros-, pack de asistentes a la conducción ampliado -con asistente de conducción en atascos o control de velocidad activo por 605 euros-, techo panorámico practicable -1.815 euros-, suspensión regulable -1.452 euros-, portón trasero con apertura eléctrica -545 euros-, cargador inalámbrico de móvil -242 euros-, enchufe de 230V -121 euros- e, incluso… un pack de reducción de ruidos -121 euros-.

Que el precio de la versión analizada es de 61.145 euros, pero con la actual promoción de la marca, el coste final es de 53.880 euros. En estos momentos, la gama Stelvio arranca en los 47.495 euros de la versión 2.2 turbodiésel de propulsión trasera y acabado Super, que con la campaña de descuento se queda en 41.868 euros

Después de la actualización, el Stelvio ha mejorado en la parte de conectividad y asistentes a la conducción. El resto de aspectos han evolucionado menos, porque sigue siendo un vehículo plenamente vigente

Incluso una marca deportiva como Alfa ha terminado ‘cediendo’ e incluyendo un SUV en su gama. Eso sí, se ha resistido durante más de un siglo, si bien cuando ha tenido que hacerlo, lo ha hecho a su manera…

Esa manera es, en pocas palabras: llamativa, tecnológica y divertida. Lo cierto es que cuando una marca es, de por sí, muy personal, la buena noticia es que cuando se tiene que adentrar en nuevos segmentos que no son los habituales para dicha marca, pero sí los que demanda el mercado, el resultado suele ser interesante y, por lo tanto, más fácil que destaquen dentro del segmento.

Imagen interior del Alfa Stelvio

Dicho con otras palabras, a mucha gente seguro que le descuadró un poco que marcas como Porsche, Maserati, Lamborghini o Aston Martin lanzasen vehículos SUV. Y es muy probable que se alejen de la deportividad que tiene cualquier otro modelo dentro de su gama. Pero, claro, si analizas esos coches dentro del segmento del que compiten, entonces llegas a entender que suelen ser ‘referentes’.

Si nos fijamos en los modelos de marcas más ‘terrenales’, a Alfa la pasa algo similar con su Stelvio. Seguro que cuenta con muchos rivales, entre los que podemos destacar los Renault Koleos, Hyundai Santa Fe, Kia Sorento, Skoda Kodiaq, Seat Tarraco… e, incluso, apunta a los Audi Q5 o BMW X3. Frente a los primeros, realmente no es más caro, pero aporta ese toque extra de deportividad e imagen. Y frente a los modelos alemanes, tal vez no sea tan sofisticado, pero sale más barato y es claramente más ‘especial’.

La palabra que buscas es ‘diferente’

A lo largo de su historia, Alfa ha contado con modelos más o menos acertados, más o menos equilibrados, pero siempre aportaban un toque diferenciador. Si no eran por su motores lo eran por diseño, por sonido, por carácter… pero todo el mundo casi siempre coincidía en que eran coches de los que te acordabas pasado el tiempo.

En pleno siglo XXI las cosas han cambiado mucho en el mundo del automóvil, y Alfa no es una excepción. Sin embargo, Alfa sigue siendo… diferente. Por ejemplo, es un fabricante que basa toda su oferta en torno a tres modelos, siendo uno de ellos el veterano Giulietta. Los otros dos se basan en la misma plataforma y de ellos, el Giulia -conocido con el código interno Type 949- se ha convertido en el de mayor éxito y demanda del fabricante.

Seguramente sea así por combinar las clásicas virtudes de la marca con el concepto SUV, que es lo que ahora ‘está de moda’ -ya veremos si por mucho tiempo, en una época en la que los vehículos luchan por ser cada vez más eficientes-. Y lo cierto es que la imagen de todo camino le ha sentado muy bien a este coche.

Es muy probable que sólo el característico frontal de los Alfa ya tenga mucho que decir en todo eso. El llamativo escudo, la placa de matrícula en un lado y, cómo no, el aspecto deportivo del acabado Veloce que hemos probado le quedan genial. Las llantas de 20″, la carrocería íntegramente pintada -sin ningún tipo de plástico negro protectos-, los bonitos faros -los delanteros todavía optan por lámparas bixenón; los leds se los reservan los traseros-… le dan una imagen imponente. Y si quieres aumentar aún más su exclusividad puedes optar por el color Rojo Competizione, por 3.025 euros -o, si lo prefieres, optar por uno de los nuevos tonos de la gama 2020, como el verde racing, por 1.331 euros-.

Y si quieres, lo puedes personalizar: por ejemplo, sustituyendo las pinzas de freno negras por otras en amarillo o rojo por 182 euros; incluso, las llantas de serie por otras de la misma medida pero con otro diseño por 545 euros. ¿Algún elemento tecnológico? El sistema de acceso y arranque manos libres viene de serie, pero si quieres un portón trasero con apertura automática y función de apertura con el pie debes abonar 545 euros.

Ese inconfundible estilo…

El interior también tiene su punto de originalidad. En cuanto te sientas, ves un salpicadero bien ordenado, simplificado y claramente orientado hacia el conductor. La consola central es muy voluminosa, pero como todos los Stelvio llevan cambio automático eso no supone un inconveniente.

¿Cosas diferentes a lo habitual? Que para arrancar debes pulsar un botón situado en el propio volante, lo cual es un toque deportivo. La instrumentación no sigue la moda de optar por un formato completamente digital, sino que mantiene el estilo de indicadores redondos, incluso las grafías, de los últimos Alfa. Eso sí, no falta una pantalla entre los dos relojes de 7″ de tamaño.

Esta pantalla muestra información diversa, como la hora, la temperatura exterior, el lector de señales de tráfico, el cuentakilómetros, si tienes alguna puerta abierta o incluso una brújula, además de ofrecer en formato digital la velocidad o el modo de conducción que llevas seleccionado. Por otro lado, hay un doble ordenador de a bordo -para consumo y velocidad media, kilómetros y tiempo recorridos, así como autonomía restante y consumo instantáneo-.

Además, en una de sus opciones puedes ver el histórico de consumo de tus últimos minutos, o ver las indicaciones de algunos asistentes, como el de advertencia de salida del carril. Para moverte por sus distintos menús, debes pulsar el botón situado en el extremo de la palanca derecha del volante.

Por lo demás, del interior nos quedamos con varios detalles tecnológicos. En primer lugar, puede contar con un punto de recarga inalámbrico para los móviles que sean compatibles con esa tecnología… aunque sale algo caro: 242 euros. También hay otro ‘cargador’, pero en este caso para la llave con mando a distancia, que mantiene su pila ‘en activo’.

En segundo lugar, el apartado ‘acústico’ está bien cuidado. Por una parte, puedes optar por cristales con mayor efecto insonorizante por 121 euros; por otro lado, aparte del equipo de audio que lleva de serie -que es completito, con ocho altavoces, radio DAB…-, puedes optar dos de gama superior. Nuestra unidad llevaba el más completo y potente, un Harman Kardon de 1.210 euros que, a poco que seas aficionado a la música, compensa: tiene un total de 14 altavoces y un subwoofer.

En tercero, están esas microtecnologías interesantes, como la posibilidad de instalar un enchufe de 230V por 121 euroso las cinco tomas USB repartidas por el interior. ¿Algo que mejorar? Un coche de este nivel se merece llevar, de serie, la alarma, que la marca cobra aparte por 367 euros.

Parte multimedia: ahora, muchísimo mejor

Fue una de las grandes novedades del modelo 2020. El dispositivo consta de una pantalla en formato apaisado y con un tamaño de 8,8″ -eso no varía respecto al Stelvio de 2016- que, ahora, se puede controlar de manera táctil -antes no- o bien con una rueda giratoria -al estilo de los Audi o BMW- situada por detrás de la palanca del cambio -aunque a diferencia de estos, la parte superior de ese mando no es una superficie en la que puedas introducir comandos escribiendo con la yema del dedo-.

Por situación, grafismo y resolución, lo cierto es que la pantalla cumple con muy buena nota; en los dos últimos aspectos se ha notado una mejoría evidente respecto a su predecesor. Lo mismo se puede decir de los menús, ahora con widgets que permiten una mayor personalización a gusto del usuario. Por manejo es bastante rápido, fluido y reactivo, pero sin ser el mejor del mercado. ¿Un pequeño defecto que le hemos encontado? La pantalla se calienta algo más de la cuenta, aunque no es algo preocupante.

Una parte gráfica mejorada, manejo táctil, gráficos mucho más vistosos y una conectividad claramente mejorada. Sería ideal si también pudiera servir para descargarse actualizaciones en el vehículo.

Respecto al sistema en sí, la pantalla es ‘multitarea’ en el sentido de que su buena anchura le permite mostrar, al mismo tiempo, desde tres hasta cinco informaciones distintas: por ejemplo, información de las fuentes de sonido, el navegador o el teléfono… aunque lógicamente cuando selecciones uno de ello pasa a ocupar la totalidad de la pantalla.

Desde la pantalla también puedes ajustar los distintos asistentes a la conducción que puede incluir el modelo, como el avisador de obstáculos en el ángulo muerto, el de salida del carril, el de lector de señales de tráfico, el control de velocidad inteligente, la cámara trasera, las luces con cambio automático entre cortas y largas…

También sirve esta pantalla como segundo panel de control de la climatización y acceso a todas las funciones, desde la regulación de la temperatura de conductor y pasajero hasta el encendido y apagado de la luneta térmica.

Otro menú del sistema de infoentretenimiento es el que se denomina ‘servicios relacionados’ y que, a su vez, se compone de elementos que denotan la mejorada conectividad del coche. Por ejemplo, puedes hacer una llamada de asistencia en caso de avería, llamada de emergencia -el coche tiene Ecall, por lo que también puede avisar al 112 y detallar la posición del vehículo en caso de accidente- y el punto Wi-Fi hotspot.

Este último, como el router de tu casa, permite ofrecer Internet a los pasajeros, aunque previamente tienes que contratar un paquete de datos con la marca. Esta tarea la puedes hacer desde tu móvil, tablet u ordenador; si quieres saber el proceso y los pasos a dar lo puedes hacer siguiendo las instrucciones que aparecen en la pantalla o pulsando la opción de ‘asistencia’ que veíamos en el párrafo anterior.

Por cierto, de cara a la ciberseguridad es bueno que ese punto Wi-Fi cuente con un protocolo de seguridad WPAN2.

Por otro lado, desde la pantalla también puedes acceder a la opción denominada ‘Rendimiento’, que incluye bastante información. Por ejemplo, uno de los submenús te lleva a una serie de indicadores ‘técnicos’ que, la verdad, no son lo habitual en los ordenadores de a bordo de muchos coches. Así, te muestra la presión del aceite, la presión del turbo -boost; oscila entre cero y 0,7 bar- o el par máximo que desarrolla el motor diésel -en una escala que va de cero a 470 Nm-.

Otros elementos que incluye son el historial de consumo -en litros a los cien para un determinado margen de tiempo-, el ‘Efficient Drive’ -que valora cómo de eficiente es tu conducción básandose en tu forma de acelerar, desacelerar o en cómo utilizas el cambio de marchas; todo ello le sirve para otorgarte una nota final en una escala de 0 a 100-. Por último el indicador ‘4WD’ lo que hace es motrar el modo en el que está funcionando el sistema de tracción total -en esta versión que incluye tracción a las cuatro ruedas-, aunque también muestra en segundo plano un gráfico con la inclinación del vehículo al ascender o descender una rampa o pendiente.

A través de la pantalla también se efectúan los ajustes de elementos como la luminosidad de la propia pantalla, el audio, la conectividad Bluetooth… o modificar el orden de los elementos que se ven en la pantalla inicial, cambiar su tamaño… Además, se puede variar y ajustar, incluso, elementos de seguridad pasiva, como el funcionamiento del airbag del pasajero, el freno de mano con accionamiento automático… ¡o incluso realizar una revisión a los frenos!

Otra de la finalidades de la pantalla es mostrar las indicaciones de la cámara de marcha atrás -no hay más cámaras para controlar el perímetro del coche-, y, por supuesto, servir de soporte a las distintas fuentes de sonido. Entre ellas, la música que escuches desde Internet, gracias a que es compatible con los protocolos Android Auto y Apple Car Play, de manera que puedes utilizar apps como Spotify o alguna otra de emisoras de radio online, como radio.es.

Finalmente está lo que antes se denominaba ‘check control’, que no es sino un menú donde se muestra la información técnica general del coche, con datos como la autonomía, si el nivel de AdBlue es correcto -es un aditivo que en muchos diésel ayuda a reducir las emisiones del vehículo y que requiere de un pequeño depósito adicional-, cuándo debes pasar la próxima revisión -en kilómetros y días-, el estado de presión de los neumáticos…

También cuentas con más información interesante, como el nivel del aceite -con una indicación de cómo obtener una indicación precisa: aparcando el coche en una plana y, “con el motor todavía caliente, apagarlo y esperar cinco minutos”-, o del mencionado AdBlue con la auonomía restante -y la advertencia de que si se queda vacio, el coche no arrancará-.

Otros datos que puedes conocer desde este menú es el de las funciones que controla el selector de modos de conducción ‘dna’ -respuesta del motor y el acelerador, tacto de la dirección, rapidez del cambio o funcionamiento del sistema de tracción total- o tener acceso a una versión resumida del manual de instrucciones del coche -cuyas indicaciones, aseguran, “no sustituyen los contenidos del manual de uso y mantenimiento suministrado con el automóvil”-, cuyo índice puede ser mediante búsqueda de una palabra clave o por imágenes del coche.

Asistentes: ahora sí, dignos de un coche actual

Este Alfa puede incluir los asistentes más conocidos de la actualidad… aunque los más sofisticados se pagan aparte. Si quieres saber ‘de todo lo que es capaz’ este modelo, debes invertir, por un lado, 968 euros en el control de velocidad inteligente. Y, por otro lado, otros 605 euros en el ‘Driver Attention Pack Plus’, que añade el asistente para circulación en atascos, para que el Alfa pueda arrancar y frenar por si solo en caso de retención; o el dispositivo que adecua la velocidad del coche a lo que marcan las señales de limitación.

Como en otros modelos, la combinación del control de velocidad activo y el de mantenimiento dentro del carril otorgan al Stelvio un nivel 2 de conducción autónoma; a pesar de esa expresión, hay que recordar que en ningún momento eso exime al conductor de permanecer completamente atento a lo que sucede en la carretera. Estas tecnologías ayudan a mejorar la comodidad y seguridad al volante, pero en ningún momento están ahí para que puedas distraerte.

En cualquier caso, llevando al límite al sistema para ver de qué es capaz, hemos comprobado que sí, que puede ‘guiar’ al coche sin tocar al volante, pero que lo hace en intervalos muy cortos de funcionamiento, de apenas cinco-seis segundos. Si el sistema percibe que nadie sujeta el volante, te lanza señales acústicas y luminosas durante otros cinco-diez segundos -además, muy llamativas- para, finalmente, desconectarse. No es como en algunos modelos del grupo VW, que para llamar tu atención también dan un toque rápido al freno.

Los asistentes a la conducción añaden nuevas e interesantes funciones. Eso sí, los más sofisticados se pagan aparte, aunque sus precios son razonables y merece la pena invertir en ellos.

En cuanto al funcionamiento por separado de esas tecnologías, nada que objetar al control de velocidad adaptativo, lo único que a veces nos llamaba la atención que, si tenía que detener el coche por encontrarse con un atasco, parecía que le costaba ‘aproximarse’ en los últimos instantes al coche deternido justo por delante.

Del asistente en atascos, sucede como en la mayoría de estos coches: si el Alfa permanece retenido más de tres segundos, para reanudar la marca debes pisar ligeramente el acelerador. ¿Una curiosidad? El radar que se encarga de medir la distancia con otros vehículos va en posición frontal… pero hacia un lado, no completamente centrado, debido al personal diseño del morro del Alfa.

Por lo que se refiere al mantenimiento de carril, es uno de los dispositivos más ‘activos’ que hemos probado: no sólo te avisa con pitidos, sino que también realiza correcciones. También funciona en combinación con el sistema de control de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores, ofreciendo mucha resistencia en la dirección si ve que te vas a cambiar de carril y hay un vehículo circulando por el carril contiguo.

Un Alfa de corazón -diésel-

En una época en la que se tiende hacia la electrificación o, por lo menos, hacia la vuelta a los gasolina, sorprende que en el Alfa haya dos diésel para elegir. El de nuestra prueba es el más potente, un 2.2 con cuatro cilindros -turbo, por supuesto- y 210 CV… que en combinación con la caja automática de ocho velocidades -la única disponible-, tiene un rendimiento magnífico. No es el motor más refinado -sobre todo cuando lo escuchas desde el exterior-, pero tiene una respuesta muy rápida, con aceleraciones que son mejores de lo que te esperas de su potencia y peso. Es más, no tiene mucho que envidiar a los grandes bloques de seis cilindros.

Tampoco hay mucho que objetar sobre el comportamiento. Ni la altura ni el peso impiden que el Stelvio se conduzca con agiliad, debido seguramente a varios motivos. El primero, un escaso balanceo de la carrocería. El segundo, al menos con la prueba realizada en seco tal y como sucedió durante los días que la hicimos, los anchos neumáticos y las enormes llantas de 20″ le dan mucha adherencia, más aún con el sistema de tracción total conectable siempre atento para evitar pérdidas de tracción.

El tercero, seguramente uno de los más influyentes, es la rapidísima dirección, con apenas dos vueltas de volante; el radio de giro del coche es amplio, pero la agilidad que permite su dirección es llamativa. También se lleva su parte de mérito la suspensión regulable, que es una opción por 1.452 euros, pero que permite elegir entre un tarado más suave para trayectos largos en familia… o uno más deportivo para una conducción más decidida.

Por último, el cambio automático también cambia con mucha rapidez y contribuye a que el coche gane velocidad con mucha sencillez; si lo prefieres puedes hacer un uso secuencial del cambio, ayudándote de las enormes levas tras el volante, que tienen un tacto estupendo.

Imagen tres cuartos trasero del Alfa Stelvio

A pesar de la mencionada sonoridad del diésel, en un coche de este peso y aerodinámica, a poco que alguien cubra kilómetros con el Stelvio difícilmente le va a salir a cuento el gasolina equivalente, de 200 CV -vale, es más barato, pero no ofrece el llamativo equipamiento Veloce-.

Servicios conectados… pero que se pagan

Alfa ofrece en opción el paquete de servicios Alfa Connect. Entre ellos destaca la posibilidad de descargarte en el móvil, que incluye la función my:Assistant, que te permite pedir ayuda en caso de necesidad. Además, también cuenta con otras funcionalidades, como la de poder abrir o cerrar las puertas a distancia, conocer la ubicación del coche, el nivel de combustible restante…

El problema de todo esto es que el precio que hay que pagar es de 352 euros, y la duración es de 12 meses, lo cual contrasta con lo que ofrecen la mayoría de las marcas, donde los servicios son gratutitos el primer año y luego tienen un precio anual razonable -Seat, Skoda…- o, incluso, ya las hay que ofrecen muchas de estas funcionalidades gratis y para siempre.

Algo que nos gusta, aunque suene contraproducente: para descargarte la app en el móvil y poder manejar todas las funciones, debes completar el proceso en un concesionario, lo cual siempre añade un plus de ciberseguridad frente a aquellos sistemas en los que, hasta hace poco, bastaba con introducir el número VIN del bastidor -que en muchos vehículos está a la vista, en la zona del parabrisas-.

DISPOSITIVOCUÁNTO CUESTA QUÉ TAL FUNCIONA¿DEBES PAGAR POR ÉL?
Pack Harman Kardon1.210€Excelente
Imagen tres cuartos trasero del Alfa StelvioDriver Attention pack605€Bien
Detalles de la instrumentación del StelvioControl crucero activo968€Muy bien
Imagen exterior de un Alfa StelvioTecho panorámico1.815€BienNO
Imagen tres cuartos delantero del Alfa Stelvio VeloceAlfa Active suspension1.452€Muy bienTÚ DECIDES
Alarma363€Bien
Portón apertura automática545€BienTÚ DECIDES
Imagen del nuevo sistema multimedia del Alfa Giulia 2020Cargador inalámbrico móvil242€BienNO

VALORACIONES
Conectividad
7.5
Asistentes a la conducción
8
Tecnologías de confort
8
Tecnologías de entretenimiento
7.5
App
6
P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.