Prueba a fondo

Mitsubishi Eclipse Cross

El Eclipse Cross ha demostrado que, con la ayuda de la tecnología, es capaz de superar un durísimo raid, como es el Dakar. ¿Servirá también la tecnología para convertirle en uno de los SUV compactos más interesantes del mercado?

mitsu eclipse 1

Qué saber de este Eclipse Cross

Que es uno de los dos todo camino compactos que, en la actualidad, Mitsubishi vende en España -el otro es al ASX-. Nuestro protagonista, disponible únicamente con carrocería de cinco puertas, mide 4,40 m de largo, 1,80 m de ancho y 1,68 m de alto. Su peso en vacío es de 1.550 kg.

Que la versión probada dispone de un motor 1.5 turbo, gasolina de cuatro cilindros con una potencia de 163 CV. La variante analizada, que incluye cambio automático por variador continuo y tracción permanente a las cuatro ruedas, tiene una velocidad máxima de 200 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,8 segundos. Su consumo medio es de 7,0 l/100 km -todos estos datos son oficiales y han sido homologados y suministrados por la propia marca-.

Que incluye el acabado más completo de la gama, el Kaiteki. Eso significa que todas las tecnologías que puede llevar un ASX están incluidas, de serie: faros delanteros con todas las funciones de leds, HUD, sistema multimedia y de infoentretenimiento, sistema de alerta de salida de carril y de presencia de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores, frenada automática de frenada…

Que en su primer año completo de comercialización ha conseguido vender un total de 80.000 unidades en todo el mundo, cerca del 40% en Europa. Además, la gama 2019 acaba de estrenar un nuevo motor turbodiésel de 148 CV.

Siempre asociamos la imagen de Japón a la última tecnología en electrónica, informática… ¿Se puede aplicar también esa máxima a sus marcas de automóviles?

Si eres algo más que un millenial y tienes cierta afición por las cosas con ruedas, cuando escuchas el término Eclipse seguro que en vez de pensar en “fenómeno en el que la luz procedente de un cuerpo celeste es bloqueada por otro” te viene a la mente un coupé japonés que en nuestro país, principalmente en la década de los 90, se batía el cobre contra los Toyota Celica, Opel Calibra, Ford Probe… Un modelo mítico que prometía diseño, buen equipamiento, prestaciones razonables y un precio competitivo.

Un par de décadas más tarde, asistimos a la moda de resucitar modelos del pasado para actualizarlos a los nuevos tiempos, normalmente a base de tecnología… y respetando en lo posible la esencia del coche original: ha pasado con el VW Beetle, con el Mini o con el Suzuki Jimny. Por su parte, Mitsubishi está haciendo algo parecido, pero más que resucitar un cierto tipo de coche, está recuperando nombres de su historia que calaron en la gente… pero aplicados en modelos de enfoque completamente distinto.

Lo vimos hace pocos años cuando lanzaron un nuevo Space Star, que dejó de ser un monovolumen para convertirse en un urbano de precio asequible. Y en 2017 repitieron jugada con el término ‘Eclipse’ que mencionábamos al principio. Eso sí, ahora se la añadido el apellido ‘Cross’ y se utiliza para denominar a un SUV compacto. ¿Tiene razón de ser el nombre? En realidad, el Eclipse Cross, al menos por apariencia, no es un todo camino al uso, sino que destaca por contar con cierta silueta de coupé y por resultar más llamativo y deportivo que modelos de tamaño similar -de un Nissan Qashqai a un Hyundai Tucson-.

Imagen tres cuartos delantero de un Mitsubishi XR-PHEV II de color rojo

Con todo, su aspecto y algunas de sus soluciones tecnológicas ya fueron adelantadas por dos concepts mostrados en 2013 y en 2015: el XR-PHEV y XR-PHEV2. En cuanto al coche de serie, el que se puede comprar en los concesionarios, ¿cuáles son sus dispositivos más avanzados?

Sistema SDA: cuando tu coche quiere ser un teléfono

Hoy en día no se entiende un vehículo que no concentre muchas de sus funciones de información, entretenimiento o conectividad en torno a un sistema multimedia. El del Mitsubishi se llama SDA, unas siglas que hacen referencia al término Smartphone Link Display Audio. ¿Qué aporta respecto a lo que ofrecen otras marcas?

Pantalla del sistema multimedia SDA del Mitsubishi Eclipse Cross.

En resumen, diríamos que llama la atención por su manejo a través de un touchpad -una superficie táctil acompañada de cuatro botones que, por apariencia y manejo recuerdan al ratón integrado que llevan los ordenadores portátiles- y por su pantalla táctil de 7” -que equivale a un tamaño de 17,8 cm de esquina a esquina- en formato más rectangular que la media.

Las siguientes funciones son accesibles desde el SDA: equipo de sonido -radio tanto convencional como digital, fuentes de sonido como el iPod o la música almacenada en USB-, teléfono mediante bluetooth, indicador de consumo de combustible, ajustes del vehículo -relacionados con el sonido del equipo de audio, la propia pantalla del SDA-, indicador de información ECO -para conocer si realizamos una conducción eficiente-… Además, desde el menú apps podemos tener acceso a su compatibilidad con teléfonos mediante los protocolos Android Auto y Apple Car Play.

Superficie táctil que se emplea en el Eclipse Cross para controlar el sistema multimedia.

En realidad, el manejo es bastante sencillo porque no hay una gran cantidad de menús y submenús como en otros dispositivos similares. Lo que existen son cuatro pantallas que engloban todas las funciones mencionadas con anterioridad. Mediante el touchpad y con un dedo podemos desplazarnos por la pantalla, mientras que si utilizamos dos dedos es posible realizar ajustes en el volumen -moviéndolos con rapidez arriba y abajo- o bien realizar otro tipo de ajustes -si los movemos de izquierda a derecha-. En todos los casos, una presión hacia abajo sobre la superficie del touchpad es el equivalente a confirmar una acción.  

A quien no le convenza ese sistema de manejo, siempre puede recurrir a la propia pantalla táctil que, además, cuenta con seis botones virtuales para subir y bajar el volumen, acceder a las apps, a las fuentes de sonido o a las aplicaciones.

El sistema se inicia con una animación donde se muestran algunas características del equipo de sonido -DTS, Dolby…- para, a continuación, recordarle al conductor que debe leer el manual antes de usar el coche… o que puede seleccionar otro idioma. A partir de ahí, un total de cuatro pantallas deslizantes, con widgets que te conducen a las principales funciones y claramente diferenciados por los colores que utilizan. Es cierto que algunos de ellos se podían haber agrupado, pero así se evita la acción de navegar dentro de menús.

Como en otros coches japoneses, el paso entre funciones, menús, la confirmación de alguna tarea… va acompañado de pequeños bips que se pueden silenciar. En realidad, el manejo es bastante simple y siempre es fácil marcar la función que se desea mientras se maneja el touchpad, aunque a veces, cuando hay muchos botones seleccionables en la pantalla hay que realizar más de un movimiento hasta llegar al lugar elegido.

Gana mucho cuando le conectas el móvil

Como en otros dispositivos multimedia, para que el Mitsubishi gane en conectividad necesitas tu móvil, un cable para conectarlo vía USB al coche -tiene dos tomas en la parte inferior de la consola central- y una buena tarifa de datos. El SDA es compatible tanto con Android Auto como con Apple Car Play, y para llegar hasta sus diferentes funciones sólo debes pulsar en el widget con la inscripción apps.

Con Android, por ejemplo, dispones de navegación gracias a Google Maps, con la ventaja de que te muestra información del tráfico en tiempo real. Por supuesto, se pueden realizar llamadas, enviar o recibir mensajes de texto mediante aplicaciones como WhatsApp -siempre mediante comandos de voz; para eso también cuentas con el eficaz Google Assitant-, esuchar música de Internet -puede ser con Google Play Music- y utilizar apps que te resulen útiles durante la conducción -NYTimes, Sticher, ABC News, Waze… e, incluso, sistemas de mensajería segura como Threema-.

En el caso de que tu teléfono sea de Apple, cuentas con funcionalidades parecidas, además de todas las ventajas del asistente virtual Siri.

¿Qué le falta a este sistema? En el mercado español no incluye sistema de navegación, ni siquiera en opción… algo que, hoy en día, no es mayor inconveniente si, como hemos visto, contamos con un teléfono móvil que disponga de Google Maps, Waze o cualquier app similar.

A través de la pantalla tienes buenas vistas…

Son las que proporciona el dispositivo conocido como Multi Around Monitor. Consiste en un conjunto de cuatro cámaras -una en el frontal, otra en el portón trasero y una en la parte inferior de cada retrovisor- que trabajan conjuntamente para enviar sus imágenes a un sistema informático que las procesa, las fusiona y las convierte en un plano ‘a vista de pájaro’ del vehículo.

Esa referencia, mostrada en la pantalla del SDA, permite maniobrar con el coche a baja velocidad y hacerlo con mucha precisión, sabiendo lo que hay alrededor del vehículo, lo cual facilita, por ejemplo, las labores de aparcamiento. Como curiosidad, en la imagen se aprecia un Eclipse Cross en color rojo… pero hay un total de siete colores para elegir.

Y un eco-entrenador personal para ser más eficiente

Una interesante función del SDA es la que se denomina “información ECO”. Dicho dispositivo analiza nuestro estilo de conducción, tomando como referencia lo que apretemos el acelerador, lo que aprovechemos la inercia del vehículo… Con esa información, nos dará una nota que va de una a cinco estrellas… y almacenará esa información para saber si, con el paso de los días, vamos siendo más o menos eficientes al volante. Una de forma de lograr mejores puntuaciones es llevar seleccionado el modo ECO, que se activa mediante un botón ubicado en la parte inferior de la consola central.

También nos muestra todo el tiempo en el que cual ha entrado en acción el sistema stop/start, es decir, durante cuánto rato el motor 1.6 de gasolina ha estado parado a lo largo de un trayecto -y, por lo tanto, sin consumir-.

El equipo de sonido: potente y avanzado

La empresa Rockford & Fosgate (https://rockfordfosgate.com/mobile/), cuya historia se remonta a 1973, lleva muchos años siendo el especialista con el que cuenta Mitsubishi para poner a punto sus equipos de sonido de alta gama. En el caso de este Eclipse Cross han optado por un equipo de sonido de siete altavoces -dos de agudos de 3,5 cm, dos de medios de 16 cm, dos coaxiales de 16 cm y un subwoofer de 25 cm-, potenciados por un amplificador de 710 W y ocho canales.

Detalle de uno de los altavoces situado encima del salpicadero. Corresponde al potente equipo de sonido RockFord Fosgate

Es un equipo muy bueno, no sólo por la potencia, sino porque su sonido es claro y porque puede reproducir muchas fuentes de sonido, ya sea de la radio convencional o de radio digtal (DAB), de la música que tengamos almacenada en el teléfono, de las apps que llevemos instaladas en el móvil, de las tomas para USB… A cambio, no hay reproductor de CD o DVD.

Tiene una app… pero no en España

Mitsubishi ofrece su app ‘My Mitsubishi Connect’ para conectar coche y teléfono móvil. Disponible tanto para Android como para Apple es definida como “una innovadora plataforma de servicios disponible exclusivamente para el Eclipse Cross”. Con ella es posible acceder a funciones remotas -como bloqueo y desbloqueo del seguro de las puertas, accionar el claxon a distancia, controlar la climatización, la configuración del vehículo, las luces…- además de poder localizar el coche y saber, por ejemplo, dónde lo hemos aparcado.

Si esta app -que ha sido actualizada recientemente: el 23 de enero de 2019- no se ofrece aún en nuestro país se debe a que los Eclipse Cross que aquí se importan no disponen del llamado ‘Mitsubishi Telematics Control Unit’.

En Estados Unidos es una realidad desde 2018, y se ve complementada con servicios como la llamada de emergencia, el botón para solicitar asistencia en carretera, se avisa al propietario si salta la alarma del vehículo, se ofrece información de geolocalización en caso de que el coche haya sido robado…

Ojalá dentro de poco los conductores europeos también podamos disfrutar de la completa app que ya está disponible para la versión americana del Eclipse Cross y que incluye numerosas funcionalidades

HUD: una tecnología a la que es fácil acostumbrarse

Este modelo lleva de serie, en la versión analizada, un Head Up Display. Se trata de un dispositivo que proyecta información al conductor en una pantalla abatible de plástico que se despliega justo por encima del cuadro de instrumentos. Dicha información incluye la velocidad a la que circula el vehículo, el funcionamiento del control de velocidad inteligente… pero también muestra advertencias. Por ejemplo, cuando nos salimos del carril, cuando existe riesgo de colisión contra o vehículo, cuando iniciamos la marcha sin ponernos el cinturón o con alguna puerta abierta… Incluso nos lanza un mensaje de despida cuando desconectamos el encendido.

El Mitsubishi Eclipse Cross incluye un dispositivo que proyecta datos en una pantallas situada en la zona del parabrisas, para que el conductor no aparte los ojos de la carretera al conducir.

Sus indicaciones son claras, la proyección se puede regular en altura y lo cierto es que por luminosidad o tamaño no molesta, resulta poco intrusivo y es muy fácil acostumbrarse a él -además, se puede desconectar por completo-. También puede mostrar indicaciones del sistema de navegación… pero en aquellos países en los que dicha opción está disponible.

Control de velocidad adaptativo -ACC-: más fácil imposible

Este sistema permite al conductor fijar una determinada velocidad para circular por autovía y autopista -aunque la marca japonesa asegura que tambien puede funcionar en carreteras más sinuosas-… y que el Mitsubishi la mantenga siempre que pueda -su horquilla de funcionamiento es entre 30 y 180 km/h-, pero frenando si se encuentra por delante un vehiculo que circula más despacio -siempre mostrará esa información en el display situado en la instrumentación- y volviendo a recuperar la velocidad marcada una vez que la carretera está libre.

Para ver lo que tiene por delante de él, el coche recurre a un radar de 77 GHz capaz de medir con precisión la distancia que hay respecto a un otros vehículos que circulan delante de nosotros, en la misma dirección y por el mismo carril. Salvo por la presencia de algún ruidito electrónico que se percibe durante su funcionamiento, el dispositivo cumple a la perfección su trabajo y actúa, incluso, en atascos, llegando a parar el coche si se produce una retención y desconectando el motor si dicha parada es prolongada.

Eso sí, cuando la fila reanude la marcha, tienes que o bien tocar ligeramente el acelerador o los botones del ACC que hay en el volante para que el Eclipse Cross vuelva a rodar.

Mitsubishi Eclipse Cross imagen del salpicadero

Como en todos dispositivos, la marca japonesa advierte que es sólo una ayuda a la conducción y que la responsabilidad última es de la persona que conduce.  Por ejemplo, si con el control de crucero conectado surge un imprevisto delante nuestro -por ejemplo, la aparición súbita de un coche en el carril- es posible que la deceleración máxima que permite el ACC -que es toda la que pueden llevar a cabo los frenos del coche- no sirva para evitar un alcance.

También como vimos hace poco en el CarLab del Subaru XV, existen muchos condicionantes que pueden entorpecer el buen funcionamiento del sistema; desde algo aparentemente trivial como no llevar bien la presión de los neumáticos hasta circular por carreteras muy sinuosas, con malas condiciones climatologicas

Este sistema puede trabajar de manera conjunta con el sistema de frenado automático. En este caso, y con la ayuda de una cámara, el Mitsubishi puede detectar un posible peligro que suceda por delante de nosotros. SI ves que no reaccionamos, primero nos alertará y luego, si no tomamos el control, frenará para evitar un posible accidente o minimizar sus consecuencias.

Sistema de alerta de salida del carril -LDW-: esto es solo un aviso

Gracias a una cámara situada en el parabrisas, el Eclipse Cross lee las líneas que delimitan los carriles del asfalto. Si las pisamos o por nuestra trayectoria vamos a rebasarlas, una señal luminosa muy llamativa se muestra en el cuadro de mandos -también en el HUD-, acompañada de un pitido.

Mitsubishi Eclipse Cross: a la izquierda del volante se sitúan numerosos mandos para desconectar ayudas a la conducción

Eso sí, a diferencia de otros sistemas, el de este japonés -que está activo cuando el coche supera los 65 km/h: lo sabremos porque también aparece un pequeño testigo verde en la instrumentación- no interviene en la dirección: debes ser tú el que reaccione y gire el volante en la dirección adecuada. Si quieres desactivarlo, se puede hacer pulsando un botón situado a la izquierda del volante.

Su funcionamiento es correcto; tal vez se le podría pedir que su advertencia de salida se produjera un poquito antes, ya que muchas veces actúa cuando el vehículo ya está pisando la raya -en autopistas es habitual que la señal acústica del sistema se perciba al mismo tiempo que el ruido del neumático al pasar sobre las bandas sonoras utilizadas en los laterales de las calzadas-.

¿Limitaciones del sistema?  En realidad, funciona bien y casi siempre, pero la marca comenta que se pueden producir excepciones en el buen funcionamiento del sistema si, por ejemplo, las líneas de la carretera están desgastadas o sucias, si se conduce bajo fuerte lluvia o nieve, cuando la superficie de la carretera refleja la luz del sol, si hay sombras -por ejemplo, las de los guardarrailes- que pueden confundir a la cámara que lee dichas líneas…

Si tú no frenas, lo hará él

A este sistema la marca lo llama FCM, o ‘Mitigación de colisión frontal’. La idea es que si el coche detecta un obstáculo por delante de él y del que el conductor no se ha percatado, este sistema primero advierta a la persona que va a los mandos -con señales vistuales y acústivas-; en segundo lugar, es capaz de aumentar la presión en el circuito del líquido de frenos y propocionar un extra de asistencia a la fuerza con la que el conductor pisa el pedal del freno para que el coche se detenga en el menor espacio posible; y, en último caso, el Mitsubishi aplica de forma automática los frenos para evitar un posible impacto -sea contra otro coche o contra un peatón- o, al menos, reducir sus consecuencias. Su máxima eficacia al alcanza cuando el coche se mueve a velocidades de entre 5 y 80 km/h en el caso de evitar impactos contra otros coches y de 5 a 65 km/h si se trata de peatones.

Imagen de un Mitsubishi Eclipse Cross rojo en tres cuartos trasero

Para funcionar, el ASX combina un radar y un láser de corto alcance -ambos en la zona del parabrisas- además de otro radar que se emplaza tras el paragolpes delantero -y que está oculto a la vista-.

Evidentemente, este sistema busca aumentar la seguridad del conductor… y, por eso, tiende a actuar por exceso en según qué circunstancias. Por ejemplo, si somos de los que nos aproximamos a una rotonda intentando buscar el hueco para incorporarnos nada más pasar un coche, puede que el FCM detecte que vamos a colisionar contra él y nos frene; también puede pasar en carreteras de un carril por sentido, en las que vamos a adelantar a otro vehículo e intentamos aproximarnos lo más posible a él antes de rebasarle invadiendo el carril contrario.

A modo de curiosidad, el sistema también puede no percibir correctamente a los peatones si, por ejemplo, miden menos de un metro de altura o más de dos, si utilizan ropa muy holgada, si llevan algún objeto que les oculta parte del cuerpo -paraguas, maleta-, si ese peatón camina rápido o corre… Pero, como decimos, y al igual que en los prospectos de los medicamentos, son excepciones que rara vez van a suceder, pero que no se descartan.

VALORACIONES
Conectividad
6
Asistentes de conducción
7
Tecnología de confort
6
Tecnología de entretenimiento
7
P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.