Prueba a fondo

Lexus LS 500h Luxury

Se pueden hacer cosas 'a lo grande', pero a veces son los pequeños detalles los que permiten ser diferente. Este Lexus utiliza la tecnología para las dos cosas para crear una de las mejores berlinas del mundo.

Imagen tres cuartos delantero de un Lexus LS 500h

Qué debes saber de este Lexus

Que es la berlina más grande de la marca, situándose por encima de los ES y IS. Este LS mide 5,23 m de largo, 1,90 m de ancho -sin contar los retrovisores- y 1,46 m de alto, mientras que la distancia entre ejes es enorme: 3,125 m.

Que en países como España este coche sólo se vende en una moderna versión híbrida. Concretamente, combina un propulsor principal 3.5 V6 gasolina de 299 CV con un motor eléctrico de 179 CV. La potencia conjunta es de 359 CV. Este Lexus acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos, alcanza una velocidad máxima de 250 km/h y tiene un consumo medio combinado de 9,3 l/100 de gasolina, lo que equivale a unas emisiones medias de 209 gramos de CO2 por km. Datos a junio de 2020; consumos según el ciclo WTLP.

Que esta versión lleva el acabado conocido como Luxury Art Wood. Entre su equipamiento tecnológico no faltan elementos como los faros delanteros multi-LED con accionamiento automático de luces de carretera, asientos delanteros con ajuste eléctrico -28 posiciones el del conductor y 20 el pasajero-, ventilación y masaje, asiento trasero con regulación eléctrica en 18 posiciones y masaje, equipo de sonido Mark Levinson con 23 altavoces, climatizador de cuatro zonas, selector de modos de conducción, control de crucero adaptativo desde 0 km/h…

También dispone de acceso y arranque keyless, asistencia interactiva de trayectoria en el carril, detección de ciclistas y de peatones, reconocimiento de señales de tráfico, sistema adaptativo de luces de carretera, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara de 360º, sistema de control de presión de neumáticos, suspensión neumática con amortiguación variable adaptativa, instrumentación con pantalla de 8”, dos tomas USB, dos tomas jack y puerto HDMI, volante multifunción con regulación eléctrica, sistema multimedia con pantalla de 12,3”, radio digital DAB, sistema de navegación, sistema de control de ángulo muerto con sistema de detección de tráfico posterior.

Un coche como el Lexus invierte de la mejor manera posible los 145.000 euros que cuesta. Y es que se nota que prácticamente cualquier sistema que incluye ha exigido a la marca una importante inversión.

¿Cómo crees que debe ser escribir una prueba de un coche que cuesta 145.000 euros? Por un lado, pensarás que puede ser algo sencillo, ya que seguramente haya mucho de qué hablar. Es un vehículo que pesa 2.425 kg y que, a diferencia de competidores como un Audi A8 o un Mercedes Clase S, únicamente está disonible con una longitud de carrocería -por cierto, equivalente a las versiones ‘largas’ de esos rivales-.

Por otro, puede antojarse una tarea inabarcable, porque contar lo que representa un vehículo así y no dejarse algo en el tintero, resulta complicado. No es una exageración: sólo con abrir la guantera del Lexus LS 500h descubrirás sus dos manuales de instrucciones: uno para el vehículo en sí y otro para el sistema de entretenimiento que, en conjunto, se acercan a las 950 páginas.

Así que en lugar de intentar contar hasta el último pormenor del que el el Lexus más grande, vamos a centrarnos en las sensaciones tecnológicas que un coche así puede provocar, que no son pocas.

Precisamente, el primer impacto es visual. El Lexus llama la atención en cualquier sitio: sea una gran ciudad con gente acostumbrada a ver coches de todas clases… hasta el pueblo más pequeño. Es curioso cómo han ido evolucionando estéticamente los modelos de esta marca con los años. Sus primeras berlinas eran grandes, lujosas y distinguidas, eso nadie lo pone en duda. Pero es que, en la actualidad, son ante todo llamativas.

IMagen de perfil del Lexus LS

Este Lexus lo es porque su frontal es afilado y tiene como elemento básico la parrilla delantera de enorme tamaño. Puede que esté demasiado expuesta, pero es que es un elemento característico y muy personal que define a la actual gama de modelos de Lexus. A ambos lados de la misma, otro elemento que diferencia a este coche de cualquier rival -básicamente alemán-: los faros tan rasgados y con sus luces diunas en forma de ‘Z’.

Los faros, además de llamativos, son tecnológicos; tal vez se podría achacar que no cuente con la tecnología láser que ya está disonible en las firmas premium alemanas… pero tampoco supondría una mejora brutal en el rendimiento y seguramente sí un incremento notable en el precio.

Los del Lexus LS recurren a la tecnología led de triple haz, que ofrecen un muy buen rendimiento, incluso con niebla; también disponen de luz adicional para giros, pero cuando se circula a baja velocidad.

También cuenta con el llamado sistema adaptsativo de luces de carretera, que es una tecnología que permite crear zonas de sombra sobre otros vehículos y así poder circular con la luz de carretera, de noche, durante buena parte del tiempo.

Completan estos faros los llamativos intermitentes secuenciales, que le dan otro troque tecnológico; los leds también están presentes en los faros traseros.

Por cierto, que en este coche nunca oirás un portazo… si así lo deseas; por una parte, las puertas laterales disponen de cierre asistido, que es una tecnología que aunque tiene muchos años no deja de de sorprender a la gente, por el hecho de que una puerta mal cerrada es capaz en este LS de cerrarse con total suavidad.

Lo mismo sucede con el portón del maletero, que cuenta con apertura eléctrica… que, además de poder activarse desde el mando a distancia o desde un botón en el maletero, también se puede activar con pasar el pie bajo el paragolpes trasero, Algo que puede resultar muy útil cuando quieres abrirlo y vas con las manos y los brazos ocupados.

Un consejo: si te fijas con cuidado verás que en el exterior del vehículo hay un total de cinco micro-cámaras. Aparte de la situada en la zona del parabrisas, junto al retrovisor interior, hay otras cuatro: una en el frontal -justo bajo el logo-, dos bajo cada uno de los retrovisores laterales y una más en el portón trasero.

Estas cámaras tienes como finalidad ayudarte a manejar mejor el gran tamaño del coche en espacios cerrados. Pero no sólo muestran las imágenes del frontal, la trasera o los costados: mediante un programa informático, y desde la gran pantalla del sistema multimedia, se genera una animación en 360º que te permite, en unos segundos, ver como si sobrevolases el perímetro del vehículo y así comprobar, por ejemplo, que no hay ningún obstáculo que pueda suponer un problema.

Para concluir con el exterior, decir que Koichi Suga, Diseñador Jefe de la marca, fue la persona a la que se le encarga el diseño y estilo de la quinta generación del LS, un vehículo que se ensambla en la planta de Tahara, un grandioso complejo que abarca cuatro millones de metros cuadrados.

Comienza la verdadera experiencia

Subir a bordo del coche ya se nota que es una experiencia diferente. Llevando contigo el mando a distancia con función manos libres, cuando te aproximas al coche, el Lexus ‘te siente’ y por eso enciende una luz en la manecilla de las puertas y tamién proyecta luz en el suelo para que evites pisar un charco, por ejemplo.

Además, prácticamente sin darte cuenta, el vehículo a elevado su carrocería en tres centímetros y el asiento del conductor baja ligeramente al tiempo que los contornos laterales del asiento ‘se abren’ para que sentarte te suponga el mínimo esfuerzo posible.

Imagen del salpicadero del Lexus LS

Una vez sentado, incluso la hebilla donde se abrocha el cinturón de seguridad se eleva para que te resulte más fácil engancharlo. En cuanto lo hagas, el volante -de cuero y madera, lo cual le prorporciona un tacto distinto al de cualquier coche ‘normal’- se te aproximará y al pulsar el botón del contacto, el asiento adoptará la posición que tuvieses memorizada.

¿Y qué sucede mientras a tu alrededor? Notarás una animación de bienvenida tanto en la instrumentación con el sistema de proyección de datos HUD y notarás cómo el interior se ilumina tenuemente con luces ambientales de color blanco.

Lo siguiente de lo que toca hablar es de los asientos. En este acabado, cuatro plazas disponen no sólo de regulaciones eléctricas de todo tipo -en los delanteros, hasta en 28 posiciones-, sino también de calefacción, ventilación… y masaje. Y el masaje no se limita a que el asiento realice algún tipo de pequeño movimiento, sino que puede resultar verdaderamente ‘contundente’.

Muchas veces se suele decir que estos son coches son para disfrutarlos desde las plazas traseras… pero es que el Lexus LS no hay duda ninguna. Es difícil encontrar un vehículo con más espacio, tecnología y confort en esta zona del coche.

En total tienes cinco programas a elegir para los asientos delanteros, según la zona del cuerpo en los que quieras que se concentre el masaje. Además, dichos programas asegura Lexus que se han desarrollado “con el asesoramiento de un experto en la técnica japonesa del masaje Shiatsu”.

En los asientos traseros hay hasta siete programas de masaje, mientras que la plaza situada tras el asiento del copiloto es, sin duda, la más ‘especial’. Y es que esta plaza dotada de un asiento Otomano de relajación dispone de su propio reposapiés y puedes viajar muy cómodo y reclinado… por si quieres echarte una cabezadita.

¿Qué más detalles tienes en las plazas traseras? Cortinillas eléctricas, un panel multifunción situado en el reposabrazos central -y con el que se pueden controlar desde las luces de cortesía hasta las mencionadas cortinillas, los ajustes del asiento, el masaje, la climatización…- y un sistema de entretenimiento compuesto por dos grandes pantallas de 11,6” -unos 30 cm- ubicadas en los reposacabezas de los asientos delanteros.

En ellas puedes reproducir desde discos Blu-Ray hasta tarjetas SD o contenido desde la conexión Wifi. Y en el reposabrazos encontrarás una entrada para auriculares y un puerto HDMI. ¿Un detalle de cómo se cuidan los detalles en este modelo? Esas pantallas pueden regular su inclinación… utilizando un botón, para que la persona que la mire cuente con el mejor ángulo de visión.

Por supuesto, las plazas traseras también cuentan con su propia climatización. Es más, el climatizador de cuatro zonas que lleva este acabado dispone de la función ‘Climate Concierge’, que resulta muy interesante: esta tecnología lo que hace es detectar la temperatura en el cuerpo de cada pasajero cuando entra. Utilizando esa referencia, el LS establece la que considera que es la temperatura óptima para que esa persona se encuentre cómoda en el menor tiempo posible.

Además, el sistema también tiene en cuenta si en uno de los dos lados ‘pega’ más el sol del coche, para lo cual controlará el flujo de aire y la temperatura en esa zona, pero sin que eso repercuta en que los otros pasajeros que van a la sombra reciban un exceso de refrigeración.

Pero hablando de posibilidades de entretenimiento, hay que hacer un punto y aparte en lo que es el equipo de sonido Mark Levinson. Y es que hablamos de uno de los mejores sistemas de audio que se pueden encontrar en un automóvil moderno. En la versión propuesta es de serie… pero es que es uno de esos equipos que en la competencia suele ser opcional y por precios que comienzan en los 6.000 euros.

Sus cifras son impresionantes, porque tiene un total de 23 altavoces repartidos estratégicamente por 16 lugares del vehículo -incluido el techo-. Digamos que es uno de esos equipos tan buenos que te das cuenta con ciertas canciones que percibes matices que nunca antes, ni siquiera en tu casa con tus mejores auriculares, te habrías dado cuenta.

En realidad lo que percibes es un sonido envolvente, cristalino… y, por supuesto, potente. Algo de lo que se encarga el amplificador de 16 canales para producir un total de 2.400 vatios -una potencia prácticamente inigualable en el mercado; te tienes que ir a un Bentley Flying Spur, que cuesta el doble que el Lexus, pero se queda en 19 altavoces y 2.240 vatios-. Sí, es de esos equipos que te hacen ‘temblar el cuerpo’… pero que no hacen temblar el coche, lo que también es una demostración de lo bien ‘ensamblado’ que está todo.

De acuerdo, tal vez se le pueda reprochar que hay un lector de CD integrado que prácticamente ya no utilizarás o que la interfaz para manejarlo desde el sistema multimedia tiene una apariencia sencilla -también lo son los posibles ajustes del sonido, aunque es tan bueno siempre que hay poco aquí que quieras ecualizar-… pero hay otras cosas que son sublimes: sin ir más lejos, las cubiertas de los altavoces de las puertas. Y no, no son un simple adorno, sino mucho más, ya esas rejillas contribuyen a optimizar el consumo de energía y la reducción de calor que un equipo de este calibre llega a generar.

¿Es de las mejores pantallas?

Desde la pantalla del sistema multimedia del Lexus puedes acceder, desde la pantalla principal, a elementos como:

  • El navegador -representado por un icono en el que figura la palabra ‘destino’-.
  • Radio con las diferentes bandas, incluyendo radio digital-.
  • Soporte -que engloba la distintas fuentes con las que es compatible el sistema: Bluetooth, CD, toma auxiliar, USB y por Miracast… incluso controlar el sistema de entretenimiento de las plazas traseras-.
  • Aplicaciones -necesita de una conexión WiFi para que puedas bajártelas; la única que figuraba era la eStore, que es donde puedes bajarte apps para utilizar a bordo-.
  • Información -con todos los datos que tienen que ver con el funcionamiento del sistema híbrido: el flujo de energía, la información del histórico de consumo en tus trayectos o de tu último recorrido-.
  • Configuración -para diferentes ajustes del coche-.
  • Climatizador -complementa a los mandos físicos, aunque aquí hay más opciones, como la posibilidad de elegir los ajustes de las plazas traseras en cuanto a temperatura, ventilación de los asientos… y también la climatización del volante-.

Dentro de ‘configuración’ es donde puede realizar cambios en la red WiFi; el menú que te encuentras es como cuando activas la WiFi en un dispositivo móvil, ya que lo que hará el coche es buscar redes inalámbricas de este tipo que se encuentren en las proximidades del coche -o dentro de él, porque hayas creado tú una zona WiFi desde tu teléfono-.

El mando touch pad es preciso en el sentido que se desplaza hacia los lugares de la pantalla en los que puedes hacer algo -es decir, el puntero no se mueve libremente por la pantalla-, pero cuesta un poquito acostumbrarse a su respuesta o vibración.

Frente a otros dispositivos, con más posibilidades de diseño en cuanto a apariencia de pantalla o colores, en este Lexus hay dos opciones: colores más azulados y otros más metálicos. Si lo deseas, puedes desactivar -o regular su intensidad- el sonido y los movimientos de retroalimentación del ratón al moverse por la pantalla.

Dentro de la configuración se encuentran las opciones que, en caso de que lo desees, te permite borrar la información que el coche pueda haber acumulado de ti: por ejemplo, existe la posibilidad de borrar los datos personales -libreta de direcciones, contactos telefónicos-, así como la de borrar el historial de búsqueda de la navegación -por ejemplo, las palabras clave que hayas utilizado para buscar PDI o puntos de interés en línea-.

También en este menú tienes la posibilidad de actualizar el software -lo cual siempre es una buena idea que pueda hacerse, ya que además de mejoras desde el punto de vista de la usabilidad, también se suelen incluir diversas actualizaciones de ciberseguridad– para elementos como el audio, la cartografía de la navegación o la plataforma Gracenote de búsqueda y reproducción de música…

En todo caso, no es una actualización remota, sino que se lleva a cabo utilizando una memoria USB que contenga la nueva versión del sistema que se pretenda actualizar.

¿Qué se podría mejorar de este sistema? Que la apariencia y grafía, en general, son similares la que se utilizan en los dispositivos multimedia de los Toyota. Teniendo en cuenta el increible gusto por el detalle que hay en el coche en su conjunto, habría sido genial si los gráficos hubiesen sido también ‘exclusivos’ del más caro de los Lexus.

El cuadro de mandos, una pieza exclusiva

Las instrumentaciónes que Lexus ha empleado a lo largo de los años han incluido diseños muy llamativos. Aún recordamos el estilo ‘cronógrafo’ del primer IS, o el cuadro de instrumentos con un anillo central desplazable del LF-A.

La del LS, con su pantalla de 8″ -equivalente a 20,3 cm de tamaño en diagonal- no es más grande que la que puedes encontrar en algunos urbanos, pero demuestra que la información básica y necesaria puede concentrarse en un tamaño más pequeños, además de resultar vistosa y llamativa por sus animaciones -por ejemplo, cuando entras al coche y te da la bienvenida, mientras arrancas-. Fuera de esa parte digital quedan dos indicadores: el de la temperatura del motor y el del nivel de combustible.

También puede cambiar de aspecto según el modo de conducción que selecciones. Por ejemplo, hay un modo ‘Confort’, que muestra en la parte del reloj central la información del cuentarrevoluciones y en el que se utilizan los tonos blancos y grises.

También puedes optar por un modeo Eco, con tonos más azulados y que reemplaza el cuentavueltas por un indicador que muestra cuándo el sistema híbrido está recuperando energía, cuándo suministra fuerza o cuándo estás realizando una conducción ‘Eco’. Finalmente, hay dos modos ‘deportivos’, algo sorprendente en un coche así: se denominan ‘Sport S’ y ‘Sport S +‘ y, en ambos casos, lo más característico es que la instrumentación se torna rojiza y vuelve el cuentarrevolciones.

Selector modos de conducción del Lexus

Hay cosas que, con independencia del modo que selecciones -que, por cierto se eligen desde un curioso mando con forma giratoria que va ubicado en la parte superior de la instrumentación-, siempre van fijas en el cuadro de mandos, como la temperatura exterior, el cuentakilómetros, la posición del cambio, la hora… y testigos que advierten de funciones o alertas, como cinturón desabrochado, modo de conducción eléctrico activado, freno de mano conectado…

Por otra parte, en la parte interior de la esfera central puedes ver distinta tipo de información: desde datos de consumo durante el viaje -medio e instantáneo- hasta indicaciones de una brújula, de las emisoras de radio o fuentes de sonido que estén activas… También puedes seleccionar el menú donde activar o desactivar los diferentes asistentes a la conducción, mostrar mensajes de información o advertencia…

La instrumentación se complementa con otra pantalla digita para el sistema de proyección de datos o HUD, que abarca una superficie de 12,3″, es a todo color y seguramente sea de los más grandes que puedes hallar en un coche moderno.

¿Qué puede mostrar? Aparte de una llamativa animación cuando pones el coche en marcha, se divide en tres zonas. En la situada más a la izquierda verás todo lo que tiene que ver con el navegador. En el centro, lo relacionado con asistentes a la conducción. Mientras que a la derecha figura la velocidad, indicación del lector de señales…

Incluso en este HUD, si te vas a ‘asomar’ en un cruce y hay tráfico cruzando por delante, te mostrarán fechas a gran tamaño indicándote esa circunstancia y el consecuente peligro. Es lo que la marca ha bautizado como ‘apoyo intuitivo en el cruce’, y es capaz de avisas en las intersecciones de la presencia de vehículos, pero también de ciclistas.

Asistentes a la conducción: ¿cumplen?

Comenzaremos hablando por las dotes de conducción semi-autónoma del Lexus que, como en otros coches modernos, son el resultado de combinar dos de sus tecnologías, como son el control de velocidad adaptativo y el de mantenimiento dentro del carril -o, como lo llama Lexus, ‘Asistencia Avanzada de Mantenimiento de Trayectoria en el Carril’-.

Como siempre decimos, estos dispositivos -agrupados en la marca con el nombre de CoDrive– son, por ahora, simples ayudas para hacer la conducción más cómoda y segura, porque siempre es el conductor el responsable de todo lo que pasa durante la marcha. Con todo, siempre es bueno comprobar hasta dónde es capaz de llegar el sistema… y eso es lo que hemos hecho.

Antes de nada, hay que recordar que el control de crucero es un dispositivo capaz de mantener una distancia predeterminada con el vehículo que te precede, algo que es posible con la ayuda de un radar ubicado en la parte frontal del coche. Por otra parte, el de mantenimiento de carril lo que hace es recurrir a una cámara en el parabrisas para ‘leer’ las líneas que delimintan los carriles.

En caso de que el vehículo perciba que te puedes salir del carril, te advertirá con una señal e incluso es capaz de realizar correcciones en la dirección para evitar posibles peligros. En este LS, ese sistema se complementa con otro de asistencia interactiva de trayectoria, que ya no sólo evita que te salgas sino que intenta llevar el vehículo centrado dentro de su carril.

Después de una prueba a fondo, el sistema cumple con creces su cometido. Si lo llevas al límite -es decir, si separas las manos por completo del volante-, comprobarás que el coche es capaz en ocasiones de circular sin que tú hagas nada por intervalos de hasta 15 segundos. Trascurrido ese tiempo te pedirá que tomes el control del volante -con un mensaje en el cuadro de mandos y señales acústicas-, pero en realidad basta con agarrarlo apenas un segundo para volver a disfrutar de esos 15 segundos de ‘pseudo-autonomía’.

Es claramente más eficaz cuando el tramo de carretera es totalmente recto -suele llevar el vehículo más hacia el lado izquierdo del carril, lo cual tiene su lógica, porque así aumenta el margen de seguridad del lado derecho, que es por donde podrías salirte-, y aunque en las curvas amplias y rápidas se defiende y las traza con suavidad, aquí lo que suele ocurrir es que la asistencia en la dirección que gira el volante para que no te salgas comienza a enviar al Lexus hacia el otro lado del carril. Si la curva es más cerrada de lo previsto y alguna de las ruedas pisa la raya que delimita el carril, notarás una vibración en el volante para advertire de la situación.

Por lo que se refiere al mantenimiento de las distancias, lo hace muy bien, frena con suavidad -incluso hasta detener el coche por completo, si la situación lo requiere- y si eliges que guarde el menor margen posible con el coche que te precede, en caso de encontrarse un atasco, detenerte y volverte a poner en marcha -algo que hace automáticamente el vehículo-, cuando hace esto último acelera bastante para que no se abra mucho hueco con el otro coche y se te cuelen otros vehículos que obliguen al LS 500h a frenar.

Otros sistemas incluidos en el equipamiento son, por ejemplo, el control de ángulo muerto. En los retrovisores laterales, este modelo lleva un testigo naranja -muy luminoso, puede molestar un poco por la noche… pero desde luego cumple su misión: advertirte de un riesgo; lo puedes desconectar si lo deseas- que se enciende si detecta, en combinación con un sensores ubicados en el paragolpes trasero, que un vehículo se aproxima por detrás y te va a rebasar -hemos calculado que esto sucede cuando el coche que viene está a unos 20 metros; en ese momento, la luz se enciende fija- y parpadea si pones el intermitente del lado por el que viene ese otro coche.

Y esos otros muchos detalles sorprendentes

Está claro que tecnológicamente este el Lexus más avanzado de la historia… pero no lo es sólo por los grandes sistemas, sino también por los seundarios que lleva. Por ejemplo, el modelo dispone de suspensión neumática con elevación de altura… que en un coche tan largo y con una distancia entre ejes considerable puede venir en determinadas circunstancias -por ejemplo, que el coche no roce en alguna rampa complicada de entrada a un garaje-.

Es bastante llamativo que el Lexus tenga un total de 12 airbags… y eso porque, además de los habituales, hay alguno inusual, como los situados en el asiento trasero, concretamente en el asiento. Otro detalle que llama la atención es que el reloj es analógico -de agujas- y, aún así, su precisión está asegurada al disponer de GPS.

También nos ha llamado la atención -aunque, por suerte, no hemos tenido que probarlo durante nuestro CarLab- que el sistema de precolisión incluido en este modelo, disponga de una avanzada función que, además de intentar frenar de manera autónoma el vehículo en caso de que detecte un riesgo de colisión, también es capaz en un momento de dato de realizar un cambio de trayectoria para esquivar el obstáculo.

Imagen tres cuartos traseros del Lexus LS 500h

Y, aunque no por conocida, tampoco podíamos dejar de hablar de algo que Lexus hizo suyo hace muchos años y que ahora todos imitan en mayor medida: la tecnología híbrida. Este coche cuenta con un motor principal, un 3.5 V6 de gasolina, secundado por un motor eléctrico -que se alimenta de una batería de ión/litio con 84 celdas- y una caja de cambios de nada menos que 10 velocidades.

A diferencia de otros híbridos ‘clásicos’, el LS tiene potencia eléctrica suficiente -en total, nada menos que 179 CV- para circular con este propulsor a velocidades de hasta 129 km/h. Esto es algo que sucede si aceleras con suavidad, porque al hacerlo con contudencia, el motor térmico también entra en acción.

En todo caso, que el empuje pueda ser eléctrico en muchas circunstancias es lo que explicaría que tras cerca de mil kilómetros de prueba, el consumo medio sean unos razonables 9,2 l/100 km. Si tenemos en cuenta que el depósito de combustible tiene capacidad para unos respetables 82 litros, es fácil superar los 800 km de autonomía.

Las prestaciones son muy correctas y se nota que con el empuje de sus dos motores hay disponibles 354 CV. En todo caso, la forma en la que aumenta la potencia concuerda perfectamente con el carácter del resto del vehículo: de manera constante, sin estridencias, con un sonido agradable, bien amortiguado.

Y es que, hablando de ‘amortiguación’, uno de los principales elementos característicos de este Lexus es su confort. Si ya en el primer LS de hace más de 30 años la marca japonesa hizo todo lo posible -aunque les costase mucho tiempo y dinero desarrollarlo- para establecer nuevos referentes en este sentido, ahora con la tecnología posible se ha mantenido esa senda.

Y es que nos refereimos tanto a los detalles ‘importantes’ -como el trabajo de la suspensión neumática- como a los secundarios -lo poco que suena… una ventanilla cuando la bajas-. Y es que aunque el actual LS 500h dispone de dos modos de conducción deportivos para elegir, lo mejor es escoger el denominado ‘Confort’ y cubrir kilómetros sin cansancio, con el mejor sonido, climatización, masaje y entretenimiento posibles.

La app: de momento, con lo básico

La gama Lexus, incluyendo este LS, se puede combinar con una aplicación denominada Lexus Link, disponible tanto para teléfonos Android como Apple. En realidad, de momento sus funciones son sencillas. Comenzando por el proceso de registro, se lleva a cabo en pocos minutos, para lo cual necesitarás primero crearte una cuenta y activarla.

Una vez hecho, deberás iniciar sesión y a continuación ya puedes añadir un vehículo, utilizando el número VIN -bastidor-; al hacerlo, te pide que lo reconfirmes y que coincide que el modelo que aparece es el tuyo -si lo deseas, puedes incluir más de un Lexus en la aplicación-.

¿Qué cosas puedes hacer con la app? Por ejemplo, que te ayude a recordar la posición del coche cuando lo aparcas y te bajas de él; en ese momento, la app te pide que guardes la ubicación -basta con que pulses sobre la silueta del coche, que estará encima de un mapa con tu posición en ese momento-. De esta manera, el teléfono podrá llevarte de vuelta hasta el coche utilizando indicaciones como lo haría un navegador.

También es interesante que si registras el dispositivo multimedia podrás recibir nuevas funciones, aplicaciones y actualizaciones de software en el sistema. Eso sí, el proceso de registro es un poco largo, ya que contempla un total de… 18 pasos -que debes hacer desde dentro del coche-.

En la app además puedes tener información práctica, como datos de contacto por si sufres una avería o un problema tanto dentro como fuera de España. Asimismo es una excelente ‘agenda’ con calendario para recordarte tareas de mantenimiento, ITV, pago del seguro, conclusión de la garantía, pago de impuestos -como el de circulación-.

Sin embargo, la app hasta ahora no puede incluir funciones por control remoto, como abrir o cerrar los seguros de las puertas, ni tampoco enviar información práctica como la autonomía, datos de conducción, presión de los neumáticos…

Sí que nos ha gustado que para iniciar sesión en la app puedes recurrir a la forma clásica de introducir el correo electrónico y la clave con la que te hayas registrado inicialmente… o bien adoptar un proceso abreviado, que consiste en fijar un código PIN de cuatro cifras.

VALORACIONES
Conectividad
8
Asistentes a la conducción
8.5
Tecnologías de confort
10
Tecnologías de entretenimiento
9.5
App
6
Javier García Iglesias
Lo de convencer a alguien como yo de que “los sueños se cumplen” no debe ser una tarea sencilla. Pero resulta que aquí me tenéis, ya metido (por poco) en los 40 y sintiendo el privilegio de lo que es trabajar con los mejores del mundo de la ciberseguridad, la tecnología y el motor. Soy licenciado en Periodismo -promoción del 99- y siempre me ha llamado la atención todo lo que tiene cuatro ruedas y un motor… pero que eso no os confunda: si hoy estoy aquí se debe a toda la gente que ha recorrido conmigo el camino y nunca dejaron de creer en mí. Hice mi ‘debut’ en «Car and Driver», para más tarde pasar a desempeñar el puesto de subdirector en Autofácil -revista líder en su sector durante 15 años- y «Car&Tecno». Más tarde, ocupé cargos de responsabilidad en el mundo de la Lifestyle y la Ciberseguridad, concretamente en «One Magazine» y «One Hacker», publicaciones líderes de difusión de sus respectivos sectores. ¿Y qué toca ahora? Pasar página en el mundo del periodismo del Motor.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.