Entrevistas

¿Cambiará el negocio del software a las marcas de coches?

Es una máxima muy repetida, pero también muy cierta: los coches son ordenadores con ruedas. Por lo tanto, que funcionen de una determinada manera y lo hagan bien depende mucho de... la programación.

Imagen de Thomas Ulbrich y Klaus Zellmer

Por eso, el tema del software está convirtiéndose en algo capital para las marcas; programar los coches para que puedan añadir nuevas funciones, para que se comporten de una manera u otras y, sobre todo, para que el día de mañana puedan alcanzar el objetivo de dispone de una conducción totalmente autónoma depende sin duda alguna del software.

Y es que marcas como VW lo califican como de algo tan importante como la otra gran revolución que estamos viviendo ahora mismo, que no es sino la del vehículo completamente eléctrico. Para conocer el verdadero alcance de este nuevo escenario y también saber cómo se puede conseguir la transformación, el departamento internacional de prensa de la marca ha publicado una entrevista con Thomas Ulbrich, miembro del Consejo de Administración para el Desarrollo, y Klaus Zellmer, miembro del Consejo de Ventas, Marketing y Postventa.

Recientemente habéis empezado a electrificar la gama de vehículos y ahora se está acelerando el ritmo con la digitalización. ¿Cómo váis a afrontar ambos retos al mismo tiempo? 

Zellmer: «Nuestra ofensiva de coches eléctricos ya está en pleno apogeo. Hemos lanzado con éxito automóviles como los ID.3, ID.4 e ID.6, este último específicamente para China. Nuestro objetivo es vender alrededor de 450.000 coches eléctricos este año, incluidos modelos totalmente eléctricos e híbridos enchufables. 

Al mismo tiempo, nos estamos expandiendo para hacer del software una competencia central, porque las fortalezas digitales son cada vez más un factor en las decisiones de compra de los clientes. Los fabricantes de automóviles que no ofrecezcan la misma conectividad digital que la electrónica de consumo que manejamos en otros ámbitos del día a día tienen todas las de perder».

Ulbrich: «Nuestros exitosos coches eléctricos son un excelente ejemplo de cómo podemos superar el desafío del software. En los últimos años, hemos dicho a menudo que la marca Volkswagen será la que convierta la movilidad eléctrica de ser un nicho a ser una corriente de compra principal. Mucha gente no nos creyó al principio, pero ahora nadie cuestiona si Volkswagen cumplirá. 

Tenemos un proceso aún más desafiante por delante con la mayor digitalización de nuestros automóviles. No es una carrera corta y al sprint, sino un maratón ambicioso.Un número cada vez mayor de clientes está optando por un automóvil eléctrico Volkswagen; ahora el software se convertirá en el próximo gran impulsor de la transición».

Hablamos de rivales como Tesla y grandes empresas tecnológicas; ¿cómo puede Volkswagen competir con estas firmas, que tienen mayor experiencia en software?

Ulbrich: «Volkswagen ya está pasando de ser una empresa de hardware a un proveedor integrado de hardware, software y servicios de movilidad. La estrecha colaboración con nuestra nueva empresa subsidiaria de software, CARIAD, nos está ayudando aquí, haciéndonos más rápidos y aumentando de manera drástica nuestra experiencia. 

Y no sólo eso, también estamos cambiando en otras áreas; un buen ejemplo de esto es el Desarrollo Técnico en Wolfsburg, que está intensificando el uso de enfoques ágiles. Sin embargo, Volkswagen no se transformará en un gigante tecnológico puro, no sería la correcto. A lo largo de las décadas, hemos acumulado experiencia en la producción de hardware seguro y de alta calidad en procesos complejos. Combinamos lo mejor de ambos mundos: hardware de automóvil seguro y soluciones de software progresivas».

Zellmer: «Siempre vamos a respetar a nuestros nuevos competidores. Sin embargo, la comparación es engañosa. Empresas como Tesla comenzaron sus negocios desde cero, por así decirlo. Volkswagen tiene diferentes fortalezas: con nuestros grandes volúmenes, podemos lograr enormes beneficios de costos en todo el grupo. 

Solo la marca Volkswagen vende alrededor de seis millones de automóviles a sus clientes cada año. En los próximos cinco a ocho años trasladaremos esta enorme cartera a coches eléctricos y, al hacerlo, cambiaremos el mercado de forma masiva. Nuestros modelos ID.3 e ID.4, que utilizan nuestra arquitectura de software y electrónica más potente en la actualidad, son un reflejo de este desarrollo».

¿Cuáles son vuestros puntos fuertes? 

Ulbrich: «En primer lugar, la nueva arquitectura electrónica consta de dos computadoras de alto rendimiento conectadas en red. Ambas realizan funciones que se distribuyen entre muchas unidades de control en otros vehículos. Eso hace que la plataforma sea más poderosa e inteligente. 

Esta nueva arquitectura nos permite realizar actualizaciones inalámbricas a gran escala por primera vez en Volkswagen. Y se pueden hacer de manera remota, en cualquier lugar en el que se encuentre el coche. Estas actualizaciones en línea van mucho más allá de las actualizaciones que antes eran posibles a través del sistema de infoentretenimiento».

Zellmer: «Esto permite a nuestros clientes mantener actualizado el software de sus automóviles e, incluso, descargar funciones completamente nuevas. Esto ya es lo habitual en el caso de los teléfonos inteligentes, y las actualizaciones inalámbricas también se convertirán en la nueva norma en los automóviles. 

Nos tomamos el tiempo necesario para poder brindar la máxima seguridad también en esta área. Después de todo, actualizar un teléfono inteligente y actualizar un automóvil son muy diferentes. Si la actualización de un teléfono inteligente sale mal, el peor de los casos es que ya no sea posible realizar llamadas. Sin embargo, no se permite que nada salga mal en el coche, ya que debe seguir siendo capaz de frenar, girar o señalizar de manera perfecta».

¿Cuáles son los próximos hitos que se os presentan?

Ulbrich: «Un punto clave de la transición será nuestro modelo Trinity, previsto para 2026; se trata de un automóvil eléctrico de alta tecnología completamente nuevo. Ofrecerá una amplia autonomía, carga ultra-rápida y, por supuesto, un elevado grado de digitalización. Ya hemos sentado las bases para lograrlo: recurriendo a una arquitectura de software progresiva que está en constante evolución. ¡Con esta base, Volkswagen será una opción aún más atractiva para los jóvenes!»

Imagen de un concept de VW visto desde arriba

Zellmer: «El software nos abre la puerta a nuevos modelos de negocio: en el futuro, un número cada vez mayor de personas alquilará un coche para ocasiones especiales: una escapada de fin de semana, una mudanza para transportar muebles o para ir de acampada. Al cambiar de automóvil, empezará a ser algo habitual el poder transferir configuraciones propias de cada usuario: por ejemplo, unos determinados reglajes y posición para el asiento a o una lista de reproducción musical personalizada. 

Por otro lado, se reservarán algunas funciones del software solo cuando las necesitemos, por ejemplo, un asistente de conducción para un viaje largo de vacaciones. Para nosotros como empresa, estas funciones bajo demanda ofrecen un enorme potencial de valor añadido y un ingreso anual adicional de cientos de millones».

Qué hace que Volkswagen pueda ser mejor que sus oponentes en la era digital?

Zellmer: «Tomemos el ejemplo más reciente de la pantalla frontal de realidad aumentada: este sistema diferencia el ID.3 y el ID.4 de la competencia en sus segmentos. Hace que estos coches sean mejores, más modernos, más frescos y más seguros porque los conductores pueden ver toda la información importante frente a sus ojos, sin apartar la vista de la carretera. En términos generales, el software permitirá una experiencia de movilidad totalmente nueva. Disponer de software en el automóvil va a ser sinónimo de comunicación, comodidad, impulso, sostenibilidad… En resumen: el software es calidad de vida».


Ulbrich:
 «Exactamente, el software ya lleva un tiempo determinando el carácter de nuestros coches. Usamos software para personalizar el funcionamiento de la dirección, la iluminación ambiental interior y el sonido del motor. Pero a pesar de todo, el hardware sigue siendo importante: en nuestrro grupo, tenemos una de las plataformas de coches eléctricos más vanguardistas del mundo, la MEB. Esta plataforma aún tiene un enorme potencial por desarrollar. No solo dentro de la marca Volkswagen, sino también en las marcas afiliadas Audi, Seat, Skoda y los vehículos comerciales de VW. Gracias a estas economías de escala, como grupo tenemos el potencial de hacer que las innovaciones digitales sean asequibles y adecuadas para llegar a a gran masa».

La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.