Novedades

Los -interesantes- modelos con los que la marca china BYD va a desembarcar en Europa

El BYD Atto 3 es un SUV compacto que empezará a venderse en algunos mercados de Europa a finales de este mismo año. Le seguirán otros dos eléctricos, el Tang EV y la berlina Han EV. Ambos esconden una rompedora solución técnica para las baterías…

BYD Atto 3 frontal tres cuartos

A finales de 2022, la marca china BYD llegará a cinco países europeos: Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Suecia y Países Bajos. Lo hará con el BYD Atto 3, un SUV compacto -de 4,45 metros de largo- en el que prima la habitabilidad. Así, en el Atto 3 se disfruta de mucho espacio interior, gracias a su distancia entre ejes de 2,72 metros. Más adelante, se le sumarán el Tang EV y el Han EV.

Así es el BYD Atto 3

Los tres modelos son eléctricos. Ésta es otra baza para el interior del Atto 3, ya que sus baterías se alojan en el piso bajo el habitáculo, logrando un suelo totalmente plano para los ocupantes. Eso sí, en los citados mercados sólo se podrá adquirir con tracción delantera y un motor de 150 kW -204 CV-. La velocidad máxima es de 160 km/h, y acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos.

Frente a las habituales baterías de ion litio, la del Atto 3 es de polímeros de litio ferrofosfato -LFP-. Con su capacidad de 60,5 kWh, homologa una autonomía de 420 km. Se puede cargar con corriente trifásica alterna, o realizar una carga rápida (a 88 kW) del 30 al 80%, en sólo 30 minutos. Además, cuenta con algunos sistemas de conducción autónoma de nivel 2.

Los eléctricos que acabarán llegando

En cuanto a los otros dos modelos, el Tang EV es un SUV más grande -4,87 metros-, de siete plazas. Su potencia alcanza los 380 kW -516 CV-, gracias a dos motores -uno por cada eje-… y su peso, las 2,5 toneladas. La cifra de autonomía es muy similar a la del Atto 3, pero la capacidad de la batería aumenta ligeramente, hasta los 86,4 kWh.

Por su parte, el Han EV es una berlina de cinco metros de longitud de la que, sólo en julio y en China, BYD vendió 25.800 unidades. Cuenta con la misma arquitectura del Tang, con la ligera diferencia de que la batería se queda en una capacidad de 85,4 kWh. Para lograr una autonomía de 521 km, BYD ha cuidado especialmente la aerodinámica del vehículo.

“Blade”: ¿la batería del futuro?

La batería de estos dos modelos es de tipo “Blade”, compuesta por una serie de láminas paralelas longitudinales. La principal ventaja de este diseño es que ocupa casi la mitad de espacio que otras baterías, además de aumentar la rigidez del bastidor. También es más segura en caso de impacto y, gracias a su mayor densidad energética, tarda menos en cargarse por término medio.

Para desembarcar en Europa, BYD recurrirá a distribuidores de prestigio en cada país. En realidad, ya empezó en Noruega con el Tang EV. Para España, todavía no hay fechas de comercialización oficiales, si bien diversos medios apuntan a que sus ventas comiencen a mediados de 2023.

BYD son las siglas del lema en inglés “Build Your Dreams” -“Construye Tus Sueños”-, y se fundó en 1995, inicialmente como fabricante de baterías. Hoy en día, el de la automoción es sólo uno de los sectores en los que participa. La compañía está igualmente presente en la electrónica, las energías renovables y el ferrocarril.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.