Novedades

BYD: Así serán sus nuevos modelos; ¿tendrán en cuenta la ciberseguridad?

Hace tiempo que no veíamos en nuestro país un desembarco tan ambicioso como el protagonizado estas últimas semanas por la firma china BYD. A sus tres modelos iniciales, se sumarán en breve dos vehículos muy interesantes.

Nuevos modelos BYD Seal y Dolphin

Build Your Dreams -construye tus sueños-: es el significado de las tres siglas que componen el nombre de BYD, que se ha convertido, sin duda, en la gran revelación dentro del mercado español para este 2023.

Esta firma, especializada en vehículos eléctricos, inició hace escasas fechas su desembarco en nuestro país, y lo ha hecho a lo grande: poniendo en los concesionarios tres modelos claramente definidos y diferenciados, como son el Atto 3 -un SUV compacto de tipo eléctrico-, el Han -una berlina de casi cinco metros de largo que podría competir sin rubor con algunas versiones del Tesla Model S- y el Tang -su SUV de 4,87 m de largo, alternativa a grandes modelos de lujo, como el Mercedes EQE SUV-.

Nuevo BYD Dolphin

Pues bien, a estos coches se van a sumar en breve otros dos vehículos que, además, lo hacen en dos de los segmentos más exitosos dentro de los eléctricos, seguramente porque hablamos de conceptos razonables y con un precio algo más ajustado.

Por un lado, tendríamos el Dolphin, un compacto de cinco puertas que será un rival muy serio para el MG 4 -auténtico referente de la categoría por su diseño novedosos y, sobre todo, por su ajustadísimo precio-, el Nissan Leaf, el VW ID.3 o el Cupra Born.

Se trata de un coche realizado sobre la plataforma de nombre e-Plattform 3.0 de BYD, que cuenta asimismo con una batería de fosfato de hierro y litio, prescindiendo del cobalto al tiempo que, según los responsables de la marca “ofrece mayor seguridad, resistencia y durabilidad”.

El Dolphin, que tiene tracción delantera, mide 4,29 m de largo, ofrece cinco plazas, un maletero de 345 litros y su batería cuenta con una capacidad de 60 kWh -igual a la que ofrece el Renault Megane Electric, otro de sus grandes rivales-, iniciará su comercialización en Europa durante el verano y se estima que disponga de una autonomía media de 427 litros.

Imagen interior del Nuevo BYD Dolphin

Su motor eléctrico tendrá una potencia de 204 CV -que es la cifra estándar en el segmento- con el que debe alcanzar los 160 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en siete segundos. Habrá que ver si se confirma una de las frases recogidas en la nota de prensa, donde se asegura que ofrecerá a los consumidores europeos “un vehículo 100% eléctrico especialmente práctico y asequible”.

En este caso, el listón -muy bajo en este caso- lo marca en MG4, con precios que parten desde apenas 20.480 euros para la variante de 170 CV, o de 24.980 euros para la versión de 204 CV, ya con un equipamiento muy amplio.

BYD Seal: el reto de plantar cara -entre otros- al Model 3

La otra novedad interesante que propone la marca china para los próximos meses es una berlina compacta… que, por concepto, bien puede ser una alternativa al modelo eléctrico más vendido del mundo: el Tesla Model 3… pero también a otras berlinas que están dando mucho que hablar, como el BMW i4 o el Polestar 2. Lo cierto es que, analizando sus datos, lo que promete es muy interesante.

Para empezar, su llamativa carrocería tiene una aerodinámica prácticamente de récord, pues su Cx es de tan solo 0,219, algo que siempre ayuda a la hora de mejorar la eficiencia durante la conducción. Sus dimensiones son generosas, pues mide 4,8 m de largo, 1,87 m de alto y apenas 1,46 m de alto; en el interior habrá espacio para cinco pasajeros, además de un par de maleteros, siendo el principal de 402 litros, acompañado de otro de 53 litros bajo el capó delantero.

Imagen tres cuartos delantero del Nuevo BYD Seal

Su exterior cuenta con un gran techo panorámico, manecillas de las puertas enrasadas en la carrocería -solo emergen cuando se aproxima el usuario, debido al empleo de un sistema keyless o manos libres-, ventanillas con doble laminado -que proporcionan mejor aislamiento acústico y mayor seguridad en caso de impacto-, faros delanteros de leds adaptativos… aunque aún más interesante es lo que ‘se esconde’ bajo la apariencia exterior.

Por un lado, cuenta con lo que han llamado la ‘tecnología Cell-To-Body’, que consiste es que la batería del coche va perfectamente integrada en la estructura del vehículo, aportando ventajas en cuanto a rigidez, seguridad, mejor reparto y distribución de pesos… Además, también permite que el coche sea más ‘bajito’ por fuera, lo cual contribuye a que su diseño sea más estilizado y a la ya mencionada ventaja en cuanto a aerodinámica.

Imagen interior del Nuevo BYD Seal

Por otro, el coche se va a poder elegir con uno o dos motores; en el primer caso, hablamos de un modelo de propulsión trasera con una potencia de 313 CV. Si equipada dos motores, el Seal se convierte en un vehículo de tracción total con nada menos que 530 CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, con una velocidad máxima de 180 km/h. En ambos casos, este vehículo recurre a una batería con 82 kWh de capacidad, que proporciona una autonomía de hasta 570 km en la versión bimotor y 520 km en la menos potente.

En ambos casos, la batería admite ciclos de carga de 150 kW, de tal manera que puede pasar del 30 al 80% en un razonable intervalo de 26 minutos. Como detalle curioso, este BYD cuenta con carga bidireccional, de tal forma que un momento dato, el coche actúa como batería auxiliar a la que puedes conectar algún dispositivo -un ordenador, un patinete eléctrico…-.

Imagen tres cuartos trasero del Nuevo BYD Seal

Pero la tecnología del Seal va más allá de su carrocería y mecánica, y hay varios ejemplos. Por un lado, en el interior, la parte multimedia se confía a un dispositivo con pantalla de 15,6″… que no solo es grande, sino que dispone de un sistema para rotar eléctricamente y adoptar una posición vertical u horizontal. Compatible con Android Auto y Apple Car Play, en un sistema permanentemente conectado, que puede recibir actualizaciones inalámbricas -OTA- y en la que tampoco falta un control por voz natural.

Por lo demás, en el habitáculo no falta un cargador inalámbrico para dos teléfonos móviles, una instrumentación digital sobre una pantalla de 10,2″, un equipo de sonido con hasta 12 altavoces o un selector para elegir entre tres modos de conducción.

En cuanto a ayudas a la conducción, dispone de un control de velocidad adaptativo, dispositivo de vigilancia para los ángulos muertos de los retrovisores, lector de señales de tráfico o un conjunto de cámaras 360º que ofrecen una imagen combinada y perimetral de todo lo que rodea al vehículo, para facilitar tanto las maniobras de aparcamiento como desplazamientos a baja velocidad.

De momento, no se ha facilitado el precio del coche, que se conocerá cuando se aproxime su comercialización en el tercer trimestre del año. Aquí, si tomamos de referencia el Tesla Model 3, hay que recordar que recientemente rebajó su precio, por lo que la versión básica -aunque con cerca de 300 CV- ya baja de los 40.000 euros. En cuanto al BMW i4 más asequible, parte desde los 57.350 euros, con 286 CV.

Productos de nueva homologación… ¿qué significa eso?

Según la normativa UNECE/R155, todos los vehículos de nueva homologación desde julio de 2022 y todos los modelos nuevos a la venta desde julio de 2024 deben contar con un certificado de una entidad independiente que demuestre que cumplen con una serie de requisitos de ciberseguridad.

Teniendo en cuenta que, por plazo, los BYD se incluyen entre los modelos de nueva homologación, deberían cumplir la norma. Para comprobarlo, hemos contactado con el departamento de comunicación de la marca en España, pero en el momento del cierre de esta noticia aún no teníamos contestación, aunque iremos actualizando la noticia en cuanto obtengamos respuesta.

En todo caso, es muy probable que sí que cumplan la normativa, si tenemos en cuenta que tal y como figura en la web de BYD centrada en sus autobuses -también afectados por la normativa, al igual que los turismos-, ya lo hacen. De hecho, se especifica lo siguiente: “Nuestros autobuses eléctricos cumplen con las últimas pruebas de los estándares de seguridad europeos R155/R156, R29 -protección de los ocupantes de la cabina-, R93 -protección inferior delantera- y R66 -protección contra vuelcos del vehículo- para garantizar la seguridad del conductor y los pasajeros en caso de colisión y cuerpo“.

Para finalizar, recordamos una vez más, que el primer modelo en el mundo que pudo demostrar que es ciberseguro es una moto eléctrica, la Nuuk Cargopro, que hace algo más de un año obtenía el certificado en ciberseguridad en vehículos de AENOR, tras superar el test EUROCYBCAR -cuya CEO y fundadora es Azucena Hernández– que aplica la metodología ESTP y según los requisitos de la mencionada normativa UNECE/R155.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.