Movilidad

BusBot: el autónomo para los mayores australianos

¿Qué hace un anciano de Nueva Gales del Sur (Australia) cuando no tiene transporte público? Ya puede pedir un BusBot, este curioso microbús autónomo que quiere expandirse por la región.

Los residentes del complejo Marian Grove para la tercera edad, situado en Toormina -Coffs Harbour, Nueva Gales del Sur, Australia-, sufrían la falta de transporte público para desplazarse… Pero desde hace unos meses están de enhorabuena. Precisamente por esos problemas, ellos son los afortunados que están probando un nuevo microbús autónomo.

El BusBot podría ser la respuesta con la que mejorar la calidad de vida de estas personas, la mayoría de ellas con dificultades para la movilidad. Los ancianos de Marian Grove pueden llamarlo a través de una app llamada Via, como si se tratara de un Uber o un taxi.

El BusBot forma parte de un proyecto piloto de un año de duración, que comenzó en abril de 2019. Es una idea original de Via, empresa israelí de “ridesharing” -coches compartidos que se piden a través de la app-, rival de alternativas como Uber o Lyft. También colabora una empresa local de autobuses, Busways; la agencia gubernamental para el Transporte de Nueva Gales del Sur, y otra startup especializada en vehículos autónomos, llamada EasyMile.

Las claves técnicas del proyecto BusBot

Los microbuses autónomos de EasyMile, los EZ10, se fabrican en Toulouse -Francia- y responden al nivel 4 de automatización: Circulan sin ninguna ayuda humana, pero cuentan con un segundo sistema de frenado y numerosos sensores de reserva, por si algo falla. También disponen de botones de emergencia, si un pasajero quiere avisar de un problema. Una solución muy parecida a la que también se emplea ya en la Universidad Autónoma de Madrid.

Mientras tanto, todo un sistema de gestión electrónica supervisa datos como la carga de la batería, la velocidad, la fecha prevista de llegada… los almacena en la nube y los indica en un cuadro de instrumentos. Los EZ10 no tienen una ruta predefinida, y los mayores australianos los pueden compartir. La inteligencia artificial reúne todos los datos introducidos en cada llamada, y calcula el recorrido más eficiente para dejar a todo el mundo en sus respectivos destinos.

Cuales fueron los siguientes pasos

Con este programa se pretenden constatar los beneficios de los vehículos autónomos, en especial para la movilidad de las personas mayores. No obstante, el proyecto completo también incluye semáforos inteligentes, navegación en rotondas y operaciones en tráfico mixto. Para probar todas estas ventajas, el siguiente paso será llevar el proyecto BusBot al distrito de negocios de Coffs Harbour. Este nuevo recorrido ya se extiende a lo largo de 2,4 km, y utiliza las paradas de autobús ya existentes en la ciudad. Durante las 22 semanas que duró la fase experimental, el servicio fue gratuito para quienes se atrevieron a probarlo.

El CEO y cofundador de Via, Daniel Ramot, lo tiene claro: “Si los vehículos autónomos tienen que alcanzar su máximo potencial proporcionando viajes eficientes, de bajo coste, necesitan ser compartidos por varios pasajeros”. Ramot asegura que los sistemas de su empresa están más que preparados para gestionar “el movimiento de millones de autobuses autónomos conectados y sus pasajeros”. Mientras tanto, los experimentos con vehículos autónomos para los mayores se suceden: Hay programas en Singapur, en Florida

Periodista y académica de la comunicación. Quería descubrir cómo sería el automóvil del siglo XXI. Ahora que lo sé, quiero descubrir cómo será el de la era cibernética. Trabajar en HackerCar me permite disfrutar de él en todo su esplendor. El mejor coche es el que está por llegar. Apasionada de la competición y de cómo las nuevas tecnologías se aprovechan para obtener la última milésima.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.