Concepts y prototipos

BMW Vision M Next: ¿Será así el relevo del i8?

El BMW M1 de los años 80 y el i8 de hoy en día se fusionan en el último prototipo de la marca alemana. ¿Cuánto tardaremos en ver sus soluciones tecnológicas en los BMW de calle?

Estéticamente, el Vision M Next se asemeja al célebre BMW M1 hasta en detalles como la presencia de dos logos en su trasera, uno en cada esquina. En el frontal, la parrilla clásica de BMW con los dos ‘riñones’ luce en este prototipo una capa adicional con iluminación mediante láser. Una parrilla que se ve acompañada, a ambos extremos, por dos elementos triangulares que integran los grupos ópticos. Dichos faros incorporan una tecnología de fibras de vidrio cubiertas con fósforo, que la marca ha llamado “Laser Wire”. En cuanto a las llantas, son de 21 pulgadas delante y 22 pulgadas detrás.

600 CV entre cuatro motores

En el apartado mecánico, el Vision M Next es un híbrido enchufable. Monta un motor de cuatro cilindros con turbocompresor, dos motores eléctricos en el eje delantero, y un tercer propulsor eléctrico en el trasero. Juntos, entregan una potencia de 600 CV y una velocidad máxima de 300 km/h, proporcionando una aceleración de 0 a 100 km/h en tres segundos.

Gracias a esta configuración, el BMW Vision M Next cuenta con tracción total, aunque se podría desconectar para circular solamente con tracción trasera. Por otro lado, los cuatro motores eléctricos pueden funcionar sin el motor de combustión durante 100 km. Además, si el conductor activa el modo “Boost +”, la energía todavía puede durar unos kilómetros más.

Como no podía ser de otra manera, el Vision M Next explora el potencial de la conducción autónoma. Así, el modo ‘Ease’ permite al conductor dejar que el vehículo se desplace por sí mismo hasta el destino marcado. Una vez allí, puede ordenarle que busque una plaza y se aparque, a través de la aplicación MyBMW.

Todo se adapta al conductor

Para entrar en el interior, tendremos que abrir unas puertas con configuración de alas de gaviota… Siempre y cuando la tecnología de reconocimiento facial compruebe que nos conoce, y nos deje apretar el sensor táctil de apertura. Dentro, encontramos un diseño discreto en el que abundan las microfibras, las superficies metálicas y una tapicería de espuma que se amolda al conductor. Pero, sin duda, el elemento más llamativo es el volante, bautizado por BMW con el nombre de “Boost Pod”, que incorpora dos pequeñas pantallas. Su información complementa la de una tercera pantalla de cristal curvo, y por la proyectada en el parabrisas mediante realidad aumentada. BMW asegura que tanto la información que las pantallas dan en cada momento como el interior en su conjunto, han sido diseñados para minimizar las distracciones al volante.

¿Llegará el Vision M Next a la producción algún día, como ya ha prometido BMW para el Vision iNext? El jefe de I+D de BMW, Klaus Froehlich, cree que juntar el chasis del i8 con la arquitectura de motores del Vision M Next podría resultar en un “auténtico paquete de rendimiento”. Desde su lanzamiento en 2014, el BMW i8 ha permanecido inalterado… De modo que bien podemos estar ante todo un anticipo de la siguiente generación.

Mercedes Anguita
Periodista y académica de la comunicación. Quería descubrir cómo sería el automóvil del siglo XXI. Ahora que lo sé, quiero descubrir cómo será el de la era cibernética. Trabajar en HackerCar me permite disfrutar de él en todo su esplendor. El mejor coche es el que está por llegar. Apasionada de la competición y de cómo las nuevas tecnologías se aprovechan para obtener la última milésima.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.