Novedades

BMW M5 / Mercedes-AMG E63 S: cuál es la berlina definitiva

De un Serie 5 o un Clase E es sencillo decir que son elegantes, con un toque clásico, señorial, muy avanzados y familiares. Pero, ¿qué pasa 'se ponen brutos'? Que nacen las dos berlinas 'definitivas'.

Imagen frontal de un BMW M5 y un Mercedes E63 AMG

Que un llamativo coupé o un roadster sean potentes, rápidos, radicales… está bien, pero ya no es algo que asombre a nadie. Sin embargo, que una tradicional -y, en apariencia inofensiva- berlina de cuatro puertas rivalice en prestaciones y poderío mecánico con un Porsche o un Lamborghini sigue provocando cierta risa floja, sobre todo a quien las conduce.

Si uno analiza las gamas de los nuevos BMW Serie 5 y Mercedes Clase E de 2020 se puede encontrar de todo: versiones diésel, motores híbridos enchufables, carrocerías familiares, lujosas tapicerías de cuero o colores exclusivos de muchos miles de euros… pero si llegas hasta el final de sus listados de precios, te toparás con sendas versiones deportivas cuyos datos tienes que mirar un par de veces para terminar de creértelos.

Mercedes AMG E63 S+ tres cuartos delantero
Imagen tres cuartos delantero del BMW M5 2020

Más de 600 CV, de 0 a 100 km/h en algo más de tres segundos, velocidad máxima de 300 -sí, 300- km/h… combinadas con las características habituales de estas berlinas, como sus amplios interiores, más de 500 litros de maletero, amplísimas posibilidades de personalización, confort absoluto… y cerca de dos toneladas de peso.

Lo que, en definitiva, hace distintos a un BMW M5 Competition y a un Mercedes AMG E63S+ es que son coches con lo mejor de muchas clases de vehículos, pero concentrados en uno solo. Son las ‘berlinas definitivas’. Así que a la pregunta de “¿qué coche te comprarías si tuvieses mucho dinero?”, la respuesta más lógica sería decir que uno de estos dos.

Por fuera: unidos por cuatro puertas

Intentan ser discreto y, en realidad, lo son bastante… pero no pueden ocultar lo que esconden. Para empezar, hay que decir que ambos modelos acaban de renovarse, poco después de que lo hicieran los BMW Serie 5 y Mercedes Clase E ‘normales’ de los que derivan.

Por empezar con el BMW, ahora dispone de cinco nuevos colores -incluido el llamativo rojo de las fotos-, tiene unos faros de nuevo diseño -los delanteros pueden contar con tecnología láser- y mantiene los rasgos que hacen inconfundibles a los ‘M’: retrovisores específicos, cuatro salidas de escape, el techo de polímero reforzado con carbono -para disminuir el peso y bajar el centro de gravedad– o las enormes llantas que en este Competition son de 20″.

Mercedes AMG E63 S+ familiar tres cuartos trasero

El Mercedes también se ha puesto al día y como su oponente tiene cuatro escapes -aunque de forma más cuadrada-, elementos de carbono -en retrovisores, parte inferior de los paragolpes-, detalles en tono negro brillante -una moda que comparten los dos coches- y un discreto alerón rematando la tapa del maletero.

También son de serie las vistosas llantas de aleación de 20″. Sin embargo, hay una cosa en la que el E63 S+ adelanta a su oponente: se puede elegir tanto con carrocería berlina de cuatro puertas como familiar.

Un interior para quedarse a vivir

Decir que el habitáculo de estos coches esa amplio o de calidad lo sabe cualquiera. Lo que no comparten es diseño; comenzando por el Mercedes, se gana el título de más sofisticado… al menos por apariencia.

Su llamativo volante con superficies capacitivas -no se pulsan botones para acceder a ciertas funciones, sino que se mueve el dedo sobre una superficie-, su doble pantalla de 12,2″ unidas y que dan continuidad a instrumentación y consola central.

Mercedes AMG E63 S+ por dentro
Imagen interior del BMW M5 2020

Como en los últimos Mercedes, también hay una inteligencia artifical: un dispositivo multimedia denominado MBUX que, entre otras cosas, dispone de un asistente virtual, al estilo de Siri, que cada vez te entiende mejor y que, ahora, además te trata de ‘tú’ en vez de ‘usted’.

¿Cosas en común con el BMW? Los asientos delanteros deportivos con los reposacabezas integrados, los mandos de ‘acceso directo’ para elegir de forma más rápida entre la multitud de configuraciones que permiten unos coches como estos, mucha información para elegir en el cuadro de mandos -la habitual y otra más inusual, como las fuerzas G, los tiempos en circuito, datos de temperatura de distintos elementos del coche…-.

En el M5 se apuesta por una imagen más clásica, si bien es cierto que con el último restyling el coche estrena una gran pantalla central de 12,3″ -es decir, por muy poco pero gana en tamaño a su oponente-, manteniendo la instrumentación digital configurable. Ah, y en ninguno falta un sistema de iluminación ambiental de lo más llamativo, posibilidad de incluir poderosos equipos de sonido o la más amplia gama de colores o materiales para tejidos e inserciones.

En marcha: potencia para mover el mundo

Estos dos coches conforman, junto a coches como los Audi RS6/RS7 o los Porsche Panamera, la estirpe de las berlinas más potentes del mundo de tamaño en torno a los cinco metros. Por suerte, ni al BMW ni al Mercedes ha llegado aún el downsizing -parece ser que tampoco la hibridación-, así que todo el mérito del rendimiento de ambos coches tiene que ver con la tecnología, con la generosidad en el cubicaje y número de cilindros, en el poderoso empuje de una pareja de turbos y en una tecnología que permite extraer lo máximo de estas mecánicas.

Comenzando por el Mercedes, dispone de un V8 de 4.0 litros; es decir, es más pequeño que el del BMW y quizá por eso se entiende que tenga un poco menos de potencia -612 CV-, aunque curiosamente ofrece mucha más cifra de par -86,7 por 76,5 de su oponente-. Con una velocidad máxima de 300 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, registra un consumo medio de 11,6 l/100 km.

Consume algo más que su oponente, a pesar de disponer de tecnologías como la desconexión de la mitad de sus cilindros… o a que, en teoría, su cambio automático de nueve velocidades, una más que el BMW, le debería permitir algo más de desahogo al circular rápido por autopista.

El M5 apuesta por un 4.4 V8 de 625 CV que es capaz, incluso, de llegar un poco más lejos en cuanto a velocidad máxima, con sus 305 km/h. Lo hace, además, con un consumo medio inferior al de su oponente y por cierto margen: se queda en 10,6 l/100 km.

Ambos modelos disponen de sistemas de tracción total permanente y una amplia gama de modos de conducción, que se pueden resumir en uno que ofrece más confort, dos más deportivos y algunos más que el conductor puede personalizar al gusto. Según el que elijan, cambiará el modo de funcionar de elementos como el motor -más bien la respuesta al acelerador-, el cambio, la dureza de la suspensión, la dirección o el funcionamiento y permisividad de las ayudas electrónicas.

Por cierto, hablando de electrónica, la tecnología permite que estos modelos muestren su lado más gamberro al incluir un modo de conducción de tipo ‘drift’ para facilitar el derrapaje de la parte trasera… cuando ruedes en un circuito.

Mercedes AMG E63 S+ tres cuartos trasero
Imagen tres cuartos trasero del BMW M5 2020

Una vez más toca hablar de diferencias; en este caso, el Mercedes es algo más cómodo que su oponente por el hecho de que apuesta por una suspensión de tipo neumático.

¿Que cuánto cuestan coches así? Por ejemplo, BMW pide algo más de 153.000 euros por este M5 Competition, mientras que el del Mercedes, que aún no ha sido facilitado, también rondará los 150.000 euros.

¿Caros? Bueno, en realidad depende de cómo lo mires: es muy probable que jamás vuelvas a tener que cambiar de coche -con el consiguiente ahorro-, y si te pones a sumar lo que costaría tener en el garaje un coupé deportivo y una lujosa berlina, seguramente te supondría más dinero.

Y en cuanto a la otra pregunta… es imposible decir que exista un ganador entre BMW y Mercedes. Bueno, salvo que quieras a toda costa la mayor practicidad de un familiar; en ese caso, sólo el Clase E te ofrecerá esa posibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.