Novedades

BMW M3/M4 Competition: ya hay precios para España

Ya puedes encargar las nuevas versiones deportivas de los Serie 3 y 4; ambos entran en el club de los coches de las seis cifras, por motivos más que justificados.

Imagen de los nuevos BMW M3 y M4

La cuenta atrás ha sido larga, pero por fin ha concluido. Desde que hace casi un par de años conociésemos al actual Serie 3, incluso cuando este 2020 vimos cómo iba a ser su versión coupé, denominada Serie 4, los ‘fan-boys’ esperaban el momento de conocer el aspecto y las especificaciones técnicas de estos deportivos de tamaño medio.

Respecto a la apariencia, sabíamos por supuesto que el M4 heredaría el llamativo frontal del Serie 4, pero también se aplica al M3 -que es completamente distinto al que lucen los Serie 3 berlina-. En realidad, el frontal es inédito, porque aunque la apariencia se asemeja a la de los Serie 4, los M3/M4 tienen un llamativo acabado en negro para la parrilla, los paragolpes son diferentes y claramente más voluminosos que en los Serie 3 y Serie 4 ‘normales’ -sobre todo en el caso del M3, que es casi nueve centímetros más largo-. También varían los faros, de serie con tecnología led y en opción con láser, capaces de alumbrar con fuerza hasta a medio kilómetro. Además, en conjunto el coche es claramente más ancho: llega a nada menos que 1,9 m.

Imagen tres cuartos trasera de los BMW m3 y M4

El diseño es llamativo, muy agresivo, repletos de entradas de aire en el frontal, un capó de formas esculpidas, anchos neumáticos -275 mm delante y 285 mm detrás- con llantas de diferentes tamaños -de serie dispone de llantas de 18″ delante y 19″ detrás; en opción, de 19″ delante y de 20 detrás»-, las cuatro habituales salidas de escape de los M -muy grandes: mide 100 mm de diámetro cada una-, un techo de plástico reforzado con fibra de carbono -material que se puede pedir en un pack para otros elementos como paragolpes, faldones laterales, difusor en la parte posterior del vehículo…-.

Queda claro, a la vista del coeficiente aerodinámico, que la marca alemana no ha dotado de una apariencia tan deportiva por llamar la atención -que también-, sino para que el coche se aproveche del aire y mejore su agarre a alta veloicdad. Por eso, un M3 tiene un Cx de 0,33, cuando en un Serie 3 berlina con motor diésel se queda en sólo 0,23.

Dentro: aspecto conocido, pero adaptado

Evidentemente, el diseño interior de los M3/M4 se asemeja bastante a los modelos ‘convencionales’ de los que derivan, si bien hay incontables adaptaciones. Aparte de la lógica diferencia en cuanto a accesibilidad y espacio interior -mejores en el M3 por sus cuatro puertas, mayor altura interior y cinco plazas por cuatro de su hermano-, ambos coches tienen una instrumentación digital de 10,25″ y un pantalla de 12″ para el sistema multimedia con gráficos e imágenes específicas -por cierto, esas dos pantallas de gran tamaño vienen incluidas de serie-.

Es más, este sistema incluye la función M Drive Professional; y es que mientras que en la mayoría de coches lo que te animan es a ser más eficientes en cuanto a consumos, lo que hacen los M3 y M4 es analizar tu conducción en circuito y te dan para mejorar, te valora con estrellas… o te facilita información random como la distancia que has avanzado… con el coche ‘cruzado’.

Los asientos, los pedales, el mando del cambio, el volante, los tapizados, las inserciones… todo es exclusivo de las versiones M. También lo son algunos mandos, como el botón ‘set up’ para acceder de forma rápida y sencilla a los ajustes que tienen que ver con el funcionamiento del motor, los frenos, el chasis o la dirección.

Tecnológicamente no faltan los dispositivos más sofisticados de los actuales Serie 3 y 4, de tal manera que es posible equiparlo con un sistema de sonido Harman Kardon con 16 altavoces y 464 vatios. O bien la llave con mando a distancia Display Key, que incluye una pequeña pantalla para consultar a distancia el nivel de combustible del coche o acceder a otros servicios remotos. También el sistema de navegación en la nube -algo que permite tener las últimas actualizaciones de mapas, conocer el estado dle tráfico-… ah, y por fin la compatibilidad del sistema multimedia tanto con Apple Car Play como con Android Auto.

Dos versiones: la más potentes, para España

Técnicamente, un M3 y un M4 son prácticamente idénticos. Para empezar, las versiones ‘de acceso’, cuentan con un motor 3.0 biturbo de gasolina, seis cilindros y una potencia de 480 CV. En principio se vende con propulsión a las ruedas traseras y caja de cambio manual de seis marchas.

Tanto el M3 como el M4 calcan las prestaciones, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h, si bien se puede solicitar el deslimitador y que ambos coches se planten en los 290 km/h. El consumo medio se antoja razonable, con una cifra de 10,8 l/100 km.

De todas formas, parece que de inicio las únicas versiones que llegarán a España son las conocidas como ‘Competition’ que, para empezar, cuentan con una versión de este motor, pero potenciada hasta los 510 CV. La velocidad máxima es la misma, pero la aceleración mejora, ya que el 0 a 100 km/h lo consiguen en sólo 3,9 segundos, con un consumo medio de 10,2 l/100 km.

También cuentan con propulsión trasera, si bien en la primera mitad del año que viene podrán combinarse con un sofisticado sistema de tracción total. Sofisticado porque ofrece una función ideal para ‘derrapadas’, porque sólo transmite potencia a las ruedas traseras. Eso sí, los Competition sólo se venden con cambio automático de ocho marchas.

Un paso más allá todavía es la posibilidad de solicitar el M Race Track Package. Se trata de un conjunto de elementos para que estos coches se aproximen un poco más al rendimiento de un modelo de competición; de hecho, consta de frenos carbocerámicos -más resistentes al uso extremo- con discos delanteros de 400 mm y traseros de 380, llantas de aleación específicas y aligeradas -que se pueden combinar con neumáticos semi-slicks más lisos-, asientos delanteros en fibra de carbono…

En conjunto, aparte de las mejoras, se reduce el peso del coche en 25 kg. Algo es algo, pero sin olvidar que hablamos de modelos que, en realidad, superan los 1.700 kg.

Deportivo, muy deportivo, deportivo extremo

En realidad, los coches tal y como vienen de serie ya destaca por su multitud de elementos que se pueden ajustar, para cambiar el carácter del coche de muchas maneras. Por ejemplo, la suspensión es adaptativa… lo que significa que desde un botón se puede ajustar su dureza, para que resulte más cómoda, deportiva o ‘extrema’. Lo mismo sucede con el tacto del pedal del freno, que se puede regular de dos maneras y que es una tecnología muy poco habitual en cualquier vehículo.

Además, hay un control de tracción que tiene nada menos que niveles de ajuste, para permitir un mayor o menor deslizamiento de las ruedas. Por otro lado, la dirección tiene desmutiplicación variable, lo cual quiere decir que, por ejemplo, a baja velocidad o en maniobras basta con mover un poco el volante para que el coche gire mucho… mientras que a alta velocidad hay que girarlo más, lo cual hace que el comportamiento del vehículo sea menos ‘nervioso’. Además, el tacto de la dirección también puede ser más suave o más firme, según lo que prefieras.

Aunque todos estos elementos se pueden configurar por separado, existe la posibilidad de guardar juntas las configuraciones de varios de estos elementos a través de los ajustes del menú M Setup.

Para concluir, recordar que estos modelos pueden incluir los mismos asistentes de la actual generación de BMW, por lo tanto hay un lector de señales de tráfico, aviso de salida de carril o sensores de aparcamiento delanteros y traseros como elementos de serie tanto en M3 como en M4.

Si lo deseas, se pueden añadir con sobreprecio otros dispositivos, como el que te mantiene dentro del carril, el asistente de aparcamiento automático, el control de velocidad inteligente -combinado con un sistema de cámaras que generan una imagen en 3D del vehículo y su entorno-, el sistema de proyección de datos en el parabrisas… Incluso hay una función llamativa, conocida como Active Navigation, que utiliza los datos de la navegación para detectar cuándo va a ser necesario que cambies de carril.

Los precios para España: mejor y más caro

En nuestro país, el M3 Competition inicia su comercialización con un precio de 111.200 euros; entre las opciones hay varios juegos de llantas de hasta 20″ -y que pueden costar más de 2.900 euros-, la pintura metalizada -con un llamativo blanco perlado que supone… ¡4.407 euros!-, el control de funciones por gestos -383 euros-, la llave con display digital -447 euros-, el HUD -1.405 euros-, el sistema de aparcamiento más completo -1.355 euros, con cámaras 360 y aparcamiento asistido-, la cámara que graba mientras conduces -256 euros-, los asientos delanteros con ventilación -1.086 euros-, el sistema de audio Harman Kardon de 464W -703 euros-…

En cuanto al M4, hay menos diferencia que entre los Serie 3 y Serie 4 con motores más pequeños; así, su precio de venta es de 113.200 euros y curiosamente ofrece opciones estéticas similares -colores de carrocería, llantas…- a precios idénticos. Ahora bien: ¿son precios competitivos?

Sí, son más caros que sus antecesores, porque son notablemente más potentes y más tecnológicos. Y si se analizan frente a la competencia, el M3 por ejemplo es un poco más asequible que un Mercedes-AMG C 63 S berlina de exactamente la misma potencia -112.739 euros-, pero más caro que un Alfa Giulia Quadrifoglio -también con 510 CV, pero que cuesta 98.150 euros-.

En cuanto al M4, es más caro que un Audi RS5 -que cuesta 105.010 euros, pero se queda en ‘sólo’ 450 CV-, pero más barato que un Mercedes-AMG C63 de la misma potencia -114.789 euros-.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.