Novedades

¿Un eléctrico que hace drifting? Así será el BMW i4 que llega en 2021

Poco a poco, la primera berlina eléctrica de BMW quema etapas para su presentación oficial. Ahora sabemos otra de sus facetas: será un modelo divertido... hasta para ir 'de lado'.

IMagen tres cuartos delantero del BMW i4

Pudiera parecer que el hecho de que BMW haya lanzado unas imágenes del i4 derrapando en circuito durante la fase final de su puesta a punto -y con el coche luciendo un notable camuflaje- es una acción un tanto ‘frívola’ para la firma alemana. Nada más lejos de la realidad.

Que podamos ver al i4 y a su conductor pasándoselo bien con la parte trasera intentando adelantar a la delantera mientras sus neumáticos sueltan humo, demuestran que su nueva berlina-coupé, situada por tamaño entre los Serie 3 y Serie 4, va a ser un modelo de cero emisiones… pero también divertido.

Y es que de los eléctricos se dice muchas cosas, pero pocas suelen tener que ver con las ’emociones’; y sí, pueden llegar a ser asombrosamente rápidos -este i4 lo será-, pero está claro que la conducción deportiva es algo más que ser veloz. Y eso es lo que representa, precisamente, las fotos que aquí puedes ver.

Como asegura el director del proyecto i4, David Alfredo Ferrufino Camacho, “todos los vehículos eléctricos son capaces de una rápida aceleración en línea recta. Pero eso no es suficiente para nosotros”.

El hecho de que un coche sobrevire no es algo nuevo; que lo haga un eléctrico ya resulta ‘diferente’, no por el propio concepto del vehículo, sino también por la forma en la que estos entregan su potencia. Los eléctricos muy potentes son un ‘todo o nada’, en los que en cuanto pisas el acelerador con fuerza el coche sale disparado.

Por lo tanto, el arte del derrapaje puede exigir más tiento de lo habitual con el pie derecho; eso, o una buena puesta a punto de la electrónica y la transmision de la potencia al suelo. Y en ambos aspectos parece que BMW ha dado con la clave para que ‘domar’ un eléctrico de más de 500 CV no sea tarea compleja, pero sí divertida.

Repasando la historia eléctrica de BMW

A la marca alemana no se le puede reprochar que no haya estado al tanto de la electrificación del mercado del automóvil. De hecho, con el lanzamiento del i3 se pusieron en cabeza, desarrollando un modelo desde cero -y una marca entera- que estaba pensado como modelo de cero emisiones.

También llegarían el i8 -coupé y roadster- y versiones enchufables de los Serie 2, Serie 3, Serie 7, X1, X3, X5… y, en breve, el BMW X3 completamente eléctrico. Sin embargo, el gran lanzamiento va a ser el i4, que llega este 2021 y que no se parece en nada a todos estos modelos. ¿Es entonces mejor o peor que cualquier otro eléctrico, no sólo de BMW sino del mercado?

Por concepto: una berlina es una buena idea

Estamos viendo que la práctica totalidad de nuevos modelos eléctricos o son urbanos -del estilo del Renault Zoe, Peugeot 208e, Seat Mii, Honda e…- o tienen formato de todo camino -Audi eTron, Mercedes EQC…-. Respecto a estos últimos, queda claro que la idea de lanzar una berlina, más bajita y más ligera es todo un acierto.

Es decir, se trata de reproducir algo parecido a los Tesla Model 3 o Model S. Por lo tanto, lo de concebir una berlina de cero emisiones es todo un acierto que puede ayudar a potencias las virtudes de un coche eléctrico. En concreto, este i4 es una berlina-coupé de entre 4,6 y 4,7 metros de largo, una altura reducida y una excelente aerodinámica.

Esto lo consigue no sólo por el hecho de tener una altura ajustada, sino también porque emplea soluciones que mejoran su penetración en el aire -que siempre es algo que ayuda a reducir el consumo energético- como la parrilla delantera cerrada, los faldones laterales que ‘envuelven’ la carrocería, el difusor en la parte posterior del vehículo o las sofisticadas llantas.

Por tamaño de la batería: grande, pero sin excesos

Ya hay marcas que anuncian baterías con 100 kWh o más de capacidad; lo estamos viendo en potentes SUV, en superdeportivos… pero, claro, a mayor capacidad, normalmente más tamaño y un peso más elevado. Sin embargo, la del BMW parece que va a tener una excelente densidad energética, de tal manera que con 80 kWh va a lograr una autonomía de hasta 600 km.

IMagen interior  del BMW i4
La imagen del interior corresponde al BMW i4 concept, pero anticpa el estilo de diseño que tendrá el i4 de serie.

Con todo, aunque es relativamente fina y no roba espacio al habitáculo -ya que va situada en el piso- su peso es elevado, ya que ronda los 350 kg, siendo el elemento de mayor masa de todo el vehículo.

Apostar por la fibra de carbono para compensar

Desde el principio, con la aparición de los i3/i8, BMW apostó por el desarrollo de vehículos con un importante número de piezas y componentes fabricados en fibra de carbono. Un material ligero que permite ajustar el peso de los coches con grandes baterías… y que debería ser suficiente para que el i4 compense los mencionados 350 kg de sobrepeso de ‘las pilas’ que alimentan sus motores eléctricos. Por lo tanto, una medida acertada.

¿Hace falta tanta potencia?

BMW no tiene inconveniente en hacer mención al rendimiento de su nuevo modelo. Y es que podrá contar con versiones de hasta 530 CV algo que, como declara la propia marca, es similar a lo que consigue uno de sus actuales motores V8 gasolina con doble turbo. No hay duda de que eso le va a garantizar unas prestaciones excelentes, sobre todo por aceleración -de 0 a 100 km/h en apenas cuatro segundos- más que por velocidad punta -por encima de 200 km/h-.

IMagen tres cuartos trasero del BMW i4

La pregunta es si es necesaria tanta potencia en vehículos de este tipo… ya que en cuanto se haga utilización de todo lo que dan de sí, la cifra de autonomía media se reducirá de manera notable. En todo caso, en la gama del i4 también habrá versiones de menor potencia… aunque habrá que ver si eso implica el uso de baterías de menor tamaño y peso.

El sonido: ya no basta con que suene a eléctrico

Al igual que en la actualidad cada motor tiene su propio sonido característico, que luego se puede afinar a base de escape o algún truco adicional, está claro que en el futuro cada modelo eléctrico tendrá su manera de ‘sonar’. Y una de las que más está haciendo en esa materia es BMW, que no ha dudado en contratar los servicios del compositor de bandas sonoras Hans Zimmer, para que interprete el sonido de sus modelos eléctricos.

¿Y cómo debes ser? En palabras de la marca, “propio, visionario y único”. De esta forma, Zimmer ha trabajado junto con una de las profesiones más originales que ahora hay en BMW: la de diseñador de sonido, que es un cargo que ostenta Renzo Vitale. El objetivo es que los eléctricos de la marca transmitan muchas sensaciones: por ejemplo, ligereza, transparencia…

Como curiosidad, el i4 dispondrá de tres modos de funcionamiento diferentes -Core, Sport y Efficiente- y, según el escogido, el vehículo sonará de manera distinta, además de afectar a otros aspectos, como el rendimiento del vehículo, la iluminación ambiental, lo que muestra en su cuadro de mandos…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.