Movilidad

La bicicleta LARA: ¿tu mayor aliada en ciudad?

El diseñador Alexander Kaula presentó la bicicleta LARA como un proyecto de universitario, pero presenta más innovaciones interesantes que muchos otros prototipos. ¿La querrías para que circular con cargas por tu ciudad te resultara más sencillo?

Bicicleta de carga eléctrica LARA tres cuartos frontal

Hasta ahora, las bicicletas de carga han tenido la misma apariencia que las que hemos conocido durante toda la vida. A pesar de que presentan una distancia entre ejes mucho más larga para acoplar el espacio de carga, ha habido poca innovación en materia de diseño. Por eso la bicicleta eléctrica de carga LARA resulta tan especial. Al mismo tiempo, el hecho de que sea una bicicleta eléctrica facilita mucho el transporte de cargas pesadas, ahorrando a sus usuarios mayores esfuerzos.

Con 2,45 metros de longitud y un área de carga de un metro de largo por 0,6 metros de ancho, LARA se caracteriza por una estructura modular que permite acoplar toda una variedad de accesorios, en función de nuestras necesidades. La clave está en sus puntos de montaje; partiendo de un bastidor simple, dichos puntos permiten la instalación de diferentes módulos según nuestras necesidades: desde cajas de transporte hasta asientos para niños.

Una correa de carbono se ubica dentro de la llanta de la rueda trasera, en el espacio entre ésta y la barra vertical. Así es como queda engranada al motor eléctrico. Esta configuración de la correa le ha permitido la eliminación total de los radios en las ruedas, proporcionándole un aspecto especialmente limpio. Las ruedas se desbloquean introduciendo un código PIN, o bien asociando el vehículo a nuestro smartphone o reloj inteligente.

La historia de su creador

La bicicleta LARA comenzó como un proyecto del diseñador alemán Alexander Kaula, para obtener un diploma en diseño industrial en 2016. Para aquel año, la temática marcada por su institución fue el transporte, bajo el título ‘Unterwegs’ [“En la carretera”, en el alemán original]. Kaula realizó el proyecto bajo la dirección del profesor emérito de la Universidad de Darmstadt, Holger Poessnecker.

Antes de concebir la bici LARA, Kaula investigó a conciencia el segmento de las bicicletas de carga con sus distintos usos, y realizó varios modelos en tres dimensiones. Curiosamente, hasta entonces, la formación de Kaula se había centrado en el diseño gráfico y para la comunicación. Este profesional está convencido de que la mayor parte del tráfico comercial en las ciudades puede descansar sobre las bicicletas eléctricas. Su propuesta se dirigió tanto a los particulares como a los profesionales del transporte y la paquetería. Para rematar su trabajo, Kaula se autoeditó un libro de 156 páginas sobre su bicicleta.

La pantalla y los módulos

Pero la bicicleta LARA todavía presenta más innovaciones en la pantalla electrónica sobre el manillar. En esta pantalla consultaremos cuál es la carga máxima que podemos llevar en función de dicha configuración, y en qué porcentaje nos encontramos; también nos indicará cuál es el estado de la batería, e incluso usar un navegador.

Pero, sobre todo, podremos controlar los módulos, comprobando si están conectados y configurándolos. Unos puertos inteligentes transmiten a un ordenador de abordo la información acerca de qué módulos han sido instalados por el usuario. Es más, esos mismos puertos permiten reemplazar las baterías con gran rapidez, e incluso conectar varias en cadena para aumentar la autonomía. Al final del día, casi todo es posible con la estructura modular de Alexander Kaula… Eso sí, la bicicleta LARA no ha pasado de ser un prototipo académico, por lo que no podrás hacerte con una para transportar mercancías por una ciudad española.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.