Novedades

Bentley Flying Spur: la tecnología se pone pesada

Que no te engañe; el hecho de que Bentley lance un exclusivo modelo que, como el resto de los productos del fabricante, es diseñado y elaborado a mano en Crewe, no significa que sea una de las berlinas más avanzadas del momento. Eso tiene un precio -y un peso-.

Imagen exterior del nuevo bentley flying spur en un estudio de fotos

Rolls-Royce y Bentley. Posiblemente las dos marcas más lujosas que han existido y que siguen ofreciendo sus productos en la actualidad. Ambas tienen historias centenarias y si han sido capaces de llegar a nuestros días es porque han sabido mantener lo que las ha hecho únicas -el lujo y la exclusividad de sus productos- pero adaptándose a los nuevos tiempos, principalmente en lo relacionado con la tecnología.

En el caso de esta noticia nos vamos a centrar en Bentley y en la que su berlina más especial: el Flying Spur. Un modelo que estrena su tercera generación -la primera y la segunda datan de 2005 y 2013, respectivamente- con un diseño actualizado, mejoras mecánicas y un mayor equipamiento tecnológico. Tanto, que dicen en la marca que este es el “sedán de gran turismo de alta gama con mayores avances en el sector”. Veamos algunos de ellos.

Imagen interior del nuevo bentley flying spur

Este renovado Flying Spur ahora puede equipar, por ejemplo, faros matriciales de leds, lo cual significa que no sólo destaca por su potencia y bajo consumo energético, sino porque permiten el encendido y apagado individual de los leds que los componen, lo cual es necesario para disponer de tecnologías como las luces largas que no deslumbran a otros conductores -porque dichas luces son capaces de crear zonas de sombras-.

Tecnología para trabajos de peso

También hay muchas tecnologías para la parte del motor y el chasis. Entre lo primero, llama la atención la llegada de una arquitectura electrónica de 48V o, dicho de otro modo, el coche ahora tiene un sistema de micro-hibridación que, además de las ventajas en cuanto a eficiencia en el consumo, debería permitirle conseguir la etiqueta ECO de la DGT. Algo interesante si tenemos en cuenta que estamos ante un coloso con mecánica 6.0 de 12 cilindros en W con una potencia final de 635 CV, una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y una velocidad máxima de 333 km/h.

Este modelo se vende en exclusiva con un cambio automático ZF de ocho velocidades, tracción a las cuatro ruedas y, desde ahora, dos tecnologías que mejoran su agilidad y comportamiento. Una es la dirección a las cuatro ruedas, de tal manera que las ruedas posteriores pueden ‘torcer’ unos grados en el mismo sentido o al contrario que las delanteras para mejorar la maniobrabilidad a baja velocidad o la agilidad cuando se circula rápido.

Imagen de la tablet trasera equipada en los Bentley Flying Spur

Por otra parte se encuentra la avanzada suspensión neumática que permite regular tanto su dureza como la altura del vehículo, y que se ve complementada por un sistema que regula la rigidez de las barras estabilizadoras del coche. Con eso se consigue, entre otras cosas, que el vehículo apenas se incline en las curvas.

Como es de esperar, lo mejor viene dentro

A simple vista, parece que el interior haya mantenido el estilo clásico que se asocia a Bentley, entre otras cosas por la aparente inexistencia de pantallas digitales. En realidad, basta conectar el arranque para que la parte central superior de la consola bascule y deje a la vista una gran pantalla táctil de 12,3” para controlar buena parte de las funciones del vehículo… o bien, con otro giro más, la pantalla puede dejar su sitio a tres relojes analógicos que muestran la hora, la temperatura exterior o las indicaciones de una brújula.

A cambio, la instrumentación principal sigue recurriendo a dos grandes relojes para velocímetro y cuentavueltas, dejando un pequeño display entre ambos. La otra pantalla que hay en el coche es la que se sitúa en las plazas traseras -es extraible-, para que los ocupantes de esa zona puedan manejar los ajustes del climatizador, la iluminación ambiental, el masaje de los asientos traseros, la apertura del techo solar, el sistema de infoentretenimiento -incluida la televisión digital-…

Adicionalmente puede llevar un equipo con dos tablets de 10,2” para los pasajeros traseros; un sistema prácticamente idéntico al del Audi A8. Aunque de momento no lo menciona, es de esperar que el Flying Spur pueda contar con una de las conexiones Wi-Fi a bordo más seguras del mundo.

Imagen exterior del nuevo bentley flying spur en tres cuartos trasero en un estudio de fotos

Otros equipamientos disponibles en este modelo son el control de velocidad inteligente con asistente de conducción en los atascos, avisador de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores, dispositivo de visión nocturna -que, de noche, puede detectar la presencia de personas o animales hasta a 300 metros de distancia- o el sistema con cámaras exteriores que permite ver el vehículo desde arriba y desde sus alrededores -3D-, cargador inalámbrico para el móvil… y un imponente equipo de sonido del especialista Naim, con 19 altavoces y una potencia de 2.200W.

Como era de esperar, toda la suntuosidad del modelo -que mide nada menos que 5,31 m de largo y 1,97 m de ancho- y la enorme cantidad de dispositivos que puede incluir se traduce en un peso considerable. Así, este coche sin opciones y en vacio, registra un peso de… 2.437 kg.

El coche llegará a principios del año que viene. El precio aproximado partirá desde los 250.000 euros, sin extras.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.