Tecnología HC

¿Son estas baterías verticales el futuro de los coches eléctricos?

La posición actual de las baterías en los eléctricos dispara el peso de estos coches… en detrimento de la eficiencia y unas dimensiones más compactas. Para remediarlo, la startup de ingeniería Page-Roberts ha patentados unas baterías verticales entre las dos filas de asientos.

No nos engañemos: hoy por hoy, uno de los principales obstáculos para la popularización de los coches eléctricos es el peso de sus baterías… por no hablar de los esfuerzos por ampliar su autonomía y reducir su tamaño. El pensamiento convencional de los fabricantes las coloca bajo el suelo del habitáculo, en el espacio que proporciona la distancia entre los dos ejes. Sin embargo, una startup británica tiene otra idea. La empresa Page-Roberts ha patentado un diseño que las ubica entre los asientos delanteros y los traseros, en posición vertical. Estas baterías medirían aproximadamente la mitad de la altura total del coche.

Según los especialistas de la firma Page-Roberts, esta configuración reduce el peso total del vehículo en un 18%; pero, además, aumenta un 30% su autonomía y reduce los costes en un 36%. Uno de los fundadores de la compañía, Freddy Page-Roberts, defiende la eficiencia del concepto. Page-Roberts explica que la posición convencional bajo el suelo eleva la altura total de los coches eléctricos. En consecuencia, se padece una mayor resistencia aerodinámica; y, por lo tanto, un mayor consumo energético.

Ventajas… ¿e inconvenientes?

Pero, para hacerla realidad y que cumpla con las expectativas, se necesita que los asientos traseros se coloquen en sentido contrario a la marcha del vehículo. De lo contrario, interferiría con el espacio para las piernas. Sin embargo, Page-Roberts también es un defensor acérrimo de esta arquitectura interior, en especial para los vehículos autónomos. Este ingeniero sostiene que invertir las plazas traseras proporciona más visibilidad y seguridad a los pasajeros ante un choque frontal.

Al encontrarse las baterías por delante de las ruedas traseras, se reducen los latigazos en caso de impacto. “Los asientos en sentido contrario a la marcha se usan ampliamente en taxis y autocaravanas; incluso pueden convertirse en norma para los coches autónomos”, insiste Page-Roberts. A cambio, evidentemente estas baterías verticales conllevan la instalación de un muro entre los ocupantes delanteros y los traseros. Paralelamente, el ahorro energético por el menor peso total del vehículo aliviaría la presión sobre las infraestructuras de carga existentes.

El veredicto del inventor

La startup Page-Roberts fue fundada en 2019 por el propio Freddy Page-Roberts y por Mark Simon, un ingeniero procedente de Land Rover y de la empresa Ricardo. Freddy resume así toda su propuesta: “La disposición de monopatín se ha convertido en el mantra para la mayoría de los vehículos eléctricos. Pero esto resulta en vehículos más altos, con mayores pérdidas aerodinámicas y consumo de energía (especialmente a velocidades de autopista); una estructura adicional necesaria para la protección contra impactos, y una distancia entre ejes más larga para albergar la batería».

Page-Roberts prosigue: «En consecuencia, el aumento total de tamaño y peso disminuye drásticamente la autonomía. Pero, sólo con trasladar la ubicación del paquete de baterías, hemos encontrado una solución mucho más eficiente». Eso sí, todavía tienen que aclarar algunas preguntas. Entre ellas, cuál sería la disposición del sistema de refrigeración en su diseño, y la de la célula de seguridad que protege a la batería.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.