Novedades

BAC Mono R: cuando las ayudas pesan demasiado

Los nuevos deportivos se sirven bien de la tecnología para ser los más rápidos. Aunque algunos prefieren utilizarla de otra manera... ¿qué innovaciones se han empleado para dar forma a este peculiar modelo británico?

Imagen frontal del BAC Mono R 1

Los entusiastas del automovilismo deportivo solemos catalogar la filosofía de un deportivo en función de su país de procedencia. Si tiene un motor muy grande, es americano. Si suena «como los ángeles», es italiano. Y si es pequeño, ligero y siempre deja algo de aceite en el suelo… no hay duda: es británico.

Desde que Colin Chapman creara su afamado Lotus Seven, la Pérfida Albión viene siendo la meca para quienes consideran que la ligereza es el arma definitiva para rodar rápido. Al calor de esta teoría muchas firmas de aquel país -como BAC– han creado máquinas tan sorprendentes como el Mono R. Ésta es la última iteración -presentada en el último FOS de Goodwood- de un modelo que lleva desde 2011 en constante evolución.

La fórmula… de la calle

Lo primero que destaca en el Mono R es que no es un coche para viajar con tus amigos… ya que es monoplaza. De hecho, es lo más parecido a tener un F1 con matrícula y permiso de circulación.

Imagen posterior del BAC Mono R

Esa sensación se ve reforzada por sus dimensiones: apenas llega a los cuatro metros de longitud, o a los 1,90 m de anchura. Su tamaño compacto es una de las razones de su peso contenido de 555 kg.

Y aunque en esta especie de deportivos el motor no sea tan importante, el 2.5 gasolina de origen Ford que incorpora alcanza los 340 CV de potencia a 8.800 RPM. Con todo esto, el modelo es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en sólo 2,5 segundos. La velocidad máxima se sitúa en torno a los 273 km/h.

Una construcción ‘High-Tech’

¿Qué brujería ha hecho falta para conseguir estas cifras? En realidad, ninguna. Lo único que la marca ha tenido que hacer es aplicar la última tecnología. Así, por ejemplo, la construcción del coche parte de un chasis de magnesio sobre el cual se añaden un suelo de titanio… y los paneles de la carrocería, en fibra de carbono con un ligero toque de grafeno.

Detalle de la admisión del BAC Mono R

Gracias a este material revolucionario, el carbono se vuelve todavía más resistente… y, también, más ligero. Como añadidura, contribuye a una mejor disipación del calor producido por el motor. Algo muy útil en un vehículo creado para ‘darlo todo’ en tu circuito local.

Otra gran innovación viene de la propia marca. En su fábrica, BAC utiliza impresión 3D en algunas piezas clave, como es el caso de la admisión que introduce aire en el propulsor. Además del ahorro económico, la firma destaca especialmente los menores tiempos de producción.

Si te preguntas cómo adquirir un Mono R, desgraciadamente tenemos que decirte que… ya no puedes, pues las 30 unidades que existirán ya tienen dueño. Y para más inri, en su día se ofrecieron exclusivamente a clientes habituales de la marca.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.